¿ERES DIGNA DE ELOGIO? - 1 Pedro 2:4-25

Un contratista de Valparaíso estaba construyendo una casa bien bonita. La construcción del primer piso estaba yendo de maravilla. Pero cuando comenzaron con el segundo piso, no tuvieron más que problemas. Ninguno de los materiales de la MADEDERÍA encajaba bien. Finalmente, descubrieron el problema.

¡Estaban trabajando de dos planos diferentes! Pero una vez que se deshicieron de los viejos planos -- todo fue de lo más bien -- y terminaron la construcción sin más contratiempos.

Muchas veces, los cristianos dificultan la construcción de la iglesia porque están siguiendo los planos equivocados. Cuando Salomón construyó su templo, sus trabajadores siguieron los planos, tan al pie de la letra, que todo encajó en su sitio.

Si todos siguiéramos los PLANOS, que Dios nos ha dado en Su Palabra, podríamos trabajar juntos, sin pleitos y desavenencias, construyendo la iglesia de Cristo… para Su honor y gloria.

EMPECEMOS EN ORACIÓN

Padre Santo, gracias que podemos venir a Ti en este momento… y en todo momento. Tú nos hablas por medio de Tu Palabra. Tu Palabra ilumina nuestro camino. Tu Palabra es el alimento espiritual que nos nutre y nos ayuda a vivir vidas armoniosas y victoriosas.

Señor, obra en nuestras vidas de tal manera que la gente pueda verte brillar a través nuestro. Ayúdanos a deshacernos del egoísmo y del pecado, que no nos deja conformarnos a la imagen de nuestro Salvador. En el nombre de Jesús, Amén.

El título de este mensaje es ¿ERES DIGNA DE ELOGIO? Y está dividido en dos lecciones: (I) LAS PIEDRAS VIVAS; (II) LA SUMISIÓN

¡ASÍ QUÉ! COMENCEMOS CON LA PRIMERA LECCIÓN…

I. LAS PIEDRAS VIVAS – 1 Pedro 2:4-12

4 Acérquense a Él, a la piedra viva que los hombres desecharon, pero que para Dios es una piedra escogida y preciosa. 5 Y ustedes también, como piedras vivas, sean edificados como casa spiritual y sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales que Dios acepte por medio de Jesucristo.

Como Pedro estaba pensando en términos de un edificio, y de materiales de construcción, que no nos sorprenda que nuestro Señor sea presentado, simbólicamente, COMO UNA PIEDRA. Primero, ÉL ES ESA PIEDRA VIVA – no es una piedra muerta e inanimada -- sino UNA que vive en el poder de la vida eterna.

Aunque parezca increíble, Cristo fue rechazado por los hombres. En sus planes egoístas y poco profesionales, hombres insignificantes y de poca visión, no encontraron lugar para su Creador y Redentor. Así como no hubo lugar para Él en el albergue, ASÍ MISMO, no hay lugar para Jesús en el plan de sus vidas.

Pero no es la opinión del hombre la que cuenta. A los ojos de Dios, el Señor Jesucristo es el ESCOGIDO Y PRECIOSO. Él es escogido, no solo como la ÚNICA PIEDRA ADECUADA SINO COMO LA PIEDRA INDISPENSABLE. Y Su valor para Dios es inestimable. ¡ÉL ES PRECIOSO! ¡NADA SE LE COMPARA!

Si vamos a ser usadas en el programa de construcción de Dios, debemos de entregarnos a Cristo primero. Nuestra única aptitud -- para ser material de construcción -- viene de nuestra identidad con Jesús. ¡Solo somos importantes cuando contribuimos a Su gloria!

PAUSA

A lo largo de mi vida, he acumulado montones de cosas. Tengo cajas de cajas de cosas, que en una época fueron importantes para mí. Pero con el pasar del tiempo, han perdido su encanto. Y como coleccionista que soy, me he dado cuenta que la emoción está en buscar y comprar “ESA COSA NUEVA” para añadirla a mi colección.

Y una vez que la tengo , entonces me puedo concentrar de nuevo en la búsqueda de la próxima pieza para mi colección. Y mientras amontonamos cosas, nos damos cuenta de lo que realmente vale la pena. ¡LO QUE ES REALMENTE PRECIOSO! A decir verdad, con el tiempo he aprendido, que las cosas más preciosas en la vida, no son las cosas materiales.

Más bien, son la gente que me quiere -- Y QUE SON PARTE DE MI VIDA ,-- las que son preciosas. Cuando me encuentro diciendo en mi corazón, “No sé lo que haría sin ella… o sin él,” entonces sé que él o ella es indudablemente preciosa para mí.

6 Por eso dice la Escritura: ¡Miren! Yo pongo en Sión la principal piedra angular, escogida y preciosa; Y EL QUE CREA EN ELLA no será avergonzado.

¿Sientes, a veces, que tu vida se está desmoronando? Aun hoy en día, ¿sientes que el mundo alrededor tuyo se está cayendo a pedazos? Si es así, pensemos por un momento, acerca de la Vida y la Esperanza Viva que tenemos en Jesús, nuestra PIEDRA ANGULAR.

Debido a lo que Cristo hizo por nosotras en la cruz, hemos sido liberadas de nuestro pasado, y perdonadas completamente. ¡Ahora nuestra vida tiene propósito! ¡Tiene significado! En esta vida, ya no estamos solas, o aisladas, o viviendo independientemente de Dios.

Somos amadas incondicionalmente, y aceptadas en la familia de Dios. Esto significa, que no tenemos que tenerle miedo al futuro, ¡porque nosotras tenemos esperanza en Cristo! Él es suficiente para cada una de nuestras heridas, para cada uno de nuestros hábitos, para cada reto, y para cada prueba de la vida.

Pero lo primero que tenemos que escoger… es edificar nuestras vidas en la Roca. A pesar de que fue rechazado por otros, SI JESÚS ES LA PIEDRA ANGULAR EN TU VIDA, tendrás fuerza, significado, y estabilidad.

A lo mejor te estás preguntando hoy día, ¿por qué mi vida no parece encajar? ¿Por qué las cosas no están saliendo de la forma como las planeé? Si estás tratando de edificar tu vida SIN JESÚS, la Piedra Angular, todo terminará desmoronándose a las finales.

7 Para ustedes, los que creen, Él es de gran valor; pero para los que no creen: La piedra que desecharon los edificadores ha llegado a ser la piedra angular, 8 y también: Una piedra de tropiezo… y una roca que hace tropezar. PORQUE AL SER DESOBEDIENTES, ellos tropiezan en la Palabra, para lo cual estaban ya destinados.

Sabemos que CRISTO es la PIEDRA VIVA, la PIEDRA ANGULAR PRECIOSA, y que aquellos que lo rechacen, terminarán tropezando y cayendo.

¿Pero qué hay de aquellos que sí creen en Jesús? Pedro usa una metáfora especial para los creyentes. Los llama PIEDRAS VIVAS, que están siendo edificadas como una casa espiritual.

¿Y de dónde se le ocurrió a Pedro esta ilustración “comparando a la gente de Dios con un edificio”? Se acuerdan en Mateo 16:16, cuando Pedro confesó: “¡Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios Viviente!” ¿Y Jesús contestó con las famosas palabras del versículo 18, “Yo te digo que tú eres Pedro, Y SOBRE ESTA ROCA, edificaré mi iglesia”.

Ha habido muchos malentendidos, con respecto a la declaración que Jesús le hizo a Pedro, después de su confesión ¡DE QUIEN ERA JESÚS! Jesús habló acerca de esta roca, que sería el cimiento, en la cual Su iglesia sería edificada.

Pero lo que tenemos que entender, es que Jesús no estaba diciendo que Pedro era la roca, sobre la cual Cristo edificaría Su iglesia. Si la iglesia hubiera sido edificada sobre Pedro, definitivamente, que no habría sobrevivido. Unos versículos más adelante, Jesús estaba llamando a Pedro… Satanás. Y eventualmente, Pedro negaría conocer a Jesús.

Más bien, Jesús edificaría Su iglesia sobre la confesión DE QUIEN ERA ÉL. Él estaba usando un juego de palabras, involucradas con el nombre de Pedro. El nombre de Pedro viene de la palabra griega “roca”. Pero la palabra para Pedro, que Jesús usa es PETROS”, que significa “pequeña roca” o “piedrita”.

Más bien, la palabra que Jesús usó para “ROCA” cuando dijo, Y SOBRE ESTA ROCA, edificaré mi iglesia”, es la palabra griega PETRA, que significa, “UNA GRAN ROCA”. La confesión de Pedro fue la GRAN ROCA sobre la cual Cristo edificaría Su iglesia.

¡Así que! El proyecto de construcción continúa. Cristo está en el proceso de edificar Su iglesia – con piedras muertas – que fueron sacadas de la cantera del hoyo del pecado, Y TRAÍDAS A LA VIDA COMO PIEDRAS VIVAS, y luego colocadas en Su gloriosa estructura, LLAMADA LA IGLESIA.

Cada vez que alguien confía en Cristo, como su Salvador, una piedra más es colocada en esa iglesia, “VIVA Y CRECIENTE”. Quiero que entiendas, que ser una piedra, en un edificio de muchas piedras, no te quita tu valor ni tu significado. En realidad, ¡lo mejora! ¡Tú representas una parte vital del desarrollo del plan de Dios!

Sin ti, ¡algo faltaría! La pared estaría debilitada. Nunca subestimes TU PARTE TAN ESENCIAL en la comunidad de Cristo.

9 Ustedes son linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios, para que anuncien los hechos maravillosos de Aquel que los llamó de las tinieblas a Su luz admirable.

10 Antes, ustedes no eran un pueblo; ¡pero ahora son el pueblo de Dios; ANTES NO HABÍAN SIDO COMPADECIDOS, pero ahora ya han sido compadecidos.

En estos versículos, PEDRO NOS DA OTRA ANALOGÍA. No solo somos piedras vivas en la casa espiritual de Dios, sino también somos “un sacerdocio santo.”

Originalmente, DIOS PLANEÓ,que Israel fuera un ejemplo para el mundo -- de las bendiciones, que Él les daría, a todos aquellos que lo hicieran su Dios. El escogió a Israel para que fuera Su luz al mundo.

Pero los judíos abandonaron los caminos de Dios, y siguieron a otros dioses. No llevaron la luz de Dios al mundo. Más bien, se gloriaron ellos en el hecho de que Dios los había escogido.

Las bendiciones, que Dios le ofreció a Israel, han sido ofrecidas AHORA a la iglesia. ¡Nosotras somos un sacerdocio real! Y así como el TRABAJO DEL SACERDOTE es el de llevar a la gente a Dios, y Dios a la gente, nuestro trabajo es de representar a Dios al mundo.

Dios nos ha llamado de las tinieblas a Su luz. Así que, nosotras debemos declarar Sus alabanzas A AQUELLOS QUE ESTAN OBSERVANDO NUESTRAS VIDAS, y maravillándose de nuestra fuerza, nuestra esperanza, y nuestro gozo.

Jesús se declaró, ASÍ MISMO, “como la luz del mundo.” Y Él nos ha hecho “ A NOSOTRAS” “la luz del mundo” también. Mateo 5:14 dice, “Una ciudad asentada sobre un monte no se puede esconder.” ¡NOSOTRAS DEBEMOS SER SUS EMBAJADORES Y SUS TESTIGOS!

¡Qué bendición es pertenecerle al Padre de las luces! Y que privilegio es testificar de Su bondad a un mundo, que está desesperado por recibir amor y perdón.

Me encanta lo que D. L. Moody, conocido evangelista americano, dice acerca de la luz. “Los faros no tocan campanas ni disparan cañones para llamar la atención a su resplandor. ¡ELLOS SIMPLEMENTE BRILLAN!”

11 Amados hermanos, como si ustedes fueran extranjeros y peregrinos, les ruego que se aparten de los deseos pecaminosos, que batallan contra el alma.

Como creyentes, somos extranjeras y peregrinas en este mundo, porque nuestro verdadero hogar está con Dios. El cielo no es esa existencia en una nube rosada con un harpa, popularizado por los chistes o los cómicos. ¡NO! ¡EL CIELO ES DÓNDE DIOS VIVE!

La vida en el cielo opera de acuerdo con los principios y los valores de Dios. ¡EL CIELO ES ETERNO E INQUEBRANTABLE! El cielo viene a la tierra en el simbolismo del santuario judío (es decir, del tabernáculo… del templo), donde la presencia de Dios habitaba.

Y vino de una forma más completa en la Persona de Jesucristo. “Dios con nosotros.” Y penetró al mundo entero cuando el Espíritu Santo vino a vivir en cada creyente. Algún día, después de que Dios juzgue y destruya todo pecado, EL REINO DEL CIELO GOBERNARÁ SOBRE TODOS LOS RINCONES DE LA TIERRA.

Juan vio ESTE GRAN DÍA VENIR en su visión en el Apocalipsis 21:3, cuando exclamó, “Aquí está el tabernáculo de Dios con los hombres. El vivirá con ellos, y ellos serán Su pueblo, y Dios mismo, estará con ellos y será su Dios.”

Nuestra verdadera lealtad DEBERÁ SER A NUESTRA CIUDADANÍA EN EL CIELO, y no a nuestra ciudadanía aquí -- porque la tierra será, algún día, destruida. Nuestra lealtad debe de ser a la verdad de Dios, al estilo de vida de Dios, y a su gente devota.

Como nosotras somos leales a Dios, muchas veces, nos sentimos como extranjeras en este mundo, que prefiere ignorar a Dios.

12 Mantengan una buena conducta entre los “no creyentes” para que, aunque los acusen de malhechores, al ver las buenas obras de ustedes, glorifiquen a Dios el día que Él nos visite.

Este consejo de Pedro es muy parecido a lo que Jesús dijo en Mateo 5:16, “Que la luz de ustedes alumbre delante de todos, para que todos vean sus buenas obras y glorifiquen a su Padre, que está en los cielos”.

Si tus acciones son irreprochables, hasta la gente más hostil terminará alabando a Dios. Los lectores de Pedro estaban dispersos entre los “gentiles no-creyentes”, que estaban dispuestos a creer y propagar las mentiras viciosas, que se hablaban, acerca de los cristianos.

Un comportamiento atractivo, gentil y recto, por parte de las cristianas, puede demostrar que los rumores son falsos, y hasta puede atraer a algunos de los críticos “no-salvos” a entregarse a nuestro Señor.

No descartes a la gente… que no parece entender el cristianismo. Más bien, MUESTRA A CRISTO EN TU VIDA. Puede que llegue el día, que aquellos que te critican, se unan a ti en alabanzas a Dios.

¡ASÍ QUÉ! YA VIMOS LA MARAVILLA DE LAS PIEDRAS VIVAS… AHORA VAYAMOS A NUESTRA SEGUNDA LECCIÓN…

II. LA SUMISIÓN – 1 Pedro 2:13-25

Aquí es donde el enfoque de la carta de Pedro cambia – DE LO TEOLÓGICO A LO PRÁCTICO. Hasta este momento, Pedro les había explicado a los creyentes, como vivir vidas santas, revelándoles SU POSICIÓN como la gente escogida de Dios.

Ahora Pedro les ofrece consejos prácticos de cómo vivir vidas santas en un mundo impuro, y muchas veces, hasta hostil. Como creyentes, que hemos recibido la misericordia de Dios, debemos de vivir vidas dignas del llamado de Dios.

13 Sométanse por causa del Señor a toda autoridad humana, ya sea al REY como suprema autoridad, 14 o a los gobernadores, que él envía para castigar a los que hacen el mal, y reconocer a los que hacen el bien.

15 Porque esta es la voluntad de Dios: que, practicando el bien, hagan callar la ignorancia de los insensatos.

16 Hagan uso de su libertad, pero no la usen como pretexto para hacer lo malo, SINO PARA SERVIR A DIOS. 17 Respeten a todos. Amen a los hermanos. Teman a Dios y respeten al rey.

Recuerden que Pedro escribió esta carta… para recordarles a sus lectores, EN ASIA MENOR, que Jesucristo era la verdadera fuente de esperanza en tiempos dolorosos. ¡Y SÍ QUE ERAN TIEMPOS DOLOROSOS! Estos cristianos estaban dispersos… estaban siendo maltratados, encarcelados y esclavizados.

Habían sido rechazados por sus familias. Señalados por sus empleadores. Atacados por las fuerzas policiacas, que debían de protegerlos. Además de estas pruebas diarias, todos ellos estaban viviendo bajo el gobierno del emperador NERÓN, que se estaba volviendo cada vez más loco, y más anti-cristiano.

Por eso… Cuando Pedro dice en su carta “que se sometan por causa del Señor a toda autoridad humana”... ¡Guau! ¡SUENA FUERTE, ¿NO ES CIERTO?

La palabra “someterse” en el griego, es un término militar, que describe tenerdeferencia” o “consideración” a los deseos de otro. Significa someterse a la autoridad de otra persona. Someterse al gobierno humano -- requiere nuestra obediencia civil, como bien dice Jesús en Mateo 22:21, “Den a César lo que es de César.”

Esto involucra orar sinceramente por nuestras autoridades, sin importar si estamos de acuerdo ¡o no! CON SUS POLÍTICAS. Y también significa vivir honorablemente y pacíficamente en tu propio medio. Los creyentes deben de ser ciudadanos modelos, y no rebeldes sociales… o inadaptados.

A pesar de la corrupción y la idolatría, las autoridades existentes deben de ser respetadas y apoyadas.

DETRÁS DE ESTE MANDATO DE PEDRO… A QUE NOS SOMETAMOS… podemos ver un principio bien importante en cuanto a la sumisión. En el contexto de hoy en día, nosotras nos debemos de someter al presidente o al primer ministro, aunque no hayamos votado por él, ni por su partido político.

Y nosotras nos debemos de someter a las decisiones de los legisladores, aun cuando pensemos que sus leyes no tienen sentido, O QUE SON EXCESIVAS. En resumidas cuentas, no nos sometemos por ser unas nacionalistas ciegas, sino más bien, porque somos “siervas de Dios”. Y como tal, nuestra obligación es de servir a Dios.

Y para hacerlo, necesitamos vivir de tal manera, que le demos honor al Nombre de Dios en la ciudad, en el campo, o donde sea. Él se merece toda nuestra adoración y devoción. Debemos de considerar Su voluntad, ¡COMO SUPREMA!

Debemos honrar y respetar a toda persona, independientemente de su fe, de su estilo de vida malo, o de su actitud hacia los cristianos. Al mismo tiempo, debemos amar incondicionalmente a los hermanos en la fe. La palabra para este amor es ágape – que es un amor incondicional – un amor al estilo de Cristo.

¡Seamos realistas! La Biblia nunca insinúa,que nuestros gobernantes serán perfectos, y que nuestra sumisión civil, deba de ser condicional, SI ES QUE EL GOBIERNO NO MODELA LA VIRTUD Y LA MORALIDAD CRISTIANA.

¡NO! Recuerden que, en los tiempos de Pedro, el imperio romano NO ERA PRECISAMENTE una monarquía benevolente… ni era pro-cristiana. Un porcentaje de los impuestos, que los cristianos tenían que pagar, contribuía a la construcción de templos paganos, y financiaban guerras injustas.

Además, NERÓN era conocido por su crueldad hacia los cristianos. Esta combinación planteaba un dilema para Pedro y sus lectores. ¿Cómo honra uno a toda la gente, ama a los hermanos y hermanas en la fe, teme a Dios, y honra a este rey en particular?

¿No deberían de negarse a pagar impuestos, que apoyaban a un gobierno tan opresivo? ¿O tal vez, debían alzarse en armas y resistir al gobierno de dicho líder? ¡PEDRO DICE QUE NO! Que la Escritura no promueve las rebeliones ni la anarquía.

Pero el llamado de Pedro a someterse a un gobierno establecido, no significa que Dios respalda a un gobernante en particular. Ni aprueba las leyes que desafían Su voluntad. Los creyentes no están obligados a seguir las leyes que están en conflicto con la voluntad revelada de Dios.

¿Se acuerdan de lo que Pedro y los apóstoles dijeron en Hechos 5:29? “Es necesario obedecer a Dios antes que a los hombres”. La Biblia no instruye -- que la gente de Dios se deba de quedar callada ante las injusticias sociales y políticas.

Por eso vemos, en Marcos 6:17-18, a Juan el Bautista diciéndole a Herodes, “No te es lícito tener a la mujer de tu hermano.” En los casos, en que Dios le ha dado un mandato a Su pueblo – como el de predicar el evangelio y rehuir la idolatría – los creyentes deben de obedecer a Dios, en vez de a los líderes humanos.

Pero al hacerlo, también tienen que estar listos a sufrir las consecuencias legales por dicha desobediencia y crítica.

¡CLARAMENTE! DEBEMOS DE SOMETERNOS A UN GOBIERNO HUMANO – CON SABIDURÍA Y EN ORACIÓN. También debemos de considerar cuidadosamente nuestra respuesta a la injusticia, y a las maldades de dicho gobierno.

La respuesta NO ES la de seguir las intenciones de un tirano impío, mientras agitamos las banderas del patriotismo. ¡NO! ¡Eso deshonraría a Dios, a la iglesia, y al mundo!

Ni debemos de atrincherarnos, y hacer guerra contra los oficiales de un gobierno corrupto, si vienen a tocarnos a la puerta, para que paguemos nuestros impuestos… o con una orden de inspección. ¡Esto deshonraría al rey, y traería reproche a Cristo!

Entre estos dos extremos, vivimos en una tensión constante con los mandatos, aparentemente imposibles, de Pedro: Respeten a todos. Amen a los hermanos. Teman a Dios. Respeten al rey. SOLO LA SABIDURÍA QUE DIOS NOS DA, nos puede ayudar a vivir apropiadamente en medio de esta tensión.

¡Así qué! Después de lidiar con el tema “DE LA SUMISIÓN A LAS AUTORIDADES”, AHORA Pedro se concentra EN OTRO GRUPO EN PARTICULAR, CON RESPECTO A LA SUMISIÓN, que era muy común en el siglo primero: LOS ESCLAVOS. Pedro los llama aquí “criados”.

18 Ustedes los criados, muéstrense respetuosos con sus amos; no sólo con los que son buenos e indulgentes, sino también con los que son difíciles de sobrellevar. 19 El soportar sufrimientos injustos es digno de elogio, si quien los soporta lo hace por motivos de conciencia delante de Dios.

20 Porque ¿qué mérito hay en soportar malos tratos por hacer algo malo? Pero cuando se sufre por hacer el bien, y se aguanta el castigo, entonces sí es meritorio ante Dios. 21 Y ustedes fueron llamados para esto. Porque también Cristo sufrió por nosotros, con lo que nos dio un ejemplo para que sigamos sus pasos.

En este pasaje, Pedro se dirige a los esclavos creyentes, que había en las congregaciones, y de nuevo recalca la importancia de la sumisión. Algunos esclavos, recién convertidos, pensaban que su libertad espiritual también garantizaba libertad personal y política, y creaban problemas para sí mismos y en las iglesias.

En la actualidad, no hay esclavos creyentes, al menos, no en el sentido del Nuevo Testamento. Pero lo que Pedro escribió, en efecto, se aplica a los empleados también.

Debemos de ser sumisas a los que están sobre nosotras, sean ellos bondadosos con nosotras, ¡o no! Los empleados creyentes nunca deben de aprovecharse de los patrones creyentes. Cada trabajador debe de rendir un buen día de trabajo y ganarse honradamente su paga.

A veces, un empleado cristiano puede sufrir daño, por parte de un compañero de trabajo, o por un supervisor incrédulo. Pero, por causa de la conciencia debe “soportarlo” aun cuando no sea él el equivocado.

La relación del creyente con Dios es mucho más importante que su relación con los hombres. Se necesita dominio propio para soportar crítica, cuando uno es inocente. Pero se necesita un creyente dedicado para soportarlo, cuando él tiene la razón. Dios puede darnos la gracia para someternos y “soportarlo”, y de esta manera glorificar a Dios.

Por supuesto, la tendencia humana es de desquitarnos y exigir nuestros derechos. Pero esa es la respuesta natural del no-creyente. Nosotros debemos hacer mucho más que ellos. ¡Cualquiera puede desquitarse! Pero se requiere, un creyente lleno del Espíritu Santo, para someterse y permitir que Dios libre sus batallas.

La exhortación de Pedro, a que se sometan, tiene sentido cuando la conectamos con nuestro llamado a brillar -- COMO REFLEJO DEL CARÁCTER DE CRISTO, en un mundo oscuro y SIN DIOS. Pedro aclara este punto, cuando lo relaciona con el sufrimiento injusto de Cristo.

22 Cristo no cometió ningún pecado, ni hubo engaño en su boca. 23 Cuando lo maldecían, no respondía con maldición. Cuando sufría, no amenazaba, sino que remitía por su causa al que juzga con justicia.

PAUSA

¡A VER! ¿Cuál es la diferencia entre ganadores y perdedores? Cualquiera que sea la circunstancia, TU ACTITUD te ayudará a determinar si vas a tener éxito, ¡o no! No, no estoy hablando de algo súper optimista. Estoy hablando de cómo lidiar con la decepción y la desilusión… confiando y teniendo fe en Dios

Romanos 5:3-5 dice, “Nos regocijamos en los sufrimientos, porque sabemos que los sufrimientos producen resistencia. 4 la resistencia produce un carácter aprobado, y el carácter aprobado produce esperanza.

5 Y esta esperanza no nos defrauda, porque Dios ha derramado su amor en nuestro corazón por el Espíritu Santo que nos ha dado.”

La forma de evitar las decepciones de la vida es de dejar que Dios edifique tu carácter. Y si quieres que Dios edifique tu carácter, tienes que aprender a lidiar con los problemas y las decepciones de la vida CON UNA BUENA ACTITUD.

¡Eso es exactamente lo que Jesús hizo! Cuando lo maldecían, no respondía con maldición; cuando sufría, no amenazaba. ¡SIGUE SU EJEMPLO! No busques vengarte. Deja que Dios se ocupe de todos aquellos que te maltratan.

24 Él mismo llevó en Su cuerpo nuestros pecados al madero, para que nosotros, MUERTOS YA AL PECADO, vivamos para la justicia. Por sus heridas fueron ustedes sanados. 25 Porque ustedes eran como ovejas descarriadas, pero ahora se han vuelto al Pastor, que cuida de Sus vidas.

Nadie ha sufrido más injustamente QUE CRISTO. El único Hombre perfecto, ¡QUE HA VIVIDO, fue incomprendido por Sus oyentes. Difamado por Sus enemigos. Abandonado por Su familia. Traicionado por Sus amigos. Desamparado por Sus discípulos. Torturado por los agentes de la ley. Y ejecutado por los políticos.

El único Ser en la historia, QUE TENÍA DERECHO A QUEJARSE, se quedó callado. El único Hombre, que podía haber llamado a Dios a que juzgara a Sus enemigos, soportó silenciosamente un TRATO INMERECIDO.

Y Él hizo todo esto, NO PARA SÍ MISMO, sino a favor nuestro -- muriendo en nuestro lugar en la cruz – el Justo por el injusto. El sanó nuestras almas para que nosotras pudiéramos vivir una nueva vida de justicia.

Pedro llama a sus lectores – E INCLUSO A NOSOTRAS MISMAS -- a someternos voluntariamente a las autoridades, aun cuando estos se comporten injustamente.

PERO ÉL NO HACE ESTE LLAMADO simplemente para mantener la paz, o defender un sistema mundial. ¡NO! Más bien, él apunta a Jesucristo como nuestro ejemplo. EN POCAS PALABRAS, cuando seguimos el ejemplo de Cristo, podremos tener una esperanza inquebrantable, durante los tiempos difíciles.

Y YA PARA TERMINAR…

Ninguna de nosotras ESTAMOS SUFRIENDO PERSECUCIÓN, a manos de un gobierno civil. Pero como cristianas, en una sociedad cada vez más pluralista, QUE SE ESTÁ VOLVIENDO MENOS TOLERANTE HACIA EL CRISTIANISMO, nos enfrentamos a tratos injustos por instituciones políticas y sociales.

Con el rápido deterioro de los valores cristianos, es muy probable que suframos MALOS TRATOS en nuestro lugar de empleo, debido a nuestro compromiso con Cristo. En ambos casos, nuestra primera reacción es siempre la de querer defendernos… o la de dar nuestra opinión.

PERO PIENSA POR UN MOMENTO. ¿Cuándo fue la última vez que estuviste dispuesta a afrontar las consecuencias por la causa de Cristo? ¿Cuándo fue la última vez que sometiste TUS DERECHOS deliberadamente para seguir el ejemplo de Cristo?

¿Cuál es tu “reacción” cuando alguien te trata injustamente? ¿Contraatacas inmediatamente? ¿Buscas la forma de vengarte? En tu experiencia, ¿cuáles han sido los EFECTOS NEGATIVOS de esas reacciones?

Y basado en tu conducta, ¿cómo perciben los no-creyentes, a los cristianos y al cristianismo”? En vez de enfrentarnos al mundo, listas para darle un puñetazo en el estómago, Cristo nos dice que pongamos la otra mejilla.

QUE NO SEA EL MUNDO EL QUE NOS DICTE SU SENTIDO DE LO QUE ES BUENO Y LO QUE ES MALO. Nosotras nos sometemos al señorío del LÍDER PERFECTO… AL SEÑORÍO DE JESUCRISTO, que nos ha dado el ejemplo de cómo someter nuestros derechos, para una gloria mayor.

ORÉMOSLE AL SEÑOR

Padre, gracias que Jesús es la Piedra Viva… es la Piedra Angular… la Piedra Indispensable en nuestras vidas. Gracias que somos una parte integral de la Iglesia de Cristo. ¡Somos Sus Piedras Vivas! Nuestro Salvador es escogido y precioso.

Gracias a la cruz de Jesucristo, hemos sido liberadas de nuestro pasado, y perdonadas completamente. ¡Ahora nuestra vida tiene propósito! ¡Tiene significado! Gracias a Tu Hijo Jesucristo, ya no estamos solas, aisladas, o separadas de Ti. Tú nos amas incondicionalmente, y nos has aceptado en tu familia.

Padre, queremos respetar a todos. Amar a los hermanos y hermanas. Temerte a Ti, y respetar a las autoridades que has puesto sobre nosotros. Queremos vivir vidas honorables y pacíficas que te den honor y gloria. En el nombre de Jesús, Amén.


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema