¿TIENES ESPERANZA? - 1 Pedro 3:8-18

¡Qué velorio tan hermoso! ¿No? Mi amiga Cindy hizo este comentario a lo que salíamos de la iglesia. Nuestra amiga Sandra había muerto. Amiga tras amiga la había recordado… la había elogiado… compartiendo lindas historias de su personalidad tan alegre.

Pero la vida de Sandra no siempre había sido puro chiste y risas. Su sobrino habló de su fe en Jesús, y de su preocupación por los demás. Sandra trajo a su sobrino a vivir con ella en casa cuando él era jovencito… mientras luchaba por abrirse camino en la vida.

Ahora… a los veinticinco años, él dijo de su tía Sandra, “Ella fue como una madre para mí. Mi tía nunca me abandonó en mis luchas. Estoy seguro, que si no fuera por ella, yo habría perdido mi fe”. ¡Guau! ¡Qué tal influencia! Sandra se apoyó en Jesús, y ella le enseño a su sobrino a apoyarse y a confiar en Jesús también.

EMPECEMOS EN ORACIÓN

Padre, que privilegio poder venir ante Tu trono en el nombre de Jesús, tu Hijo amado, y en el poder de Tu Espíritu Santo. Gracias por Tu Palabra. Gracias que Tú nos hablas y nos diriges a través de ella. Tu Palabra es nuestro compás para vivir una vida devota y piadosa.

Padre, que Tu Palabra transforme nuestros corazones. Queremos ser un ejemplo de virtud para nuestros hijos y nietos. Queremos amar a otros como Tú los amas. Haznos a la imagen de Cristo. En el nombre de Jesús, Amén

Los astrónomos nos dicen, que en estos momentos, hay 1,096 “ESTRELLAS VISIBLES” A SIMPLE VISTA. Sin embargo, por la mañana, tú no puedes ver ni una estrella, porque la brillantez del sol oscurece la belleza de las estrellas. Solo cuando la oscuridad de la noche cae, las estrellas se hacen visibles.

La gente, a quien Pedro le estaba escribiendo, estaba pasando por tiempos bien difíciles… por días bien oscuros. La persecución contra ellos había comenzado, Y SE INTENSIFICARÍA EN LOS DÍAS POR VENIR a lo que seis millones de ellos serían arrojados a los leones, clavados a cruces, prendidos como antorchas humanas, o hervidos en aceite.

Pero Pedro sabía, que al igual que en los cielos arriba, cuánto más oscuro se volvía el firmamento para los cristianos, mayor era la luz que brillaba a través de ellos. A pesar de que nosotros no experimentamos persecución física en nuestro país, nadie puede negar , que la cultura alrededor nuestro se está volviendo cada vez más oscura.

El título de este mensaje es ¿TIENES ESPERANZA? Y está dividido en tres partes: (I) CULTIVA EL AMOR; (II) DA TU TESTIMONIO; (III) MANTÉN UNA BUENA CONCIENCIA.

¡ASÍ QUE! COMENCEMENOS CON LA PRIMERA PARTE…

I. CULTIVA EL AMOR – 1 Pedro 3:8-12

8 En fin, únanse todos en un mismo sentir; sean compasivos, misericordiosos y amigables; ámense fraternalmente 9 y no devuelvan mal por mal, ni maldición por maldición. Al contrario, bendigan, pues ustedes fueron llamados para recibir bendición.

10 Porque: El que quiera amar la vida y llegar a ver días buenos, debe refrenar su lengua del mal, y sus labios no deben mentir. 11 Debe apartarse del mal y hacer el bien, buscar la paz, y seguirla.

12 Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos están atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está en contra de los que hacen el mal.

¿Has notado que el amor es un tema, que se repite mucho, en las cartas de Pedro? No sólo el amor de Dios por nosotros, sino también nuestro amor por otros. Pedro mismo tuvo que aprender esta lección, ¡y sí que le costó aprenderla! ¡Cuán paciente fue Jesús con él!

Así como toda la ley se resume en el amor, todas las relaciones humanas se cumplen en el amor. Esto se aplica a todo creyente y a todo aspecto de la vida.

Un famoso doctor hizo una lista de las diferentes emociones que producen enfermedades en los seres humanos – como el miedo, la frustración, la rabia, el resentimiento, el odio, la envidia, y los celos.

El doctor dijo, que el único antídoto, que puede salvar a la gente de la destrucción contra estas fuerzas tan poderosas ES EL AMOR.

¿Qué es el amor cristiano? Es quedarte callada cuando tus palabras pueden herir. Es tener paciencia cuando tu vecino es brusco. Es hacerte de oídos sordos cuando el escándalo fluye. Es ser considerada con los problemas de otros. Y es ser valiente cuando la desgracia sobreviene.

El amor es como una sonrisa – NINGUNO TIENE VALOR… a menos que sea regalado. ESTE AMOR SE EVIDENCIA CUANDO ESTAMOS UNIDOS POR UN MISMO SENTIR. La unidad no quiere decir uniformidad. Quiere decir cooperación en medio de la diversidad. Los miembros del cuerpo trabajan juntos en unidad, aunque todos sean diferentes.

Otra evidencia del amor es la compasión. La compasión es “ un sincero sentir por las necesidades de otros”. “Si quieres que otros sean felices, practica la compasión. Y si tú quieres ser feliz, practica la compasión”.

1 Tesalonicenses 4:9 dice, “En cuanto al amor fraternal, no es necesario que les escriba, porque Dios mismo les ha enseñado que ustedes deben de amarse los unos a los otros”. El amor se revela en compasión… en ternura de corazón hacia otros.

Y la palabra “amigables” también viene de la compasión. Debemos compartir tanto las alegrías como las pruebas. Romanos 12:15 dice, “Gocémonos con los que se gozan, y lloremos con los que lloran”.

“Ser amigables” es mucho más, que actuar como damas o caballeros. ¡Ser humildes en actitud es una mejor traducción! La humildad es el cimiento de la cortesía, porque la persona humilde pone a los demás por delante de sí misma.

Los que recibieron esta carta estaban siendo perseguidos por hacer la voluntad de Dios. Pedro les advirtió, que la persecución oficial estaba a punto de comenzar. Así que sería mejor que se prepararan. La iglesia de hoy, también debe de prepararse, porque tiempos difíciles se vienen también.

9 y no devuelvan mal por mal, ni maldición por maldición. Al contrario, bendigan, pues ustedes fueron llamados para recibir bendición.

Como creyentes, podemos vivir en uno de estos tres modos: (1) Podemos devolver mal por bien, que es el modo satánico. (2) Podemos devolver bien por bien, o mal por mal, que es el modo humano. Y (3) Podemos devolver bien por mal, que es el modo divino. ¡Jesús es el ejemplo perfecto del modo divino!

Como hijas de Dios, no debemos devolver “ojo por ojo, y diente por diente” Debemos obrar con misericordia, porque es así como Dios nos trata. Esta exhortación debe de haber significado mucho para el mismo Pedro, porque en una ocasión, él trató de luchar con espada contra los enemigos de Cristo.

Antes de su conversión, Pablo usó todos los medios posibles para oponerse al cristianismo. Pero cuando se entregó a Cristo, Pablo nunca usó armas humanas para luchar las batallas de Dios. Cuando Pedro y los apóstoles fueron perseguidos, dependieron de la oración y del poder de Dios, y no de su propia sabiduría o fuerza.

10 Porque: El que quiera amar la vida y llegar a ver días buenos, debe refrenar su lengua del mal, y sus labios no deben mentir.

Primero, debemos deliberadamente DECIDIR amar la vida. Este es un acto de la voluntad. Es una actitud de fe que ve lo mejor en toda situación. Podemos decidir aguantar la vida y hacerla una carga… O escapar de la vida como si estuviéramos huyendo de una batalla. O disfrutar de la vida porque sabemos que Dios está en control de todo.

Pedro no está sugiriendo QUE SEAMOS POSITIVAS a como dé lugar… negándonos a enfrentar los hechos de la vida. ¡NO! Más bien, nos está exhortando a tomar un enfoque positivo de la vida en sí. Y POR FE, aprovechar al máximo toda situación.

Y Segundo, debemos controlar nuestra lengua. Muchos de los problemas de la vida son causados por decir palabras desatinadas, o hasta hirientes. O decirlas con un espíritu engañoso. En el Salmo 141:3, David le pide a Dios, “Señor, pon un vigilante en mi boca. ¡Ponle un sello a mis labios”!

PAUSA

Una familia había invitado a unos amigos a cenar. El ama de casa, queriendo demostrarle a sus invitados que ellos mantenían los más altos estándares cristianos, “en su propia casa,” le pidió a su hijito, de cinco años, que hiciera la oración de gracias.

Hubo una larga pausa, seguida por las palabras tranquilizadoras de su mamá. “Cariño, simplemente di lo que papi dijo esta mañana en el desayuno.” Obedientemente, el chiquito repitió, “O Dios mío, tenemos a esta gente pesada, que va a venir a cenar a casa esta noche.”

¡Cuán bien conocía Pedro las tristes consecuencias de las palabras desatinadas y precipitadas! ¡Y de las mentiras en la vida de la creyente!

Hace más de cuarenta años, mi ex-esposo, mis tres hijos, y yo, nos mudamos de Lima a Miami. Mi hija Nani tenía solo dos años y medio en ese entonces.

Como era tan chiquita, no entendía cómo es que, por el simple hecho de meternos a un avión, podíamos ser transportados casi cinco mil kilómetros de distancia entre Lima y Miami. Transportados a un mundo totalmente diferente.

Habíamos dejado atrás a toda la familia, incluyendo a los primos. Uno de los primos se llamaba Séneca. Un día Nani, que era muy traviesa, me desobedeció, y cuando me di cuenta de lo que había hecho, la regañé.”

La muy bandida me dijo, “Mami, no fui yo, fue Séneca”. El pobre Séneca seguía en Lima, pero la Nani le estaba echando la culpa. Me quedé fría. Quién le había enseñado a mi “bebita” a mentir... a desobedecer... a echar la culpa... La realidad es que una criatura, por naturaleza, es desobediente… es mentirosa.

Nadie tiene que enseñarle a un niño a desobedecer… a decir mentiras. Al contrario, se le tiene que enseñar a que obedezca… A NO MENTIR. Y esa lección hay que repetírsela una y otra vez, para que la aprenda. Como cristianas, nosotros no debemos de mentir. ¡Debemos de ser conocidas por decir siempre la verdad!

11 [La cristiana] debe apartarse del mal y hacer el bien, buscar la paz, y seguirla. La palabra “apartarse” quiere decir mucho más que simplemente alejarse. “Apartarse” quiere decir evitar algo porque lo detesta. No es suficiente que evitemos el pecado simplemente porque es malo. Debemos alejarnos de él porque lo detestamos.

Y finalmente, debemos buscar la paz Y SEGUIRLA. En Mateo 5:9, Jesús dice, “Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios”.

Si buscamos problemas, los encontraremos. Y si buscamos la paz, también la encontraremos. Esto no quiere decir paz a cualquier precio. La justicia siempre debe de ser la base de la paz. Romanos 12:18 dice, “Si es posible, en cuanto dependa de nosotros, vivamos en paz con todos”.

12 Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos están atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor está en contra de los que hacen el mal.

Una señora “ya mayor” nunca había viajado en un avión. Finalmente, su nieto la convenció a que tomara un pequeño vuelo por la zona. Con miedo y temor, ella accedió. Después de un corto vuelo, el avión aterrizó. A lo que se bajaba, el nieto le preguntó alegremente…”Abuelita, ¿qué tal tu vuelo?

Ella contestó, sin mucho entusiasmo, “Me subí al avión, pero nunca puse todo mi peso en el asiento durante el vuelo”. Esa abuela miedosa y desconfiada es muy parecida a muchos de los hijos de Dios. En toda la grandeza de Dios, muchas veces, NOSOTRAS NO DESCANSAMOS COMPLETAMENTE, en Sus manos poderosas.

San Agustín dijo, “Confía el pasado en la misericordia de Dios. El presente en Su amor, y el futuro en Su providencia”.

¡ASÍ QUÉ! YA VIMOS LA IMPORTANCIA DE CULTIVAR EL AMOR… AHORA VAYAMOS A NUESTRA SEGUNDA PARTE…

II. DA TU TESTIMONIO – 1 Pedro 3:13-15

13 ¿Quién podrá hacerles daño, si ustedes siguen el bien? 14 ¡Dichosos ustedes, si sufren por causa de la justicia! Así que no les tengan miedo, ni se asusten.

En nuestro mundo occidental, estamos viendo una hostilidad terrible en contra del cristianismo -- que se está intensificando cada día más. Pero las raíces de esta hostilidad tiene décadas, y hasta siglos de antigüedad. Francis Schaeffer, famoso teólogo y filósofo cristiano americano, hizo el siguiente análisis en los años 70’s:

En el antiguo Israel, cuando la nación se alejó de Dios -- de Sus verdades y mandatos – COMO FUERON DADOS EN LAS ESCRITURAS, el profeta Jeremías clamó que había muerte en la ciudad. Él estaba hablando, no solo de la muerte física en Jerusalén, sino también, de una muerte que abarcaba mucho más.

Como la sociedad judía se había alejado de lo que Dios les había dado en las Escrituras, había una muerte total en la cultura… y en la sociedad.

En nuestra era moderna, SOCIOLÓGICAMENTE, el hombre ha destruido la base que le dio la posibilidad de tener “libertades” sin caos.

Los humanistas se han propuesto matar, a cómo dé lugar, el conocimiento de Dios, y el conocimiento de que Dios NO HA ESTADO SILENCIOSO, sino que nos ha hablado por medio de la Biblia, y a través de Cristo.

Y se han propuesto hacer esto, a pesar de que la muerte de los valores ha venido a consecuencia de la muerte de este conocimiento . Pompeya ha regresado a las calles de las ciudades.

Las marcas de la Roma antigua han dejado cicatrices: como la degeneración, la decadencia, la depravación, el amor a la violencia… La situación es simple. Si miramos, ¡LA VEMOS! Y si la vemos, ¡NOS PREOCUPA!

Pero también podemos notar un segundo resultadode la pérdida de significado y valor en el hombre moderno, QUE ES DE “MÁS” MAL AGǛERO, ¡Y QUE MUCHA GENTE NO VE! Este segundo resultado es que la ÉLITE existirá. La sociedad no puede aguantar el caos. Algún otro grupo, o persona, llenará el vacío.

¡UNA ÉLITE NOS OFRECERÁ ABSOLUTOS ARBITRARIOS! ¿Y quién se interpondrá en su camino? Los cristianos, de la época de Pedro, vivían en el Imperio Romano, al que Schaeffer se refiere aquí, y se enfrentaban a la misma clase de degeneración y depravación, que está atacando a la iglesia de hoy.

Pero ellos se enfrentaban a una hostilidad y persecución mucho más frecuente y más pública, que la que los creyentes de la cultura de hoy se enfrentan. Sin embargo, en algunas partes del mundo, la persecución de los cristianos continúa…

Y es muy probable, que en los años por venir, los cristianos en todas partes se enfrenten a mayor hostilidad… tanto por las autoridades civiles, como por los no creyentes a nivel personal. Este pasaje les habla a todos aquellos que vivirán vidas devotas en medio de una cultura hostil e impía.

13 ¿Quién podrá hacerles daño, si ustedes siguen el bien? ¡La respuesta se sobreentiende! ¡NADIE! Sin embargo, la historia de los mártires parece probar que los enemigos del evangelio pueden hacerles daño a los fieles discípulos.

Hay, por lo menos, dos posibles explicaciones a esta paradoja: (1) Hablando en general, aquellos que siguen el camino de la justicia, puede que no sean afectados negativamente. Su política de “NO RESISTIRSE” puede desarmar a la oposición.

Habrá excepciones, ¡CLARO! pero como regla general, aquel que está deseoso de hacer el bien es protegidode todo dañopor su propia bondad. (2) Aunque un enemigo mate a un cristiano… ¡NO LO PUEDE DAÑAR ETERNAMENTE! El enemigo puede herir su cuerpo, pero no puede dañar su alma.

Durante la II Guerra Mundial, un chiquito cristiano de 12 años, se negó a unirse a cierto movimiento en Europa. “¿No sabes que nosotros tenemos el poder de matarte”? le dijeron.

“No saben ustedes, les contestó él en voz baja, “¿que yo tengo el poder de morir por Cristo”? El chiquito tenía la convicción de que nadie podía hacerle daño.

14 ¡Dichosos ustedes, si sufren por causa de la justicia! Así que no les tengan miedo, ni se asusten. El tener una pasión por hacer el bien no nos garantiza que no vamos a sufrir. Por eso, Pedro dijo en Hechos 10:38, “Jesús anduvo haciendo el bien”. Y un mundo hostil, eventualmente, ¡LO CRUCIFICÓ!

Jesús mismo dijo que los creyentes no deben de asumir, que se van a escapar de todo sufrimiento… ¡SI SU SEÑOR NO LO HIZO!

Cuando le prometieron a Policarpo de Esmirna, un obispo de la iglesia del siglo primero, que lo dejarían libre si blasfemaba a Cristo, él dijo, “Ochenta seis años he servido a Cristo y Él jamás me ha hecho ningún daño. ¿Cómo puedo yo blasfemar a mi Rey y Salvador”?

Cuando el procónsul lo amenazó con tirarlo a los leones, Policarpo contestó, “Está bien que me pueda escapar rápidamente de esta vida de miseria”. Finalmente, el oficial, ya impaciente, lo amenazó con quemarlo vivo.

Policarpo dijo, “Yo no le tengo miedo al fuego que quema por el momento. Usted no conoce aquello que quema para siempre.”

15 Al contrario, honren en su corazón a Cristo, como Señor, y manténganse siempre listos para defenderse, con mansedumbre y respeto, ante aquellos que les pidan explicarles la esperanza que hay en ustedes.

Tienes que estar siempre lista para dar una respuesta – NO NECESARIAMENTE ACERCA DE TU POSICIÓN TEOLÓGICA – sino más bien -- acerca de la esperanza espiritual que tienes. ¿De qué formas carece la gente esperanza? De cuatro formas:

1.La Gente Está Esencialmente Vacía – San Agustín tenía razón, cuando dijo, “Nuestros corazones están inquietos hasta que encuentran reposo en Ti, Oh Señor.” Y Pascal lo puso de esta manera: Hay un hueco “hecho a la forma de Dios” en el corazón de todo hombre y mujer, que solo Dios puede llenar.

Dios creó a cada ser humano de tal manera que su vida no puede funcionar bien hasta que ese hueco no sea llenado por Jesús. CON DIOS, no hay nada caprichoso.

Como Él creó ese hueco, dentro del corazón de cada persona con quien vas al colegio, dentro de cada persona con quien trabajas, dentro de cada persona que vive cerca de ti – TODAS ELLAS ESTÁN ESENCIALMENTE VACÍAS -- y curiosas por saber acerca de la esperanza que hay en ti.

2.La Gente Está Desesperadamente Sola – No solo está la gente esencialmente vacía, sino que los adultos, los adolescentes, y hasta los niños se sienten desesperadamente solos. Están buscando la solución a su soledad en alguna relación terrenal, sin saber que la única forma de resolver su soledad, es descubriendo al mejor Amigo, que todas queremos tener.
 
 

El Amigo que es más que un hermano. El Amigo que nunca te dejará ni te abandonará. ¡ESE AMIGO ES JESÚS!

3.La Gente Se Siente Terriblemente Culpable – Además de sentirse vacía y desesperadamente sola, cada persona se siente terriblemente culpable. No importa cuánto querramos negarlo, todas hemos metido la pata. De una forma u otra. ¡Todas hemos herido a la gente! ¡Toda persona sabe que ha fallado!

Por eso Romanos 3:10 dice, ¡No hay ni uno solo que sea justo! Y Romanos 3:23 también dice, Por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios. Nosotras podemos ser justas – NO TRATANDO DE SER BUENAS – sino dándonos cuenta que somos pecadoras, y que Jesús tomó nuestro lugar, cuando murió.

4.La Gente Está Llena de Ansiedad – El autor del Libro de Hebreos nos dice que Jesús vino a liberarnos de la esclavitud del miedo a la muerte. Desde el momento en que nacemos, la muerte se convierte en nuestro destino.

Pero la maravilla de la resurrección es que la muerte ha sido derrotada. Gracias a Dios, 2 Corintios 5:8 dice, Confiamos, y quisiéramos más bien ausentarnos del cuerpo, Y PRESENTARNOS ANTE EL SEÑOR.

Las cristianas no tenemos que tenerle miedo a la muerte. Cristo ya fue delante de nosotras, y nos llevará al cielo con Él. La muerte NOS LIBERA para que experimentemos la gloriosa presencia de Dios. Ninguna enfermedad puede derrotarnos. Ningún desastre nos puede robar de la vida eterna.

No dejes, que el miedo a la muerte, te impida experimentar la vida plena y abundante… QUE JESÚS NOS DA. ¡SI! La muerte puede separarnos brevemente de nuestros seres queridos. Pero es la muerte la que nos lleva a la presencia de AQUEL QUE NOS AMA MÁS. ¡La gloria de Dios es Su presencia!

Jesús dice en Juan 14:1-3, 1No se turbe su corazón. Ustedes creen en Dios; crean también en Mí. 2 En la casa de mi Padre hay muchos aposentos. Si así no fuera, ya les hubiera dicho. Así que voy a preparar lugar para ustedes.

3 Y si me voy y les preparo lugar, vendré otra vez, y los llevaré conmigo, PARA QUE DÓNDE YO ESTÉ, también ustedes estén.

Cuando los días se vuelvan oscuros, cuando la depravación se intensifique, cuando la persecución venga, y cuando la gente quiera saber la razón de tu esperanza, tú les puedes decir simplemente, “La razón, que tengo esperanza en mi corazón, ES JESUCRISTO. Él es la solución al vacío que había en mí.

Ya no estoy obsesionada por mis errores pasados porque han sido lavados por Su sangre en el Calvario. En Jesús tengo al Amigo con el cual puedo hablar todo el tiempo. Y sé que viviré con Él para siempre”. ¡Esta es la esperanza que Pedro quiere que compartamos!

A lo mejor no puedas contestar teológicamente, todas las preguntas que te hagan, pero cuando las dificultades se te vienen, tú puedes decir, “Esta es mi historia. Yo me sentía vacía. Me sentía sola. Yo era culpable. Yo tenía ansiedad… igual que tú. Pero Jesús vino a mi vida. Me ha cambiado completamente.

No lo puedo explicar… ni lo puedo entender. Pero lo que sí puedo compartir contigo es que ¡JESUS ME SALVÓ! Por lo tanto, aunque todavía no soy la mujer que debiera ser… NO SOY LA MUJER QUE SOLÍA SER.

Como el mundo no tiene esperanza – Y PORQUE EL MUNDO ESTA PERPLEJO CON AQUELLAS DE NOSOTRAS, QUE SI LA TENEMOS -- debemos de estar preparadas para dar explicaciones de nuestra confianza y alegría. El mundo quiere saber… ¿Por qué tratas a Cristo con tanta reverencia? ¿Cómo es que tienes esperanza ante tanta dificultad?

¡TU ESPERANZA CONFUNDE AL MUNDO! ¿Estás preparada a vivir una vida que se destaca… que sobresale… que brilla en nuestro mundo caído? ¿Estás preparada a contestar sus preguntas?

¡ASÍ QUÉ! YA VIMOS LO QUE SIGNIFICA CULTIVAR EL AMOR, Y DAR TU TESTIMONIO, AHORA VAYAMOS A NUESTRA TERCERA Y ÚLTIMA PARTE…

III. MANTÉN UNA BUENA CONCIENCIA – 1 Pedro 3:16-18

16 Tengan una buena conciencia, para que sean avergonzados aquellos que murmuran y dicen que ustedes son malhechores, y los calumnian por su buena conducta en Cristo. 17 Es mejor que ustedes sufran por hacer el bien, si Dios así lo quiere, que por hacer el mal.

18 Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el Justo por los injustos, para llevarnos a Dios.

La palabra “conciencia” en español viene de dos raíces del latín: el prefijo con, y la palabra ciencia, que significa saber. La conciencia ES ESE JUEZ INTERNO, que nos da testimonio… que nos permite estar conscientes del bien y del mal… ya sea aprobando nuestras acciones, o acusándolas.

A la conciencia se le puede comparar con una ventana que permite que entre la luz de la verdad de Dios. Si insistimos en desobedecer, la ventana se ensucia más y más, hasta que la luz ya no puede entrar. Esto lleva a una “conciencia sucia”.

Una “conciencia sucia” es aquella contra la cual se ha pecado tanto que ya no es sensible a lo que es bueno, o a lo que es malo. Incluso es posible que la conciencia esté tan endurecida, que apruebe cosas que son malas, Y QUE ACUSE, cuando la persona hace el bien.

Conforme la creyente estudia la Palabra de Dios, y entiende mejor la voluntad de Dios, su conciencia se vuelve más sensible al bien y al mal. ¿Cómo puede ayudar UNA BUENA CONCIENCIA A LA CREYENTE en tiempos de pruebas y oposición?

Para empezar, la fortifica con valor porque sabe que está bien con Dios y los hombres. Así que no tiene nada que temer.

PAUSA

Inscrito en el monumento de Martín Lutero en la Ciudad de Worms, Alemania, están sus valientes palabras dichas ante el concilio eclesiástico del 18 de abril de 1521: “Aquí estoy. No puedo hacer otra cosa. Que Dios me ayude. Amén”. Su conciencia, unida a la Palabra de Dios, le dio el valor para desafiar ¡a toda la iglesia!

Una buena conciencia también nos da paz en el corazón. Y cuando tenemos paz POR DENTRO, podemos enfrentarnos a las batallas POR FUERA. La intranquilidad de una conciencia inquieta divide el corazón y debilita a la persona. ¿Cómo vamos a poder testificar por Cristo con valentía… si nuestra conciencia testifica en contra nuestra?

El Salmo 118:6 dice, El Señor está conmigo; no tengo miedo de lo que simples mortales me puedan hacer. La conciencia nos protege sólo cuando la Palabra de Dios es nuestra GUÍA.

Cuando José servía, como mayordomo en la casa de Potifar, Y SE NEGÓ A PECAR, fue acusado falsamente y metido preso. También los funcionarios del gobierno de Babilonia, se confabularon a meter a Daniel en problemas… ya que su vida y obra eran un testimonio en contra de ellos.

Nuestro Señor Jesucristo, por Su vida ejemplar en la tierra, reveló los corazones y las obras pecaminosas de la gente, ¡Y POR ESO LO CRUCIFICARON! Segundo Timoteo 3:12 dice,También todos los que quieren vivir piadosamente EN CRISTO JESÚS padecerán persecución”.

A fin de mantener una BUENA CONCIENCIA debemos lidiar con el pecado en nuestra vida, Y CONFESARLO INMEDIATAMENTE. Debemos “mantener la ventana siempre limpia.” También debemos dedicarle tiempo a la Palabra de Dios y “permitir que la luz entre”.

18 Porque también Cristo padeció una sola vez por los pecados, el Justo por los injustos, para llevarnos a Dios. Una buena consciencia no depende de lo que hacemos, o no hacemos, sino de lo que Jesús hizo.

Yo puedo tener una buena conciencia, si es que entiendo, que La multa de mis pecados, defectos, y faltas,que son parte de mi historia, fue pagada completamente por Cristo. ¡NADIE SUPO ESTO MEJOR QUE PEDRO!

Lucas 22:60-62 dice, Y en ese momento, mientras Pedro aún hablaba, el gallo cantó.61 En ese mismo instante el Señor se volvió a ver a Pedro, y entonces Pedro se acordó de las palabras del Señor, cuando le dijo: «Antes de que el gallo cante, me negarás tres veces. 62 Enseguida, Pedro salió de allí y lloró amargamente.

Pedro se arrepintió… y Dios lo usó poderosamente. Pedro fue restaurado porque entendió que Jesucristo murió por sus pecados -- sus pecados de traición, rebelión, y blasfemia. Y la misma noche, en que Pedro negaba a Jesús abiertamente, otro discípulo lo traicionaba secretamente.

Mateo 27:3,5 dice, 3Cuando Judas, el que lo había traicionado, vio que Jesús había sido condenado, se arrepintió y devolvió las treinta monedas de plata… 5 Entonces Judas arrojó en el templo las monedas de plata, y después de eso salió y se ahorcó.

Esa misma noche, ambos hombres le fallaron a Jesús. Uno se fue al infierno. El otro, siguió a hacer grandes cosas. ¿Cuál fue la diferencia? Cada uno escogió un árbol. Judas escogió un árbol de donde colgarse a sí mismo. Pedro escogió un árbol donde podía ver a su Salvador… y aferrarse de Él.

Pedro fue perdonado inmediatamente. ¡Y Jesús le dio un gran ministerio!

Y YA PARA TERMINAR…

¿Te esfuerzas tú por promover la armonía en tu iglesia? ¿Buscas la forma de demostrar amor, simpatía y compasión a los miembros del Cuerpo de Cristo? ¿Te das cuenta del poder que tiene la lengua para hacer el bien… y el mal?

¿Aprovechas toda oportunidad para hablarles a otros acerca de Jesucristo? ¿Te das cuenta que sufrir por hacer el bien es parte de la experiencia y testimonio cristiano?

ORÉMOSLE AL SEÑOR

Padre, gracias que Tú nos instruyes a cultivar el amor. Que nos enseñas, que como cristianas, debemos de demostrar compasión y misericordia. ¡Y también ser amigables! Ayúdanos a ser mujeres humildes poniendo a otros por delante de nosotras.

Padre, guarda nuestras bocas para no decir palabras desatinadas, precipitadas, o hasta hirientes. ¡Y a no decir mentiras! Señor, ayúdanos a buscar la paz, y a seguirla. Padre, queremos estar preparadas para dar una respuesta acerca de la esperanza espiritual que tenemos.

Hay tanta gente en este mundo que se siente vacía, sola… que se siente culpable, y que tiene mucho miedo a la muerte. Padre, te pido que toques sus corazones para que se entreguen a Cristo, para que sean salvas, y para que puedan vivir vidas llenas de amor y esperanza. Ayúdanos a mantener una buena conciencia. Que nuestras vidas reflejen siempre la belleza de Tu santidad. En el nombre de Jesús. Amén


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema