Estudios Bíblicos en Texto

SANTIDAD – DIVINO TESORO

LEVITICO 20:7-26

¿Sabías que LA FELICIDAD, NO LA SANTIDAD, ES LO QUE LA GENTE MAS BUSCA HOY EN DIA, incluyendo a muchas cristianas? Claro, ellas quieren que Jesús les resuelva sus problemas y que aligere sus cargas, pero no quieren que Jesús controle sus vidas… ni que les cambie su forma de ser.

No les importa que Dios diga ocho veces en la Biblia, “Se santa, porque Yo soy santo.” ¡Y LO DICE EN SERIO!

¿Alguna vez has pensado en SANTIDAD – en ser como Jesucristo – como la cosa más importante del mundo? En el Reino de Dios, la santidad no es un lujo. ¡Es una necesidad! Hebreos 12 nos dice claramente, que sin santidad, nadie verá a Dios.

Pablo nos dice en 1 Corintios 9:24 “Corran de tal manera que puedan obtener el premio.”

¡CLARO QUE DIOS QUIERE QUE SEAMOS FELICES! Pero la verdadera felicidad comienza con la santidad.

Entonces, ¿Qué es exactamente la santidad? Muchas de nosotras relacionamos la santidad con algo severo, solemne, estricto. Pensamos que la gente santa es aquella que parece haber sido remojada en vinagre. ¡NADA QUE VER! ¡Es todo lo contrario!

Me encanta lo que C.S. Lewis, famoso erudito y escritor inglés, dice acerca de la santidad: “Que poco conoce la gente, que piensa que la santidad es aburrida. Cuando uno ve la verdadera santidad… es irresistible.”

El título de este mensaje es SANTIDAD – DIVINO TESORO. Y este pasaje presenta dos naturalezas totalmente opuestas: (I) LA SANTIDAD DE DIOS; y (II) LA MALDAD DEL HOMBRE.

¡DIOS ES SANTO! La Biblia recalca la Santidad de Dios a través de sus páginas, pero especialmente, en el Libro de Levítico. La palabra “santo ” aparece 74 veces en este libro solamente. Cada regla… cada precepto contenido en este libro refleja la santidad de Dios.

LA SANTIDAD ES EL CARÁCTER ESENCIAL DE DIOS. Es el más significativo de todos los atributos de Dios. Por eso Juan Mac Arthur dice, “La santidad es la joya resplandeciente en la corona real de Dios.”

Es interesante notar, que mientras este libro es el primer libro que los niños judíos estudian, ES, muchas veces, el último libro que los cristianos consideran. Sin embargo, hay algunos maestros y eruditos cristianos consideran el Libro de Levítico como el libro más grandioso e importante de la Biblia.

COMENCEMOS EXAMINANDO LA NATURALEZA DE DIOS…

I. LA SANTIDAD DE DIOS (LEVITICO 20:7-8)

En estos momentos, los Israelitas SE HALLABAN ACAMPADOS al pie del Monte Sinaí. El Tabernáculo ya había sido terminado. La gente pasaría mucho tiempo ahí porque Dios quería enseñarles un nuevo estilo de vida con instrucciones bien claras DE COMO gente pecadora debía relacionarse con un Dios Santo.

7 “Conságrense a mí, y sean santos, porque yo soy el SEÑOR su Dios. 8 Obedezcan mis estatutos y pónganlos por obra. Yo soy el SEÑOR, que los santifica.”

CONSAGRAR ES DEDICAR A DIOS. La palabra santo significa “separado.” La santidad de Dios implica dos cosas. Primero, Que El es totalmente perfecto, y completamente separado del pecado y la maldad. Segundo, Dios está “separado” de toda Su creación en lo que se refiere a Su majestad y gloria.

La nación de Israel HABIA SIDO APARTADA POR DIOS para ser una nación santa. Dios los había apartado de todas las otras naciones, y con esa distinción y privilegio, venía la obligación de vivir vidas santas. Escuchen lo que Dios dice en Levítico 10:3, "Entre los que se acercan a mí, manifestaré mi santidad.”

DIOS ES SANTO. Y Su santidad no conoce GRADOS. ¡Es absoluta!

En este pasaje, Dios nos revela otro de Sus maravillosos nombres hebreos. “YAHVE MEKADDESH,” que significa, “El Señor que te santifica.” Cuando confías en El Señor que te Santifica, El te separa para una vida revolucionaria – una vida santa y virtuosa.

¡LA SANTIDAD SE NOTA! “YAHVE MEKADDESH” te separa de la muchedumbre – te hace brillar como luz al mundo.

¿COMO PUEDES VIVIR UNA VIDA SANTA QUE LE AGRADE AL SEÑOR? YAHVE MEKADDESH hace por ti, lo que tú no puedes hacer por ti misma – EL TE SANTIFICA. Te hace santa.

Santidad significa ser pura, limpia, y libre de pecado. En este sentido, ser santa es reflejar la esencia moral de un Dios Santo.

Por ejemplo – Hay un jabón muy conocido en los Estados Unidos que se llama Jabón Ivory. Y los fabricantes de este jabón SE ENORGULLECEN EN DECIR que su producto es 99.44 porciento puro. Pero, cuando se trata de la santidad, SI ES solo 99.44 porciento pura, ¡NO ES PURA!

El compromiso a ser santa es un compromiso a ser limpia – COMPLETAMENTE -- de pies a cabeza -- de no tener ninguna parte mala.

La santidad comienza por dentro – con nuestros pensamientos, actitudes, valores y motivaciones – que son las cosas más profundas de nuestro corazón… QUE SOLO DIOS PUEDE VER. Lo que tenemos dentro afecta lo de afuera -- afecta nuestra conducta…como nos comportamos.

Por eso 1 Pedro 1:15 dice, “Más bien, sean ustedes SANTAS en todo lo que hagan, como también es santo quien los llamó.”

La Santidad NO ES OPCIONAL para aquellas que pertenecen a Dios. Dios quiere que sepas que a El le concierne cada detalle y dimensión de tu vida. El es “YAHVE MEKADDESH,” el Señor que te santifica. Dios quiere que comprendas las bendiciones de una vida santa… y también las consecuencias de una mala vida.

Aún en el Nuevo Testamento vemos que el estándar de Dios no ha cambiado. Una y otra vez, Jesús y los autores del Nuevo Testamento, NOS LLAMAN a una vida de pureza absoluta.

Por eso Jesús nos dice en Mateo 5:48 “Sean perfectas, así como su Padre celestial es perfecto.” 1 Timoteo 5:22 “Consérvate pura.” 2 Timoteo 2:19 “Que se aparte de la maldad todo el que invoca el nombre del Señor.” Y Romanos 12:9 dice, “Aborrezcan el mal; aférrense al bien.”

¡AHORA BIEN! AHONDEMOS AUN MAS EL TEMA, CONCENTRANDONOS EN…

A. LA SANTIDAD DE DIOS PADRE

En Juan 17:11 JESUS llama a DIOS PADRE SANTO. La palabra SANTO nos muestra que Dios está por encima de nosotros, que es completamente diferente a nosotros, que es soberano, y separado de todo mal.

PADRE, por otro lado, acentúa Su cercanía a nosotros, Su amor por nosotras, Su presencia en nuestras vidas, y Su gracia hacia nosotras.

A.W. Tozer describe la santidad de Dios de esta manera: “Santo es la forma como Dios es. Para ser santo El no tiene que ceñirse a ningún estándar. ¡EL ES EL ESTANDAR! ∐ Y PORQUE EL ES SANTO, Sus atributos también son santos. Todo lo relacionado con Dios debe ser considerado santo.”

Dios nunca hace nada malo. El nunca erra. Nunca juzga mal. Nunca se equivoca. Nunca permite que algo pase en tu vida que no es bueno para tu vida. El hace todo bien. ¡El nunca falla!

Es increíble cómo la vida le cambia a ISAIAS cuando él ve a Dios en toda Su santidad, Su gloria, y majestad en Isaías 6:1 “El año de la muerte del rey Uzías, vi al Señor excelso y sublime, sentado en un trono; las orlas de su manto llenaban el templo.

2 Por encima de él había serafines, CADA UNO DE LOS CUALES, tenía seis alas: con dos de ellas se cubrían el rostro, con dos se cubrían los pies, y con dos volaban. 3 Y se decían el uno al otro: ‘Santo, santo, santo es el SEÑOR Todopoderoso; toda la tierra está llena de su gloria.’”

Imagínense por un momento a estas criaturas tan extrañas – con todas esas alas – aterradoras -- gritando a voz en cuello, con un volumen tan alto que hasta hacen que los umbrales de las puertas se estremecan. El templo se llena de humo.

Ni siquiera los efectos cinematográficos de Hollywood se pueden comparar. Esta escena se estaba llevando a cabo en LA PANTALLA MAS GRANDE NUNCA VISTA “En el firmamento… en el cielo.”

La extraordinaria visión que tiene ISAIAS de la santidad de Dios lo traspasa como daga hasta lo más profundo de su ser, y lo hace exclamar en Isaías 6:5 “¡Ay de mí, que estoy perdido! Soy un hombre de labios impuros, y vivo en medio de un pueblo de labios blasfemos, ¡Y NO OBSTANTE MIS OJOS HAN VISTO AL REY, al SEÑOR TODOPODEROSO!”

¡ISAIAS VE LA SANTIDAD DE DIOS! Y al verla, todo su ser se estremece hasta lo más profundo… por su propio pecado. Confiesa “Soy pecador.” SOLO CUANDO ENTENDEMOS NUESTRO PROPIO PECADO, podremos conocer la santidad de Dios. ¡Porque los dos van juntos!

Tú no puedes conocer tu pecado HASTA QUE NO CONOZCAS SU SANTIDAD, y no puedes conocer Su Santidad hasta que no veas tu propio pecado.

Dios nos demuestra Su gran amor al perdonar nuestros pecados por medio de la muerte de Jesús en la cruz. La crucifixión y resurrección de Cristo son las bellas visiones QUE DIOS NOS DA de Su misericordia, de Su justicia, y más que nada, de Su Santidad.

Y AHORA QUE HEMOS VISTO LA SANTIDAD, LA MAJESTAD Y EL ESPLENDOR DE DIOS PADRE, CONSIDEREMOS:

B. LA SANTIDAD DE DIOS HIJO

Jesús es santidad personificada. EN EL, la santidad deja de ser un IDEAL INALCANZABLE y se convierte en realidad. Jesús es santidad con un rostro. Ser santa es ser como El.

**************************************************************************************

Miremos más de cerca a la santidad de Jesús en carne humana, y mientras hacemos eso, pregúntate a ti misma: ¿Cómo se compara mi vida a las cualidades y virtudes de Jesús? La respuesta te dará una buena idea de donde te encuentras en el proceso de santificación… en el proceso de ser santa.

CON RESPECTO AL PADRE, JESUS DEPENDIA DE El TOTALMENTE. El mismo Jesús poderoso que dijo al principio “Sea la luz; y fue la luz,” es el mismo Jesús, que dijo, “Padre mío, si es posible, pase de mi esta copa; pero no sea como yo quiero, sino como Tú.”

Jesús estaba totalmente entregado a la voluntad de Su Padre. ¿Te has entregado tú a la voluntad de tu Padre celestial?

JESUS ORO. El nunca trató de hacer nada por Si mismo. El miraba a Dios para que supliera Sus necesidades, para que lo guiara, y para que lo facultara a cumplir Su propósito en la tierra. El amaba la Ley de Dios, y la obedecía. Vivía para complacer y glorificar al Padre. Jesús adoraba a Dios. Y era agradecido en todo momento.

EN SU TRATO CON LA GENTE, Jesús era considerado. No era egoísta. Ponía a los demás POR ENCIMA DE SI MISMO. Tenía el corazón de un siervo.

El mismo Jesús, que se transfiguró en toda su gloria en la montaña en presencia de Pedro, Jacobo y Juan… fue el mismo Jesús que se rebajó… se humilló a lavarles los pies a Sus discípulos. El Rey de Reyes, el Creador del Universo se inclinó para hacer la tarea más humilde. La tarea de un criado… de un esclavo.

P A U S A

CUANDO OTROS OBSERVAN TU COMPORTAMIENTO, ¿pueden “ELLOS” ver el retrato del corazón humilde de Jesús, o ven en ti un ejemplo de soberbia y arrogancia?

Jesús fue bondadoso y cordial. El sintió compasión. El le demostró ternura al leproso cuando lo sanó. ¡HASTA LO TOCO! Como debe de haber anhelado este hombre QUE ALGUIEN LO TOCARA, en vez de tirarle piedras para que se alejara. ∐ Jesús podía haberlo sanado primero, y después tocado. Pero no lo hizo.

Compasión requiere más que palabras. Compasión requiere acción.

Jesús habló siempre la verdad. Perdonó a aquellos que le hicieron daño. Habló palabras amables que ministraban a las necesidades de Sus oyentes. Pero también confrontó con valentía a los fariseos y escribas por su hipocresía.

Jesús estaba lleno del Espíritu Santo. El personificó el fruto del Espíritu Santo en todo momento: El era amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, humildad, y dominio propio.

Jesús es verdaderamente el retrato de la santidad. Colosenses 1:15 dice que “Jesús es la imagen del Dios invisible.” Y Hebreos 1:3 dice que “Jesús es el resplandor de la gloria de Dios, la fiel imagen de lo que El es.”

**************************************************************************************¿QUE ES LO QUE TU VIDA REFLEJA A AQUELLOS alrededor tuyo? ¿Tus actitudes, palabras, y comportamiento les dan a otros un RETRATO CORRECTO DE DIOS? ¿O a veces profanas la santidad de Dios quejándote, criticando, o hasta chismeando? ¿O hablando palabras duras e hirientes? ¿O participando en conversaciones vulgares, o hasta riéndote cuando te cuentan chistes groseros y de mal gusto?

¡Cuántas veces LES HEMOS DADO A OTROS un retrato erróneo de Dios con nuestras malas contestaciones…con nuestros malos modos.

**************************************************************************************

El llamado a la santidad es un llamado a seguir a Jesucristo. ¡Punto! Si nuestra búsqueda de la santidad NO ESTA CENTRADA EN JESUS, nos volveremos simplemente en SANTURRONAS, Y NADA MAS. No importa cuánto te esfuerces en ser santa, NO LO PUEDES HACER POR TI MISMA. Solo Jesucristo puede hacerlo.

Cuando tus ojos se vuelven a Jesús, TU YAHVE MEKADDESH, comenzarás a desearlo más y más – Su belleza, Su justicia – mientras que dejarás de desear tanto las seducciones del mundo. Y serás transformada a Su imagen. ¿No es eso lo que queremos?

YA VIMOS LA SANTIDAD DE DIOS PADRE… Y LA SANTIDAD DE DIOS HIJO, AHORA MIREMOS AL OTRO LADO DEL ESPECTRO.

II. LA MALDAD DEL HOMBRE (LEVITICO 20:10-26)

Hay un gran abismo, una gran separación, una gran ruptura entre Dios y el hombre… entre la santidad y la maldad. DIOS ES SANTO. NOSOTRAS NO LO SOMOS. Somos seres humanos defectuosos… OBRAS DE ARTE, PERO IMPERFECTAS.

De una manera u otra, la imagen de Dios, a la cual fuimos creadas, se ha empañado. Se ha corrompido. El propósito de la santidad es restaurar esa imagen. Jesús pagó el precio para obtener esta restauración. El pagó la multa por nuestro pecado.

El murió y resucitó de la tumba para cerrar la brecha que existía entre el DIOS SANTO Y EL HOMBRE MALO. O LA MUJER MALA. Qué inconcebible que nosotras podamos esconder nuestra maldad en las heridas de Jesucristo. El corazón quebrantado y arrepentido, Jesús no despreciará.

YAHVE MEKADDESH, el Señor que te santifica, completará la obra que ha comenzado en ti. EL TE CAMBIARA COMPLETAMENTE PARA QUE PUEDAS REFLEJAR LA SANTIDAD DE DIOS EN TU VIDA.

10 »Si alguien comete adulterio con la mujer de su prójimo, tanto el adúltero como la adúltera serán condenados a muerte.11 »Si alguien se acuesta con la mujer de su padre, deshonra a su padre. Tanto el hombre como la mujer serán condenados a muerte, de la cual ellos mismos serán responsables.

12 »Si alguien se acuesta con su nuera, hombre y mujer serán condenados a muerte. Han cometido un acto depravado, y ellos mismos serán responsables de su propia muerte.

13 »Si alguien se acuesta con otro hombre como quien se acuesta con una mujer, comete un acto abominable y los dos serán condenados a muerte, de la cual ellos mismos serán responsables.

14 »Si alguien tiene relaciones sexuales con hija y madre, comete un acto depravado. Tanto él como ellas morirán quemados, para que no haya tal depravación entre ustedes. 15 »Si alguien tiene trato sexual con un animal, será condenado a muerte, y se matará también al animal.

16 »Si una mujer tiene trato sexual con un animal, se les dará muerte a ambos, y ellos serán responsables de su muerte. 17 »Si alguien tiene relaciones sexuales con una hermana suya, comete un acto vergonzoso y los dos serán ejecutados en público. Ha deshonrado a su hermana, y sufrirá las consecuencias de su pecado.

18 »Si alguien se acuesta con una mujer y tiene relaciones sexuales con ella durante su período menstrual, pone al descubierto su flujo, y también ella expone el flujo de su sangre. Los dos serán eliminados de su pueblo.

19 »No tendrás relaciones sexuales ni con tu tía materna ni con tu tía paterna, pues eso significaría la deshonra de un pariente cercano y los dos sufrirían las consecuencias de su pecado.

20 »Si alguien se acuesta con su tía, deshonra a su tío, y los dos sufrirán las consecuencias de su pecado: morirán sin tener descendencia.21 »Si alguien viola a la esposa de su hermano, comete un acto de impureza: ha deshonrado a su hermano, y los dos se quedarán sin descendencia.

22 »Cumplan todos mis estatutos y preceptos; pónganlos por obra, para que no los vomite la tierra adonde los llevo a vivir. 23 No vivan según las costumbres de las naciones que por amor a ustedes voy a expulsar. Porque ellas hicieron todas estas cosas, y yo las aborrecí.

¿Así que cuales son los pecados prohibidos en estos versículos? EL ADULTERIO, INCESTO, HOMOSEXUALIDAD, BESTIALIDAD. Por eso Hebreos 12:14 dice “Busquen la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.”

El mensaje aquí es muy claro. No se necesita una interpretación especial. No hay significado oculto aquí, ni hay simbolismo que descifrar. Dios ha hablado simple y llanamente. Esto es lo que Dios tiene en mente y en Su corazón con respecto a estos actos sexuales:

¡Muerte a los adúlteros! ¡Muerte a los que cometen incesto! ¡Muerte a la homosexualidad! ¡Muerte a la bestialidad!

Los actos horribles, mencionados en este pasaje, eran muy comunes en las naciones paganas de Canaán. Dios no quería que los Israelitas adoptaran esas prácticas, y cayeran en la disipación y el libertinaje.

Dios PREPARA a Su pueblo PARA LO QUE TENDRIAN QUE ENFRENTARSE en la TIERRA PROMETIDA, ordenándoles a que no cometieran estos pecados sexuales. ¡Y ESTA ORDEN SIGUE EN PIE HOY EN DIA! ¡DIOS NO TOLERA ESTOS ACTOS! ¡DIOS LOS LLAMA ABOMINABLES!

(1)Destruyen el compromiso mutuo de las parejas casadas; (2) Destrozan la santidad de la familia; (3) Corrompen el bienestar mental de las personas; y (4) Propagan enfermedades.

Una sociedad con ideas permisivas del matrimonio y del hogar no puede permanecer fuerte. No importa cuán aceptadas sean estas ideas, NO PUEDEN LLAMAR AL MAL COMPORTAMIENTO... BUEN COMPORTAMIENTO.”

Por eso Isaías 5:20 dice: “¡Ay de los que llaman a lo malo bueno y a lo bueno malo, que tienen las tinieblas por luz y la luz por tinieblas, que tienen lo amargo por dulce y lo dulce por amargo!”

PAUSA

El pecado sexual HA ESTADO SIEMPRE ASEQUIBLE. Pero la glorificación de las relaciones sexuales entre personas que no están casadas entre sí, oculta muchas veces, un dolor profundo que tratan de disimular.

Cuando una sociedad describe el pecado sexual como algo atractivo, es fácil olvidar el lado oscuro del pecado. Dios tiene buenas razones al prohibir pecados sexuales. EL NOS AMA Y QUIERE LO MEJOR PARA NOSOTRAS. Dios espera que Sus hijos vivan una vida de pureza sexual.

PAUSE

Hoy en día hay muchas cristianas que luchan contra la lujuria y el pecado sexual. Caen en relaciones inmorales. ¿POR QUE? Por las cosas que escogen como entretenimiento: Los libros y revistas que leen, la música que escuchan, y las películas que ven, y hasta los lugares que frecuentan.

************************************************************************************

Cuando te enfrentas a CIRCUNSTANCIAS Y OPORTUNIDADES para complacer a tu carne, NO TE QUEDES AHÍ PARADA… No te engañes pensando que puedes manejarlas sola. Primero de Corintios 6:18 nos advierte “Huyan de la inmoralidad sexual.”

Y eso es exactamente LO QUE JOSE HACE cuando la esposa de Potifar trata de seducirlo. ¡EL HUYE! ¡SALE CORRIENDO DE LA CASA! José no quería disfrutar, NI POR UN MINUTO, del placer que esta relación ilícita le ofrecía. JOSE AMABA A DIOS MAS DE LO QUE AMABA A SU CARNE.

************************************************************************************

Hace unos años asistí a un retiro, donde conocí a una chica que se sentía de lo más apenada. Por mucho tiempo, había estado teniendo problemas con su esposo. El nunca le decía que estaba bonita… ni la piropeaba ni la halagaba. NUNCA LE PRESTABA ATENCION. Y a pesar de que tenía tres hijitos bellos, se sentía muy sola.

¡Y ENTONCES CONOCE AL OTRO HOMBRE! EL tipo le daba lo que su esposo no le daba… Le decía que era linda, encantadora, inteligente, y muy agradable. Le prestaba atención todo el tiempo. Y TERMINA CAYENDO EN LAS GARRAS DE ESTE HOMBRE.

Todo comenzó con un pensamiento… el pensamiento se volvió una acción… la aventura comenzó… y cometieron adulterio. ADULTERIO – que fácil es caer en él, pero cuan profundas son las heridas.

La chica estaba tan engañada que realmente pensaba que Dios le había mandado a este hombre como premio POR AGUANTAR a su marido. Su inmoralidad la dejó vacía, insatisfecha, y será igual para ti, si te rindes a los deseos de tu carne.

El placer momentáneo te dejará descontenta, y el corazón de Dios quedará destrozado porque amaste a OTRO más de lo que lo amaste a El. Jesús dice claramente en Juan 14:15, “Si me amas, obedecerás mis mandamientos.”

Dios, en Su gracia y misericordia, guio a esta chica a que asistiera a este retiro. El Espíritu Santo obró en su corazón… hablándole más y más fuerte a través de cada enseñanza. Le abrió los ojos para que pudiera ver la magnitud de su pecado… Ella se arrepintió; y le dedicó su vida al Señor nuevamente.

1 Corintios 10:13 dice: “Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentadas más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, El les dará también una salida A FIN de que puedan resistir.”

Si en estos momentos estás siendo tentada a tener una relación malsana o dañina por el internet, o estás siendo seducida por la pornografía, ¡DEJA DE HACERLO! ¡DEJA DE NAVEGAR POR LA WEB! Usa tu computadora solo para lo que sea necesario. EVITA TODA TENTACION A PECAR.

Si las películas románticas, o las telenovelas, te hacen sentirte infeliz con tu soltería, o con tu viudez, o descontenta con tu marido, o si crean fantasías sexuales en tu mente, ¡ENTONCES NO LAS VEAS!

Si algunas revistas o libros ponen MALOS PENSAMIENTOS, DESEOS, O IMÁGENES EN TU MENTE, ¡ENTONCES NO COMPRES ESAS REVISTAS! ¡DESHAZTE DE LOS LIBROS!

Si estás siendo tentada a tener relaciones sexuales con el chico o el hombre, con quien estás saliendo, ¡ENTONCES NO SALGAS SOLA CON EL! ¡SAL EN GRUPO! Si es necesario, lleva a tu hermana o a una amiga.

Si estás siendo asediada o instigada a tener una relación ilícita con algún hombre en el trabajo, ¡SALTE DE AHÍ! ¡PIDE UNA TRANSFERENCIA! ¡RENUNCIA A TU TRABAJO! ¡HAS CUALQUIER COSA! ¡NO TE QUEDES AHÍ! No hagas provisión para tu carne. Las relaciones sexuales fuera del matrimonio son siempre perjudiciales.

Si te sientes atraída a placeres prohibidos, ya sean físicos o emocionales, no importa cuán seductores o maravillosos parezcan, recuerda que las consecuencias son sufrimiento y separación de Dios.

¡NOSOTRAS SOMOS EL TEMPLO DEL ESPIRITU SANTO! DIOS VIVE EN NOSOTRAS. Y hasta que no le digamos ¡NO! a nuestra carne pecadora, no podremos sentir la libertad, el perdón y la plenitud que nuestros corazones anhelan.

**************************************************************************************

Y aunque generalmente vemos la SANTIDAD “como la separación de todo aquello que es impuro e inmoral,” en su sentido más amplio, la SANTIDAD es obediencia a la voluntad de Dios.

Muchas veces, las cristianas de hoy, especialmente nosotras las del mundo occidental, nos quedamos cortas en el área de la santidad del cuerpo. Por ejemplo: la cuestión de comer demasiado, lo que la Biblia llama glotonería, era considerado pecado, y con toda razón, por las cristianas antiguas.

Hoy en día vemos la glotonería como una debilidad de la voluntad, pero definitivamente, no lo consideramos pecado. A veces hasta nos reímos de nuestra glotonería, y de nuestra falta de voluntad para resistir nuestros deseos y caprichos, en vez de clamar a Dios en confesión y arrepentimiento.

A pesar de que nuestros “cuerpos físicos y apetitos naturales” fueron creados por Dios – y no son pecaminosos en sí – SI NO LOS CONTROLAMOS -- estaremos forjando “apetitos pecadores,” en vez de buscar la santidad.

VOY A SERTE SINCERA. Tú no puedes alcanzar ningún grado de santidad SIN QUE DIOS, YAHVE MEKADDESH OBRE EN TU VIDA, Y TU NO LA PUEDES LOGRAR SIN ESFUERZO DE TU PARTE. Dios ha hecho posible que tú camines en santidad. PERO EL TE HA DADO LA RESPONSABILIDAD DE HACER LA CAMINATA. El no va a caminar por ti.

Esto lo veo claramente cuando hago dieta… o trato de hacer dieta. Yo oro, “Señor, por favor, ayúdame. Necesito adelgazarme 5 kilos. “YO SE QUE NADA ES IMPOSIBLE PARA TI, SEÑOR.”

Y en eso, veo un chocolate… y aun cuando no lo vea, me voy a la bodega a comprarlo. Mi cuerpo ya ha sido condicionado a hacer eso. Y después de que me lo he comido y satisfecho mi deseo, le oro a Dios para que NO ME AUMENTEN las caderas. ¡ QUE ESPERANZA!

Finalmente me di cuenta que las cosas no funcionan así. Si yo le pido a Dios que me de las fuerzas para controlar “mi apetito,” El ES FIEL… ME LAS VA A DAR. Pero, yo tengo la responsabilidad de cambiar mis malos hábitos con respecto a la comida, especialmente con los dulces.

Tengo que aprender a decir “NO” a los chocolates, los caramelos, los helados, y todas esas cosas ricas que yo pienso que no puedo vivir sin ellas. Realmente “estar a dieta” es una TAREA CONJUNTA entre Dios y yo.

Yo no puedo hacer lo que Dios hace para fortalecerme, y Dios no me va a poner un “cierre en la boca” y decirme, “NO COMERAS.” ¡Eso lo tengo que hacer yo misma! LO MISMO ES CON CUALQUIER OTRO PECADO. Dios te dará las fuerzas para SUPERARLO. ¡PERO TU TIENES QUE HACERLO! ¡TU TIENES QUE OBEDECER!

PAUSE

A lo mejor EL TRAGO… LA TOMADERA es un área en que te sientes susceptible o vulnerable. ENTONCES NO VAYAS A BARES NI DISCOTECAS. No andes con gente que toma. Corta toda oportunidad u ocasión de abusar bebidas alcohólicas.

DECIDE NO HACER NADA QUE TE PUEDA CONTAMINAR, MANCHAR O DESHONRAR. No pienses que podrás controlarte tomándote “SOLO UN TRAGUITO.”

TARDE O TEMPRANO, el pecado te robará todo aquello que es verdaderamente bello y deseable.

Si eres una hija de Dios, fuiste salvada para gozar del fruto de la santidad – para tener una relación íntima con tu Padre Celestial.

Para sentir el gozo de tener manos limpias, un corazón puro, y una conciencia clara. Y UN DIA, PODERTE PRESENTAR ANTE DIOS, SIN SENTIRTE AVERGONZADA. ¿Por qué conformarnos con menos?

************************************************************************************

El 28 de Mayo de 1972, el Duque de Windsor, quien fuera también el Rey Eduardo VIII, murió en Paris. Esa misma noche, un programa de televisión estaba pasando los eventos más importantes de su vida.

Los televidentes veían metraje de películas, en las cuales, el duque contestaba preguntas acerca de su niñez, su corto reinado, y su eventual abdicación.

Este es el rey que abdicó al trono de Inglaterra para casarse con una divorciada americana. Si han visto la película “El Discurso del Rey,” saben de qué rey estoy hablando.

Recordando su niñez, dijo, “Mi padre, el Rey Jorge V, era un hombre muy estricto. A veces, cuando yo hacía algo malo, él me llamaba la atención, diciendo, “Mi querido hijo, debes de recordar SIEMPRE quien eres. Después de todo, ¡era el hijo del rey!

Yo realmente creo que nuestro Padre Celestial nos dice lo mismo todos los días. “Mi querida hija, debes de recordar SIEMPRE “quien eres.” ¡RECUERDA QUIEN ERES EN CRISTO! ¡Eres la hija del REY! LLEVA LA SANTIDAD CON DIGNIDAD REAL.”

26 Sean ustedes santos, porque yo, el SEÑOR, soy santo, y los he distinguido entre las demás naciones, para que sean míos. ESTE PASAJE COMIENZA Y TERMINA CON LA ORDEN DE SER SANTA PORQUE DIOS ES SANTO.

Y TAMBIEN DICE: PARA QUE SEAS MIA. Es un gran privilegio y una responsabilidad enorme pertenecerle al Señor. No podemos tener una relación íntima con Dios, si no reflejamos Su santidad. INTIMIDAD CON DIOS ES NUESTRO LLAMADO MAXIMO.

Hace unos años, UN COLEGIO DE TUMBES, estaba teniendo un EVENTO INFANTIL. Uno de los niños, que tomaba parte en el programa, era un chico de 6 años con una joroba tremenda.

Mientras caminaba al escenario para recitar sus líneas, era obvio que el chiquito estaba nervioso, que tenía miedo, y que se sentía cohibido por su deformidad física. Y a lo que cruzaba el escenario, uno de los chicos crueles del auditorio, le gritó: “Oye, chico, ¿a dónde vas con ese paquete en la espalda?

El chiquito se quedó parado temblando y sollozando delante del público. Un hombre del auditorio SE PARO, fue a la plataforma, Y CARGO AL CHIQUITO, que seguía sollozando en sus brazos. Luego miró al público, y preguntó, “¿Quién dijo eso?” Nadie contestó. “Me lo suponía. Solo un cobarde puede hacer un comentario como ese.

ESTE NIÑO ES MI HIJO, Y SUFRE POR ALGO QUE NO ES CULPA SUYA. Quien quiera que seas, has herido a este chiquito sin razón alguna. Pero quiero que todos aquí sepan que yo quiero a este chiquito tal como es. EL ES MIO. ME PERTENECE, Y ESTOY MUY ORGULLOSO DE Él.”

Dios ve nuestro dolor… nuestro quebranto, y nos dice, “TU ERES MIA. ME PERTENECES.” ¡Y ESO NO ES TODO! Debido a Su poder y sabiduría, Dios también nos habla de nuestro futuro, con toda la esperanza y el optimismo de un Padre amoroso.

PARA QUE SEAS MIA. Dios está diciendo: “Quedarás sana. Te haré completa. Todas tus manchas y deformidades serán corregidas… todas tus faltas serán enderezadas… todos tus pecados serán borrados… todas tus relaciones enredadas, serán desenredadas. ¡SERAS SANTA PORQUE YO SOY SANTO.”

**************************************************************************************

¿Estás sintiendo la obra santificadora de Dios en tu vida? ¿Estás buscando la santidad como la cosa más importante de este mundo? ¿Quieres crecer en tu relación con Jesucristo?

Dios te ha dado un MAGNIFICO REGALO EN LA BIBLIA. Jesús le oró al Padre por Sus discípulos en Juan 17:17, “Santifícalos en la Verdad; tu Palabra es la Verdad.” Vivir en Su Palabra es uno de LOS GRANDES SECRETOS de la santificación.

*************************************************************************************

Me encantan las palabras de Debbi Bryson, quien dice: “Una aventura amorosa con la Palabra de Dios te hará inmune a las aventuras amorosas con el pecado.”

Cuando vives tu vida enfocada en Cristo, primero en tu tiempo de devoción, y luego durante todo el día mientras gozas de Su Presencia, momento a momento, podrás sentir la obra santificadora de YAHVE MEKADDESH – el Dios que te santifica, El que te hace santa.

¡EL PRIVILEGIO DE SER SANTA ES TUYO! ¡LA DECISION Y RESPONSABILIDAD DE SER SANTA ES TAMBIEN TUYA! Cuando tomes esa decisión, sentirás GOZO Y VIDA ABUNDANTE, que es lo que Jesús nos promete a aquellas que caminamos en obediencia A EL.

QUIERO PREGUNTARLES…

¿QUIEN QUIERE TOMAR LA DECISION HOY DIA DE VIVIR UNA VIDA SANTA? ¿QUIEN QUIERE SEGUIR EL ESTÁNDAR DE DIOS, Y NO EL DEL MUNDO? ¿QUIEN QUIERE SER COMO JESUS? SI ESA ERES TU, confesemos en silencio nuestros pecados. Clamemos al Señor en arrepentimiento.

HAGAMOS ESTE DIA SANTO… QUE SEA UN NUEVO COMIENZO… TOMENLO EN SERIO

CONFECEMOS AL SEÑOR Confesión… Confesión… Confesión… Confesión…

*********************************************************

PONGANSE DE PIE, Y TOMENSE DE LAS MANOS, COMO HERMANAS… OREMOSLE AL SEÑOR… SANTO, SANTO, SANTO

PREGUNTA

DESPUES DE LAS ENSEÑANZAS

Abran su cuaderno, y escriban: ¿Cuáles son las dos cosas que han aprendido en esta enseñanza? (2.5 minutos)

Levanten la mano las que quieran compartir una de las cosas que han escrito. (2.5 minutos)

Ahora compartan con las chicas de su mesa lo que Dios ha puesto en su corazón a través de esta enseñanza. (10 minutos)


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema

----------------------------------------------->