Testimonio de Nori García

Esposa del Pastor Lucho García – Gracia Calvary Chapel – Lima Perú

2

A mediados del año 2006 tuvimos la oportunidad de conocer a Carmen, cuando vino a dar una conferencia a un grupo de damas de la iglesia Bautista. Sabiendo que venía de Calvary Chapel Albuquerque, le pedimos que cuando regresara al Perú nos incluyera en sus planes. Nunca imaginamos que sería el inicio de una gran amistad, y la oportunidad para que nuestras damas pudieran aprender más del Señor a través del ministerio de Carmen.

Hemos sido anfitrionas de sus conferencias en Perú por seis años, y quiera Dios que continuemos ofreciéndoles a las damas de nuestras iglesias ese momento de edificación que ella nos trae.

Nos complace ver como Carmen desaparece de la escena dándole a Jesús el lugar de honor. Es un ministerio Cristo-céntrico, de ánimo, exhortación y consuelo; tal como dijo Jesús en Juan 15:5; “Porque separados de mí, ustedes nada pueden hacer”.

Estamos seguros que Carmen será de bendición para sus iglesias de la misma manera que lo ha sido para nosotros. Y no dudamos en recomendarla, pues su motivación es edificar al cuerpo de Cristo y traerle gloria a Su Nombre.

Monterrico, 17 de junio 2013

Nori  García

Esposa del Pastor Lucho García

Gracia Calvary Chapel

Lima – Perú

Testimonio de Adriana G. de Machado

Esposa del Pastor José Machado – Calvary Chapel Amor Fraternal

1

Me dispuse a buscar a alguna mujer que diera estudios bíblicos para mujeres porque las que conocía a la fecha hablaban solo en inglés. Después de algunas visitas por internet me encontré con la página de la maestra Carmen Camino. Me llamó la atención su gusto de compartir la palabra de Dios. Ese fue el principio de una aventura de fe acompañada de muchas bendiciones a lo largo de los preparativos de nuestro primer seminario para mujeres. Nuestro deseo era de bendecir y compartir con  iglesias aún más pequeñas que la nuestra. Nos propusimos una meta de invitadas al evento de una manera gratuita para juntas glorificar el nombre de Dios en un ambiente de comunión y fraternidad. Durante su preparación pudimos ver la mano de Dios respaldando cada detalle este evento, lo cual trajo ánimo a la iglesia, en el servicio y la fe en lo que Dios estaba haciendo en esta parte del cuerpo de la ciudad de Hermosillo.

Así que Carmen vino con Nora Lanphere, ambas maestras, y Nancy Galligan, guerrera de oración y fotógrafa,  a impulsar no solo al ministerio de mujeres sino a la iglesia y a nuestras iglesias hermanas. Hasta el día de hoy seguimos viendo fruto en las mujeres que llegaron a la Iglesia por medio de esta conferencia, y también en la disposición al servicio de parte de las mujeres en general.

Ha sido para nosotros un honor y una bendición recibir a estas tres mujeres que con un amor  desinteresado han ofrendado de su tiempo, sus recursos y fuerza para servir de una manera sencilla y humilde, pero con mucha valentía, a un Dios galardonador de los que le buscan. Así que nunca serán suficientes nuestras muestras de agradecimiento.

Carmen, Nora y Nancy se les recuerda con mucho cariño y respeto.

Adriana G. de Machado

Esposa del Pastor José Machado

C.C.Amor fraternal

 

Testimonio del Pastor Jorge Olivas – Cuauhtémoc, México

4

Mi nombre es Jorge Olivas, comencé como pastor misionero hace diez años en Cuauhtémoc Chihuahua, México, ciudad donde nací, crecí y a la cual volví. Comencé aquí con una iglesia de Calvary Chapel en español, y he podido ver a hombres y mujeres que aman a Dios, comenzar lo que Dios les ha encargado dentro de su plan, y confirmarlos en su llamado, alcanzar almas para Cristo y edificarlas.

Una de estas personas es Carmen Camino a quien conocí en Calvary Chapel de Albuquerque Nuevo México. La invitamos por primera vez, a que enseñara a un pequeño grupo de mujeres de nuestra iglesia, las cuales fueron animadas en su caminar con Dios, y como ellas mismas lo han dicho: “Fue una enseñanza sencilla y fresca para nuestra vida. Entendimos que Dios no necesita gritar sino que nos habla suavemente porque conoce que somos mujeres”. Fue en ese tiempo que Dios le confirmó a Carmen su llamado dentro de su plan y su reino.

Ese estudio nos motivó para hacer, al año siguiente, una conferencia pero esta vez para todas las mujeres que pudieran asistir de nuestra ciudad. Oramos, planeamos y actuamos, y esta vez rentamos un salón, acudieron a la conferencia alrededor de 300 mujeres, algunas de ellas reafirmaron su caminar con Cristo y otras le entregaron por primera vez su corazón.

El don de maestra que Dios le ha dado a Carmen ha sido confirmado al ver otras vidas tocadas cuando ella enseña. Dios nos ha permitido organizar con ella cuatro conferencias más y en todas ellas hemos visto el resultado al enseñar, ser guiada y llena del Espíritu Santo. Sin embargo, no sólo ministra a mujeres, pues todas las veces que me tocó escucharla, Dios habló a mi vida como esposo y como pastor a la vez.

Algo que me encanta de Carmen es que todo lo que enseña de la Biblia, lo hace sin sacar fuera de contexto el mensaje que Dios tiene para los que la escuchan, y cómo de una manera sencilla llega a sus mentes y corazones enseñándoles a aplicarlo a sus vidas en este tiempo.

Me da mucho gozo saber que ahora Carmen no sólo enseña en nuestro país, México, sino también en Perú, y lo hace en la iglesia local de la misma congregación a la que pertenece. Mi oración por ella es que Dios la siga usando para motivar a otras mujeres a levantarse y ser usadas por nuestro maravilloso, extraordinario y único Señor del universo.

 

Testimonio de Graciela Seminario – Lima, Perú

3

He asistido a varias charlas de mi querida amiga de infancia Carmen Camino, y debo confesar que desde que la escuché he mejorado mi vida interior, tengo más paciencia con los demás y doy más amor sin esperar recibir poco o nada. Ella nos cuenta ejemplos de su propia vida y eso hace todavía más real su testimonio.

                

He aprendido que uno debe perdonar, voltear la página, sin darle más vueltas al asunto para no envenenar nuestras almas, y que en momentos difíciles debemos acercarnos a Dios y pedirle que nos ayude. Uno siente más tranquilidad, se siente acompañada y protegida por un ser infinito que da mucho amor y protección. Aprendí también a dar gracias luego de pedir algo y dejarlo en manos de Dios, y si no nos concede nuestro pedido, será por algo.

Lo curioso es que muchas de las charlas me han llegado a través de CD en el momento oportuno, pareciera que fueron enviadas directamente a mí para darme el consuelo necesario. He sentido muchas veces que hay alguien que me ayuda en el instante preciso. Hay que estar atentos para saber recibirla.

Agradezco a Carmen por ser tan buena amiga y compartir con nosotros tanta sabiduría y lecciones aprendidas. ¡Muchas gracias Carmen!

 

Testimonio de Leonie Voto Bernales – Lima, Perú

5

Cuando escuché la enseñanza de Carmen acerca de la oración, estaba pasando por un período de sequía espiritual en mi corazón, sentía a Dios lejano a pesar de mis rezos. En esos días recibí su CD sobre la oración, y me impactaron las citas del Evangelio donde Jesús nos recuerda cómo debemos orar, con fe, humildad y persistencia, prometiéndonos que seremos escuchados. Con esa seguridad, apelé con fuerza al Señor y sentí una lluvia de gracia derramarse sobre mí. Cuando siento que mi relación con el Padre se enfría, recurro inmediatamente a la oración.

En la visita que hicimos a la cárcel de mujeres, en su última charla ella mencionó que el Señor siempre está con nosotros dondequiera que estemos y nos promete que nunca estaremos solos. Estas palabras tocaron el corazón de una reclusa de nacionalidad inglesa que estaba literalmente muriéndose de soledad y añoranza por su familia. Ella salió reconfortada sintiendo que esas palabras habían sido dirigidas especialmente a ella, mejoró su salud y se recuperó milagrosamente, poco después fue enviada de vuelta a su país de donde ha escrito contando que está muy bien, acompañada de su familia.

“Mis niñas” -las reclusas- como las llama Carmen, han crecido mucho espiritualmente dentro del penal y son ellas mismas un testimonio de la alegría y paz que da la gracia del Señor.

 

Testimonio de Lily Guzmán – Cuauhtémoc, México

6

Hola mi nombre es Lily Guzmán soy de Cuauhtemoc, Chihuahua. Es un privilegio para mí presentar las buenas nuevas de JESUCRISTO a otros con mi testimonio.

Me fui a vivir a Denver colorado por 11 años y no pensaba regresar a México, tenía una vida hecha centrada en tener una casa grande, automóviles, nos gustaba divertirnos en fiestas, tenía un corazón soberbio. En el año 2005 mi mamá falleció inesperadamente y tuve que regresar a México, después de un mes hice planes para volver a Denver, pero las cosas se complicaron en migración y no lo pude hacer. Lo que yo no sabía era que Dios tenía un plan para mi vida, y aunque en ese tiempo no tenía a Dios en mi corazón sabia que existía, pero yo dirigía mi vida.

 
Me enojé mucho porque no podía viajar. Después de unos meses llegó mi esposo a Cuauhtemoc, y entró a trabajar en la policía, alguien le habló de Capilla Puerta del Manzano, donde yo ahora me congrego, no quería ir porque era una Iglesia Cristiana, pero al fin me convenció. Ahí una persona me invitó a una conferencia y me dio un boleto, no pensaba ir, sin embargo, ese día muy temprano me levanté y me fui a la conferencia, la impartía Carmen Camino, y en esa conferencia yo sentí la necesidad de recibir a Cristo en mi vida.

 
Hoy sé que Dios mandó a Carmen hasta Cuauhtemoc, para que yo lo conociera, no cabe duda que ella fue dirigida por el Espíritu Santo para que yo la escuchara y recibiera la gran bendición de tener a Cristo en mi vida. No soy perfecta pero Dios ha cambiado mi vida, moldeó mi corazón duro y soberbio, ahora soy mejor madre, esposa, hija, mejor ser humano, y lo mejor de todo es que sé a donde voy a ir el día que muera. Jesús murió por mí en la cruz y derramó su sangre preciosa por mí y perdonó todos mis pecados.

 
Después de cuatro años aquí estoy sirviendo al SEÑOR, Dios me ha llenado de bendiciones mi vida y la de mi familia, Él es tan sabio que sabe porqué hace las cosas. Carmen Camino ha sido de gran bendición para mí, ella regresó a Cuauhtemoc a dictar otras conferencias y ahí mi hermano menor también recibió a Cristo.

 
Ahora puedo decirles con gran gozo que mi vida tiene sentido, porque tengo a Cristo en mi corazón y porque ahora ÉL DIRIGE MI VIDA.

 

Testimonio de Lucía Sanguinetti – Lima, Perú

7

Carmen siempre en todo lo que se propuso ser, destacó. Eso fue desde el colegio, era buena alumna y se notaba por sus composiciones o trabajos especiales. En su vida personal también, junto a sus hijos y esposo, y cuando decidió orientar su vida profesional, fue un éxito. Hoy, como maestra de la Biblia, tiene una dedicación y entrega tal que cada charla es una vivencia excepcional.

Es verdad que el empeño que pone en explicar las situaciones es la clave de este su éxito. Me gusta mucho oír las alabanzas al Señor Jesús, son admirables. Sé que pone muchas horas en estos trabajos y he ahí porqué triunfa, se entiende perfectamente el amor que le tiene a Jesús y los caminos que ella nos enseña que nos conducen a Él.

Gracias Carmen

 

Testimonio de Nancy Galligan – Albuquerque, NM USA

8

La primera vez que conocí a Carmen Camino, me sentí muy conmovida por su gracia y su genuina humildad. Pude ver a Cristo irradiar a través de ella ese mismo día y la he visto crecer consistentemente de ahí en adelante.

Cuando la escuché enseñar por primera vez, las lágrimas se me salían de los ojos. Podía sentir mi corazón palpitar aceleradamente mientras escuchaba la Palabra de Dios. Recuerdo que no podía tomar notas lo suficientemente rápido para capturar la sabiduría de esa enseñanza, aún hoy conservo aquellas notas. Puedo decir que desde ese día, he podido ver y conocer al Padre más íntimamente.

He aprendido mucho de Carmen por sus enseñanzas, su sabiduría y por su caminar cristiano. He crecido en mi propio caminar y ministerio por la forma como Dios la ha usado en mi vida.

Hace varios años, por la gracia de Dios, me convertí en compañera de oración de Carmen, en su mejor amiga, y también en compañera de viaje. Debido a esto muchas veces la he visto colocar las semillas, y he tenido el privilegio de ver también los primeros frutos.

Sin importar donde estemos, ya sea en el Perú, México o en los Estados Unidos, cuando Carmen enseña las ¡vidas cambian!, lo he visto con mis propios ojos. Una y otra vez los corazones se tornan hacia Cristo. He visto a algunas mujeres deleitarse en una verdad de la Biblia que no conocían antes. He visto a muchas otras con una fortaleza renovada por el Espíritu Santo para continuar en la jornada de esta vida.

No importa si Carmen está enseñando en una conferencia, estudio bíblico o en la prisión… en inglés o en español, es la obra de Dios y siempre es un encuentro grandioso.

Le doy gracias a Dios por el llamado de Carmen Camino y por el ministerio que le ha dado. Y espero que su vida y su trabajo siempre sean para Su gloria.

 

Testimonio de Nora Lanphere

9

Para mi Carmen es una amiga, una alentadora y una gran maestra de la palabra de Dios. Más que nada ella ama al Señor y es por medio de sus enseñanzas e instrucción que ella me ha llevado a un entendimiento más profundo de la palabra de Dios.

He tenido el privilegio de conocer a Carmen por varios años. A pesar de que ambas nacimos y fuimos criadas en Lima, Perú, no nos conocimos hasta el año 2004 en Albuquerque, Nuevo México. No sólo he escuchado todos estos años sus enseñanzas en la iglesia de Calvary de Albuquerque, sino que ella me animó a viajar a México para asistir a la Conferencia de estudios bíblicos para mujeres en el 2005, del cual ella era la oradora principal. Fue entonces que tuve la bendición de escuchar la palabra de Dios en castellano, mi lengua natal.

Al año siguiente asistí a otra de sus conferencias en nuestro propio país. Carmen hizo una presentación detallada y práctica del papel de la mujer en el hogar y en la iglesia a través de la epístola a los efesios, el libro de los proverbios y la primera carta a Timoteo.

Al año siguiente Carmen me animó a que enseñara junto con ella en la iglesia Gracia Calvary Chapel de Lima. Esto era un campo nuevo para mi, y definitivamente fuera de lo que estoy acostumbrada, pero aún así Carmen por medio de la oración, con cariño, bondad y dirección me guió por el proceso del estudio, la preparación y la presentación de una enseñanza a las mujeres de mi ciudad natal.

Carmen es minuciosa en sus enseñanzas. Ella va versículo por versículo y pone parte de su propia experiencia para hacer más claros los puntos principales. Carmen advierte a las mujeres que tienen que obedecer la palabra de Dios y siempre da consejos de cómo poner en práctica su palabra en nuestras vidas. Ella exhorta a las mujeres a que se arrepientan y reciban la salvación. Sus enseñanzas siempre señalan al personaje principal de la Biblia que es Cristo.

Yo he madurado espiritualmente debido a Carmen. Es una bendición trabajar junto con ella y estar bajo su dirección.

 

Testimonio de Pilar García – Lima, Perú

10

Me une a Carmen, desde hace mucho tiempo, una muy buena amistad. Descubrirla como oradora fue la mayor impresión que tuve, al asistir a una charla de “El Rol de la Mujer en el Hogar y en la Iglesia”, en su primera visita al Perú, después de varios años.

Siempre creí que la conocía bien, sin embargo, al escucharla inmediatamente descubrí que ella tenía nuevos referentes de vida que han contribuido a que yo tenga un mayor acercamiento a Dios, y una motivación en la construcción de  nuevas vivencias en mi vida diaria personal.

 

 

 

 

 

 

© Fotografía por Nancy Galligan


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui