Estudios Bíblicos en Texto

¿BUSCAS PAZ?

Gálatas 5:22

Durante la Segunda Guerra Mundial, la ciudad de Londres fue bombardeada... “noche tras noche.” Por eso, la gente se quedaba a pasar la noche en los refugios subterráneos. Sin embargo, había una cristiana que se quedaba tranquilamente en su casa, y dormía de maravilla, a pesar del bombardeo.

Cuando le preguntaron acerca de esto, ella dijo, "Mi Dios jamás se duerme ni se adormece, así que no hay necesidad que AMBOS nos quedemos despiertos."

EMPECEMOS EN ORACIÓN

Padre, que privilegio poder venir al trono de tu gracia... poder estar en tu Presencia. Saber que cuando te oramos, Tú nos escuchas, y contestas nuestras oraciones.

Señor, puede que alguna de nosotras esté escuchando este mensaje con el corazón dolido... quebrantado. Que se sienta desalentada, y preocupada. Que necesite de tu paz.

Padre, aliéntanos y tranquilízanos por el poder de Tu Palabra. Tu Palabra es verdad. Es vida. Es consuelo y fortaleza. Háblanos, Señor. Abre nuestros oídos para escuchar y obedecer. Te adoramos, Señor. ¡Tú eres digno! En el nombre de Jesús, Amen.

Gálatas 5:22 dice "Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 21 mansedumbre, Y templanza. Contra tales cosas, no hay ley.”

El título de este mensaje es ¿Buscas Paz? Y en este pasaje nos concentraremos, nada menos , que en la paz, que es una de las virtudes del fruto del Espíritu.

Hay muchos estudios, hoy en día, QUE REVELAN que si pones a varias personas "de estado emocional normal," en un cuarto con una persona que está bien agitada, todos se volverán más agitados. Ponlos en un cuarto con una persona deprimida, y todos se volverán más deprimidos.


Y ponlos en un cuarto con una persona que desborda alegría, y todos se volverán más alegres. ¿Por que? Porque los estados emocionales fuertes ¡SON CONTAGIOSOS! ¡Y LA PAZ ES CONTAGIOSA! ¡Todas queremos la paz de Cristo! Queremos el descanso, el consuelo y la unidad que Jesús nos da… ¡CUANDO EL REINA EN NUESTRO CORAZÓN!

En realidad, ¡todo el mundo quiere tener paz! Ya sea si eres una mujer de negocios, que se está enfrentando a la presión de tener que entregar un proyecto a tiempo en la oficina, o una mamá lidiando con sus hijos, o un estudiante que está tratando de terminar el semestre. TODOS QUIEREN PAZ Y TRANQUILIDAD.

Sin embargo, tenemos que admitir, que muchas de nosotras, experimentamos MÁS el ESTRÉS, que la paz. El estrés es un triste fenómeno en nuestro mundo moderno. ¡Todo el mundo anda estresado! ¡Todo el mundo anda tenso! Millones de aspirinas son consumidas a diario. ¡Hoy en dí a la venta de tranquilizantes está por las nubes!

Libros acerca de la paz y la tranquilidad se vuelven "best sellers" al instante. También dicen que mucho estrés no es saludable. ¡Esto no es novedad! ¡Lo hemos sabido por siglos! Hace más de tres mil años, Salomón escribió Proverbios 14:30, que dice,"Un corazón apacible infunde vida al cuerpo, pero Ia envidia, corroe hasta los huesos."

Se supone que la cristiana debería sentir paz, en medio de la tormenta. Ella debería tener un espíritu calmado, y despreocupado.

JESÚS DEMOSTRABA ESTA PAZ . El nunca andaba apurado, ni molesto, ni preocupado.

Desde los doce años de edad, Jesús sabía --con respecto a Su humanidad-- que iba a morir en la cruz por los pecados del mundo.

A pesar de que la sombra de la cruz se hacía "más y más" cercana con el pasar de los días.... Jesús nunca demostraba el más mínimo miedo. Esto no inquietaba Su paz ni perturbaba Su confianza.

2


Pedro aprendió el secreto DE ESTA PAZ… el día en que caminó sobre el Mar de Galilea. La noche estaba oscura. Los vientos rugían. Las olas parecían montañas. Y con cada ola que venía, se hacía más inminente la destrucción del bote.

Entonces Jesús llegó caminando sobre el agua, como si esa fuera la forma más normal de cruzar el lago. Y el Señor le ordena a Pedro a que camine sobre el agua. ¡Y Pedro se atreve a tomar el primer paso! Pero cuando una de las olas casi lo tumba, ¡Pedro se asusta! Quita sus ojos de Jesús, e inmediatamente, se comienza a hundir.

Cuando tú quitas tus ojos de Cristo, y te enfocas en tus problemas, te comienzas a hundir. Pedro todo asustado, ¡CLAMA AL SEÑOR! Y El Señor le tiende Su brazo, y lo salva. Ya de vuelta en el bote, con Jesus a su lado, una sensación de paz invade el corazón de Pedro.

Paz era tener a Cristo en el bote, dejando que Él. se ocupara de Ia tormenta.

¿No somos nosotras como Pedro? A pesar de que comenzamos con buenas intenciones, a veces, nuestra fe es débil. Cuando tengas miedo a los problemas que te rodean, y dudes de la presencia de Jesús, y de Su poder para protegerte, recuerda que ÉL ES EL ÚNICO, que realmente, puede ayudarte.

¡Vivimos en un mundo inquietante! ¡No tenemos seguridad! Los ladrones entran a robar, los accidentes suceden, las enfermedades atacan, el terror asalta, y la muerte nos viene a todos. ¡Nadie se libra!

Ninguna institución humana puede garantizar nuestra seguridad. Aunque las cerraduras en nuestras puertas, y las medicinas en nuestros gabinetes - pueden ayudarnos -- ¡éstas no nos prometen nada! Caminamos siempre por terreno incierto.

En la noche que Jesús fue traicionado, Él les recordó a Sus discípulos, QUE AUN ÉL, el Hijo de Dios, experimentaría peligros inexorables en este mundo caído. Sin embargo, Él los dejaba con la promesa de Su paz… una paz sobrenatural. ∐ Jesucristo era el cimiento de su seguridad. Si descansaban en El. ¡NO TENDRÍAN MIEDO! ¡TENDRÍAN PAZ!

3


Filipenses 4:6 dice: "No se preocupen por nada. Que sus peticiones sean conocidas delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias.

La creyente nunca debe de preocuparse. A pesar de la magnitud, la cantidad, y la diversidad de nuestras pruebas, aflicciones, y dificultades, la preocupación no debe de existir bajo ninguna circunstancia.

Esto es porque tenemos un Padre en el cielo QUE ES TODOPODEROSO,que ama a Sus hijos. TANTO COMO ÉL AMA A SU HIJO UNIGÉNITO, y cuyo gozo y deleite es de ayudarnos continuamente... en toda circunstancia.

Juan 3:16 dice, "Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en El cree, no se pierda, sino que tenga vida eterna."

Debemos de tomar en serio lo que Su Palabra dice, "No se preocupen por nada. ¡SI! ¡POR NADA! No solo cuando nuestra casa se está incendiando, o cuando nuestro esposo está gravemente enfermo, sino hasta por los asuntos más pequeños de la vida.

Debemos de llevarle a Dios todo -ya sean las cosas chiquitas, o las bien chiquititas, y hasta lo que el mundo llama cosas triviales. ¡SI! Debemos de llevarle todo- debemos de vivir el dia entero -- en comunión íntima con nuestro Padre celestial, y con nuestro Señor Jesucristo.

Debemos de desarrollar UN INSTINTO ESPIRITUAL, que nos hace volvernos hacia Dios

INMEDIATAMENTE, cuando un problema no nos deja dormir por la noche.

Durante esas noches de insomnio, debemos de hablarle a Dios... debemos de traerle todas nuestras preocupaciones, sin importar cuan pequeñas puedan ser. También, debes de hablarle acerca de cualquier prueba a la que te estés enfrentando, o a cualquier dificultad, que estés teniendo con tu familia, o en tu vida profesional.

4


Y Filipenses 4:6 continua... "Que sus peticiones sean conocidas delante de Dios en toda oración y ruego." Esto significa suplicar seriamente, perseverar, persistir y esperar. ¡SI! ¡ESPERAR EN EL SEÑOR!

Y también dice..."Con acción de gracias." ¡DANDO GRACIAS! Aun si no tenemos posesiones, hay algo por lo que podemos estar siempre agradecidas - que Dios nos salvó del infierno. También podemos darle gracias por Su Palabra, por Su Espiritu Santo. y por el regalo más precioso de todos - Su Hijo.

Por lo tanto, cuando consideramos todo esto, tenemos MUY BUENAS RAZONES para estar agradecidas.¡Ser siempre agradecidas debiera ser nuestra meta! Y Filipenses 4: 7 continua, "Y que la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarde sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús."

¡Han notado el orden aquí? Primero viene la oración , y luego, viene la paz. Es una relación de causa-y-efecto. ”LA ORACIÓN ES LA CAUSA.” LA PAZ ES EL EFECTO". Si NO estás orando, es muy posible que te estés preocupando. Y la preocupación no sirve para nada. ¡Es una pérdida de tiempo!

La preocupación es el opuesto a la paz. ¡La preocupación y la paz no pueden existir juntas! La preocupación significa sofocar, ahogar. Eso es lo que la preocupación hace -- sofoca tu vida.

Cuando la presión se acumula, en vez de asustarte, ¡ORA! La oración relaja el estrés.¡Puede ser TU VÁLVULA DE SEGURIDAD! Cuando la presión se acumula, y cuando sientes que estas a punto de explotar, ¡ABRE LA VÁLVULA DE SEGURIDAD DE LA ORACION! ¡Convierte tus preocupaciones en oraciones!

Tomemos en serio estas verdades, y caminemos en ellas automáticamente. Y el resultado será vidas que glorifiquen a Dios más abundantemente.

5


Chequea tu corazón, VARIAS VECES AL DÍA, y si encuentras que algo te está inquietando... QUE ESTÁ PERTURBANDO TU PAZ, recuerda los pasos que acabamos de estudiar para restaurar la calma a tu corazón.

PAUSA

En la biografía, que D.M. Fields escribió del famoso pintor, Vincent Van Gogh, éste dijo

que cuando Vincent era joven, él había querido dejar su marca en este mundo. ¿ Se preguntaba cómo podía servir a Dios? ¿Y a otros? Así que decidió entregarse al ministerio.

Van Gogh se dedicó completamente al estudio de la Biblia para atraer a muchos a Cristo. Desafortunadamente, a la gente no le gustaba sus sermones, ni a los otros predicadores tampoco. ¡Nadie lo apoyaba en su llamado! Así que, Vincent dejó el ministerio, abandonando el púlpito, por el atril de pintor.

Su salud mental y emocional comenzó a decaer. Sentía que su arte no era apreciado. Y poco a poco, cayó en la desesperación. Finalmente, a los treinta-y-siete años de edad, Van Gogh se suicidó, pegándose un tiro.

Para mí, Van Gogh es uno de los pintores más fascinantes. Muchas teorías han tratado de explicar su vida tormentosa. Pero, tal vez, la mejor explicación es la de Salomón, otro hombre que también se alejó de Dios, PERO QUE DESCUBRIÓ, que sin Cristo, ¡NO HAY PAZ! ni propósito en la vida.

La paz es el legado especial de Jesús PARA SU PUEBLO. La Paz es esa calma de mente,que no se altera ante la adversidad, NO SE EMPAÑA por una conciencia llena de remordimientos, ni se perturba por el miedo.

La Biblia nos habla acerca de tres clases de paz:

Primero, habla de la paz espiritual. La paz espiritual es tener paz con Dios. Romanos 5:1 dice, "Así pues, justificados por la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo." ¡Esto es lo primordial! Tenemos que tener paz con Dios, antes de poder tener cualquier otro tipo de paz.

6


Solo hay un camino para obtener la paz, y ese es Jesucristo. En Juan 14:6, Jesús dice: "Yo soy el Camino, la Verdad, y la Vida, y nadie llega al Padre sino es por Mi."

Segundo, la Biblia habla de la paz emocional. Al tener paz CON DIOS - que es paz espiritual -- podemos tener la PAZ DE DIOS - que es la paz emocional. Esto es lo que muchas de nosotras pensamos, cuando hablamos acerca de la paz. Es una sensación de bienestar... de calma… de orden.

Colosenses 3:15 dice, "Que en el corazón de ustedes gobierne la paz de Cristo." La palabra griega traducida"gobierne" es usada solamente aquí en la Biblia, y significa "arbitrar."

Este verso dice que nosotras debemos dejar que la paz de Dios sea el árbitro en nuestras vidas. ¡A ver! ¿Qué es lo que un árbitro hace? Mantiene la paz, ¿no es cierto? El árbitro se asegura que el juego SE JUEGUE de manera civilizada, calmada y ordenada.

Dios quiere darte un árbitro interno que te mantenga en paz cuando todo a tu alrededor parece estar en caos. ¿Has escuchado alguna vez a alguien decir? "Ay, necesito darme una escapadita. “¡ NO DOY MAS!" ¡A lo mejor misma lo has dicho!

¿Alguna vez has estado tan cansada por la noche? ¿Qué tu cuerpo se desploma sobre la cama, pero tu mente sigue yendo a mil por hora? ¡Tu mente sigue corriendo de un pensamiento a otro!

¡Y valgan verdades! ¡SI! Tú te puedes dar una escapadita. Tú te puedes ir a Hawái hoy mismo. 0 al Caribe. Pero si no tienes paz emocional, tu mente seguirá corriendo, aun mientras que tú te estés bronceando en la playa. ¡No te puedes correr de ti misma! Tú necesitas, no solo paz espiritual, sino paz emocional también.

Y tercero, necesitas paz relacional, es decir, paz con otras personas... con tus relaciones.

7


Romanos 12:18 dice: "Si es posible, y en cuanto dependa de nosotros, vivamos en paz con todos."

Cuando tenemos paz con nuestras relaciones, la posibilidad de conflictos disminuye tremendamente. Todas sabemos, POR EXPERIENCIA PROPIA, que nuestras relaciones pueden ser fuente de estrés.

Para muchas de nosotros, los problemas más grandes son aquellos que tenemos con otra gente: tratando de llevarnos bien con el jefe, con la familia, y con los parientes. Tenemos que lidiar frecuentemente con conflictos… competencia… y críticas. ¡Estas cosas nos pueden robar la paz!

¡REALMENTE! ¡Necesitamos paz espiritual, emocional y relacional! ¿Pero cómo podemos encontrarla? Entendamos la Promesa de Dios con respecto a la paz. ∐ En Juan

14:27 Jesús nos promete: "La paz les dejo, Mi paz les doy; Yo no la doy como el mundo

la da."

¡Jesús tenía paz! Y El podía dar Su paz, aun sabiendo que estaba camino a la cruz. Noten que Jesús dice que Su paz es un regalo. ¡Es un don! No podemos trabajar para obtenerla, ni tampoco nos la podemos ganar.

No nos podemos preparar sicológicamente para recibirla. Ni podemos esforzarnos para alcanzarla. Es un obsequio,que simplemente, aceptamos. Jesús también dice que Su paz es diferente a la paz que el mundo da. ¡ La paz del mundo es frágil!

¿Cuántos "ALTO EL FUEGO" hemos tenido en los últimos años? Alguien ha sacado la cuenta que en los últimos 3,500 años, el mundo ha tenido solo 286 años de paz. La paz del mundo es transitoria.

PAUSA

Y finalmente, la paz de Dios no está relacionada a nuestras circunstancias. La paz de Dios nos permite estar tranquilas en medio de los problemas.

Donna Wallis dijo: "Algunas veces, Dios calma la tormenta. Pero otras veces, Él permite que la tormenta ruja, mientras que Él calma a su hija o hijo."

¿Cómo podemos obtener esta paz? Hay cuatro claves para poder tener la paz de Dios.

Primero, si quieres tener paz, obedece los principios de Dios, que se encuentran en Su Palabra. Es hacer lo que la Biblia enseña. El Salmo 119:165, dice, "Los que aman Tu ley viven en completa paz, porque saben que no tropezarán."

Y el versículo 167 continua, "Toda mi vida he obedecido Tus estatutos, pues son el gran amor de mi vida." Dios dice que la paz viene cuando vivimos en armonía con Él -- cuándo hacemos lo que Él nos dice que hagamos.

¡POR EJEMPLO! Cuando nos compramos un carro nuevo, este viene con su manual del propietario en la guantera, ¿no es cierto? Este manual nos dice, ¿qué es lo que debemos de hacer, y cuándo? para poder obtener un mejor kilometraje. La Palabra de Dios es tu manual del propietario para la vida.

La Biblia contiene los principios necesarios para la salud, las finanzas, el matrimonio, otras relaciones, los negocios,y mucho más. Por supuesto, que tú puedes ignorar todos estos principios, pero cuándo lo haces, no puedes culpar A NADIE MÁS por tus problemas, ¡SINO A TÍ MISMA! Si no obedeces los principios de Dios, ¡NO TENDRÁS PAZ!

Así como un carro funciona mejor cuando lo manejas de acuerdo al diseño del fabricante, tu vida también funciona mejor, si vives de acuerdo al diseño de Dios, que es presentado en Su Palabra. ¡Así de simple es! SI QUIERES PAZ, ¡obedece los principios de Dios!

Segundo , si quieres tener paz, acepta el perdón de Dios. Para la mayoría de nosotras, la culpa es lo que destruye nuestra paz. Cuando nos sentimos culpables, nos sentimos obsesionadas y perseguidas por nuestro pasado. ¿Qué si alguien se entera?

La única forma de tener paz es de tener la conciencia limpia. Solo Dios nos puede dar eso. Miqueas 7:18 dice, ¿Qué otro Dios hay como Tú, que perdona la maldad y olvida el pecado del remanente de Su pueblo? Tu no guardas el enojo todo el tiempo, porque te deleitas en la misericordia."

Noten que Miqueas dice que Dios está DESEOSO -- QUE ESTÁ ESPERANDO -- para limpiarnos de todo pecado.¡ES SU NATURALEZA QUERER HACERLO! A Él le gusta perdonar. Alguien dijo una vez que Dios tiene un borrador gigante. ¡Y le encanta usarlo! ¡Cuándo nos arrepentimos de nuestros pecados, ¡ DIOS HACE BORRÓN Y CUENTA NUEVA!

1 de Juan 1:9 dice, "Si confesamos nuestros pecados, Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad." El perdón de Dios está disponible para todos. Así que, si estás con la conciencia sucia, PIDELE A DIOS QUE TE LA LIMPIE HOY.

Tercero, si quieres tener paz, ¡ ENFÓCATE EN LA PRESENCIA DE DIOS! Debemos saber que Dios está siempre con nosotros. ¡Debemos aprender a sentir Su Presencia! Isaías 26:3 nos recuerda que pongamos nuestra mirada en Dios, diciendo: "Tú guardas en completa paz a quien siempre piensa en Ti, y pone en Ti su confianza."

Tú puedes escoger, entre enfocarte en tu propio problema, 0 ENFOCARTE EN DIOS, que tiene la solución.

¿Dónde puedes encontrar “paz” en medio de la tormenta? ¡Definitivamente que no enfocándote en la tormenta! Eso nunca calma ninguna situación.

La manera de tener paz es saber, sin duda alguna, que Dios está presente, obrando a tu favor, y que es capaz de lograr LO QUE ÉL QUIERE en medio de todo. Cualquiera que sea la tormenta a la cuál te estas enfrentando, confía que Dios quiere y puede conservarte segura.

10


¡ Dios te promete ser tu ayuda! ¡Él te promete ser tu paz! Por eso David pudo decir en el Salmo 4:8: "Por eso me acuesto y duermo en paz, porque solo Tú, Señor, me haces vivir confiado." ¡Enfócate en la presencia de Dios! Él está contigo, y te promete que nunca te dejará ni te abandonará.

PAUSA

Durante la guerra del Pacifico, un submarino que estaba patrullando las aguas, tuvo que quedarse sumergido toda la noche. AI día siguiente, cuando salió a la superficie. un amigo, en otro barco, mandó un mensaje de radio al capitán , diciendo ¿Qué tal les fue durante la terrible tormenta de anoche?"

Sorprendido, el oficial exclamó, ¿Que tormenta? ¿No sabíamos que había habido una tormenta?" A pesar de que la superficie del océano había sido azotada por grandes vientos y olas gigantescas, el submarino no había sido afectadoEN NADA” porque las aguas debajo habían estado calmadas y tranquilas.

Con Jesús en nuestro corazón, nosotras podemos tener esa paz y tranquilidad, que sobrepasa todo entendimiento.

PAUSA

Me acuerdo, que una vez pensé, ¿No sería maravilloso tener una lucecitadentro de mí que se prendiera, y me avisara cada vez que quito mi vista del Señor?" ¿Saben qué? Nosotras tenemos esa lucecita. Esa lucecita "se llama tensión"... "se llama estrés."

Cuando estamos tensas y estresadas, es una prueba de que hemos quitado nuestra vista del Señor, y la hemos puesto en nuestras circunstancias. ESTAMOS MIRANDO AL PROBLEMA, ¡Y NO a la solución! Cuando nos concentramos en el problema, ¡NOS PONEMOS TENSAS.

Debemos recordar, que el estrés, es el mecanismo que Dios usa para decirnos, ¡Has quitado tu vista de Mi!”

11


El Salmo 46:1dice, "Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en todos los problemas." Luego en el Salmo 46:10, Dios nos recuerda, "Estate quieta y reconoce que Yo soy Dios."

Este salmo fue escrito en la época de Ezequías, muchos años después de la muerte del rey David. La nación de Israel estaba siendo atacada por Senaquerib, el rey de Asiria. Los soldados enemigos habían rodeado a Jerusalén, y los israelitas se sentían tensos y asustados.

Ellos sabían que iban a ser derrotados, así que oraron:"Dios es nuestro amparo y fortaleza, nuestro pronto auxilio en todos los problemas." Dios exterminó a los asirios,mandándoles una plaga. Ciento ochenta cinco mil asirios murieron en aquel día. Jerusalén fue salvada, ¡y hubo una gran celebración!

Este salmo nos recuerda que Dios es nuestro amparo. ¡Él es nuestra fuerza! No importa cuán abrumadora pueda ser tu situación. Él es nuestro apoyo y protección en todos los problemas.

"Estate quieta y reconoce que Yo soy Dios." Para poder recibir ayuda de Dios en los momentos difíciles, ¡debemos de estar quietas! ¡Debemos de orar! Debemos de postrarnos a los pies de Cristo.

La palabra hebrea aquí significa "tranquilizar, dejar ir." Muchos de nuestros problemas vienen porque no nos quedamos quietas ANTE EL SEÑOR en oración. ¿Cuándo fue la última vez que te enfocaste en el Señor? ¿Cuándo fue la última vez que oraste!

¡Trata de hacerlo en este momento! ¡Respira hondo! ¡Bota el aire! Enfócate en la presencia de Dios... RODEÁNDOTE. Cuando sientas que el estrés y la tensión están aumentando, ¡enfócate en Jesús! Es como tomarte una mini-vacación de la mente. ¡Así que, estate quieta! ¡EI apuro es lo que mata la oración!

12


Además de decirnos que nos quedemos quietas, el Señor nos recuerda, que debemos reconocer que Él es Dios. ¡ÉI es omnipotente y omnisciente! ¡EI es el Creador del Universo! ¡Y nada es imposible para Él!

¿Sabías que en medio de un huracán, hay un "centro calmado"? Es lo que llaman el "ojo de la tormenta." Igualmente, aunque todo esté huracanado y soplando alrededor tuyo, puede haber un centro tranquilo en tu vida. Por eso Dios te dice en el salmo 46:10: "Estate quieta y reconoce que Yo soy Dios."

Y Cuarto, Si quieres tener paz, confía en el Propósito de Dios. Proverbios 3:5-6 dice, "Confía en el Señor de todo corazón, y no te apoyes en tu propia prudencia. Reconócelo en todos tus caminos, y Él enderezará tus sendas."

En este proverbio hay cuatro verbos, (1) Confía, (2) No te apoyes, (3) Reconócelo, y (4)¡ENDEREZARÁ! Los primeros tres verbos son mandatos: Confía, No te Apoyes, Reconócelo. Si hacemos todo esto, el cuarto verbo nos da la promesa. "Dios enderezara tus sendas."

Consideremos el verbo CONFÍA. ¿Te has dado cuenta que muchas cosas en la vida no tienen sentido? ¿Y que muchas de ellasno las puedes controlar? ¿Qué haces en situaciones como esas? ¡CONFÍAS! ¡Eso es todo lo que tienes que hacer!

Y luego dice, "Y no te apoyes en tu propia prudencia" que significa "no trates de solucionar tu vida por ti misma.” ¿No tratamos de hacer eso todo el tiempo? Perdemos tiempo y energía tratando de encontrarle solución a todas las cosas. ¡Dios nos exhorta simplemente a que confiemos en Él!

También nos preocupamos mucho ACERCA de los dos problemas más comunes de la vida : LA ENFERMEDAD Y LA MUERTE. Todas nos enfrentamos a la amenaza de una enfermedad. ¡Y TODAS NOS MORIREMOS ALGÚN DÍA!

13


¿Cómo podemos tener paz cuando nos dicen que nuestro ser querido está desahuciado? ¿Cómo debemos responder a la muerte inesperada de una amiga? Dios nos dice que confiemos en Él, en vez de tratar de entender las cosas por nosotras mismas. LA PAZ VIENE, ¡CUANDO CONFIAMOS EN DIOS!

Una lección que estoy aprendiendo "de a poquitos" ES QUE NO TENGO QUE ENTENDER¿Ni el por qué? ¿Ni el cómo? ¿NI EL CUÁNDO? de lo que Dios hace. Todo lo que tengo que hacer es confiar en Él, PARA PODER SENTIR SU PAZ.

Muchas de nosotras, cuando tratamos de dirigir nuestras propias vidas, tomamos caminos al azar... caminos llenos de indecisión: ¿Debo de hacer esto o aquello? ¿Debo de ir aquí o allá? ¡La indecisión causa estrés! Pero cuándo confiamos en el Señor, Él endereza nuestra senda.

El apóstol Pablo vivía en paz porque él sabía que Dios dirigía su vida. Aun estando preso en una cárcel romana, Pablo pudo escribir en Filipenses 4:12,

"Sé vivir con limitaciones, y también sé tener abundancia. En todo y por todo estoy enseñado, tanto para estar satisfecho como para tener hambre, lo mismo para tener abundancia que para sufrir necesidad."

En Filipenses 4:13, Pablo nos da el "secreto" de lo que había aprendido. ¡Todo lo puedo en Cristo, que me fortalece! Esto fue algo que Pablo tuvo que aprender. ¡No le vino naturalmente! NI TAMPOCO nos viene a nosotras naturalmente.

PAUSA

Una de mis escenas favoritas en la Biblia se encuentra en Lucas 8:22-25 -- cuando Jesús y los discípulos estaban en un bote de pesca en el Mar de Galilea. Lo interesante de esta escena, es que Jesús PODÍA DORMIR en medio de una gran tormenta.

Por la reacción de los discípulos, PODEMOS VER ¡que la tormenta era fuerte! Muchos de ellos eran pescadores experimentados, que habían pasado por muchas tormentas.

Pero esta vez, la cosa se veía bien tenebrosa. Ellos pensaban que no iban a sobrevivir. Y lo más increíble es que, en medio de la tormenta, y con toda la conmoción en el bote, Jesús dormía plácidamente. ¿Pero cómo podía Jesús dormir tan tranquilo? PORQUE ÉL SABÍA ALGO QUE LOS DISCÍPULOS NO SABÍAN.

¡Él sabía que Dios estaba en control! Y CON UNA SOLA PALABRA, ¡JESUS CALMÓ LA TORMENTA! El confiaba en Su Padre. Dios dirigía Su vida. ¡Eso es paz! ¡Esa es verdadera paz!

1 Pedro 5:7 dice, "Depositen en Él toda ansiedad, porque Él cuida de ustedes." ¡Dale tus problemas al Señor! Dios no se va a estresar por lo que le digas. Él ya sabe todo acerca de ti, ¡Y TE AMA IGUAL! El secreto de tener paz es de entregarle a Dios todas tus preocupaciones y ansiedades.

¡ASÍ QUE ORA ! La oración es hablarle a Dios. Cuéntale lo que estás pensando, lo que te está preocupando. ¡Reconoce que Él controla el universo! ¡Y ESO INCLUYE TU VIDA! ¡Pídele que provea por todo lo que necesitas! ¡DIOS LO PUEDE TODO!

Jesús le dijo a Sus discípulos en Juan 14:1, "No se turbe su corazón. Ustedes creen en Dios; crean también en Mi." Nunca tendrás paz verdadera hasta que Jesucristo no controle tu vida. ¡Cristo es tu paz! Recuerda que la paz no significa una vida sin problemas. ¡NO! Más bien, es una sensación de "calma" en medio de los problemas.

¿Qué te está robando de paz hoy día? ¿Tu culpabilidad? Si es así, regresa a Dios y pídele que te perdone. ¿O tal vez es la preocupación? ¿Cambios en tu trabajo? ¿Tus finanzas? ¿Una operación? ¿Una persona difícil?

PAUSA

¿Cuál es tu miedo más grande en estos momentos? ¿La soledad? ¿Miedo a fracasar?

¿La muerte? ¿Una enfermedad? ¿Cambios en tu vida? ¿La responsabilidad?

En 1873, Horacio Spafford, un exitoso hombre de negocios, perdió todas sus posesiones materiales durante el gran incendio de Chicago. Horacio no se preocupaba mucho por las cosas de este mundo. Más bien, él se preocupaba MÁS por las "cosas de Dios."

Sin embargo, unas semanas después, cuando su esposa y sus cuatro hijas viajaban a bordo de un barco francés, para visitar Francia, el barco chocó con otro barco, y en menos de dos horas, el transatlántico se hundió. ¡Doscientas veintiséis personas murieron en ese accidente!

A pesar de que su esposa sobrevivió el naufragio, las cuatro hijas se ahogaron en las aguas heladas del Atlántico. Con el corazón deshecho, Spafford se embarcó a Europa para reunirse con su esposa.

Mientras cruzaba el océano, con un dolor increíble en su alma, Spafford le pedía a Dios que le diera fuerzas para sobrellevar su gran pena. De repente, Horacio sintió una paz, y un consuelo sobrenatural, llenar su corazón.

Con lágrimas en los ojos, COGIÓ PAPEL Y PLUMA, y comenzó a escribir... De su corazón fluyeron estas conmovedoras palabras, que son parte de su famoso himno, "Estoy bien con mi Dios."

Una de las estrofas dice, "De paz inundada mi senda ya esté... 0 cúbrala un mar de aflicción... Cualquiera que sea mi suerte, diré: ¡Estoy bien con mi Dios! ¡Estoy bien con mi Dios!

ORÉMOSLE AL SEÑOR

Padre, como necesitamos Tu paz. Esa paz que sobrepasa todo entendimiento. Señor, no queremos preocuparnos por nada. Más bien, queremos confiar en Ti en todo. No deseamos vivir vidas tensas y estresadas. AI contrario, Señor, anhelamos vivir vidas gozosas… llenas de paz y de amor.

Señor, no queremos enfocarnos en nuestros propios problemas. Anhelamos fijar nuestra mirada en Ti. Vivir en comunión contigo. Queremos estarnos quietas, y reconocer que Tú eres Dios. Queremos convertir nuestras preocupaciones en oraciones.

Padre, ansiamos ser mujeres agradecidas. Te debemos tanto, Señor! Danos tu paz espiritual, emocional, y relacional. Ayúdanos a no dejar que los conflictos y las críticas nos roben de tu maravillosa paz. En el nombre de Jesús. Amen.


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema

----------------------------------------------->