¿ES JESUS TU FUERZA? - Salmo 18:1-3, 32

En cada prueba que pasamos, nosotras debemos de encontrar fuerzas… ¡EN UN REFUGIO QUE ES MAS GRANDE QUE NOSOTRAS! Debemos de estar ancladas en la ROCA que es mucho más grande que la prueba que estamos pasando.

 

La única fortaleza segura ES AQUELLA ROCA que es más grande que todas – ¡ES JESUS MISMO! Esta es la gran verdad que David descubrió… y que la escribió en el Salmo 18.

 

El Salmo 18:1-3 dice, Mi Señor, mi fortaleza, ¡yo te amo! Mi Señor y Dios, Tú eres mi roca, mi defensor, ¡mi libertador! Tú eres mi fuerza y mi escudo, mi poderosa salvación, mi alto refugio. ¡EN TI CONFIO! Yo te invoco, Señor, porque sólo Tú eres digno de alabanza; ¡Tú me salvas de mis adversarios!

 

Buscado y perseguido como un animal, David había estado angustiado y en peligro… ¡PERO DIOS LE HABIA PRESERVADO LA VIDA, Y LO HABIA RESCATADO! Gracias a la ayuda de Dios, David no solo había sobrevivido… ¡EL HABIA SALIDO VICTORIOSO!

 

El Salmo 18 es un salmo de alabanza y victoria. Fue escrito y cantado después de que el Señor hizo a David, rey de Israel. Y le dio la victoria sobre las naciones que se oponían a su reinado. Este es un salmo de agradecimiento por todo lo que Dios había hecho por él… ¡Y POR TODO LO QUE DIOS ERA PARA DAVID!

 

Es una gran canción de adoración y alabanza por la intervención divina del Señor… librando a David de las maldades de su enemigo Saúl. Y por haber sostenido a David a través de sus dificultades… ¡DÁNDOLE UN FUTURO LLENO DE ESPERANZA!

 

Al cantarle alabanzas a Dios, David usa metáforas MUY VIVIDAS, como “MI ROCA” (su estabilidad y seguridad). “MI ESCUDO” (el que lo guarda y lo mantiene sano y salvo). “SU FUERZA” (su fuente de poder cuando él es débil) y “SU REFUGIO” (el lugar donde puede ir para protegerse”).

 

En las horas más oscuras de David, el Señor se reveló a sí mismo de estas maneras. Y El quiere revelarse a “Sí Mismo” en nuestras vidas también. No solo cuando estamos angustiadas, en medio de las pruebas… ¡SINO TAMBIEN EN NUESTRAS VICTORIAS!

 

No hay nada más frustrante –CUANDO NUESTRAS CIRCUNSTANCIAS SON ABRUMADORAS… ¡QUE NO PODER HACER NADA AL RESPECTO! No tenemos los suficientes contactos para controlar a la gente que nos está haciendo daño, o de sanarnos de una enfermedad o de una relación rota, o de afianzar nuestra propia seguridad en los momentos difíciles… ¡AUNQUE MUCHAS VECES TRATAMOS!

 

Tratamos de usar la fuerza -- creyendo que si tenemos la suficiente fuerza de voluntad, o si hacemos un gran esfuerzo… ¡O QUE EL DINERO Y EL PODER VAN A ARREGLAR LAS COSAS!

 

… ¡O TERMINAMOS YENDO AL OTRO EXTREMO! Pensamos que nuestros esfuerzos son en vano y nos resignamos a las situaciones desagradables. Es difícil encontrar un balance entre ser pasivamente débil, o demasiado enérgica. ¡REALMENTE NUESTRA IDENTIDAD ES EL ASUNTO!

 

Como Dios nos dice que El odia el orgullo… NO QUEREMOS COGER LA OLLA POR EL MANGO… y manipular las circunstancias para conseguir lo que queremos. Ni tampoco queremos sentarnos sin hacer nada mientras que la maldad hace de las suyas. ¡VERDADERAMENTE NO SABEMOS QUIENES SOMOS! ¿Somos débiles? ¿o somos fuertes? 

 

¿Somos David contra Goliat, o somos David escapándose de Saúl? ¿Somos como Elías avergonzando a 450 sacerdotes de Baal, o somos Elías escapándose de Jezabel? Cómo cristianas, ¿debemos de rugir como leonas? ¿o dejarnos comer por ellas?

¡ES DIFICIL DE SABER! ¡LA PALABRA DE DIOS NOS DA AMBAS IMAGENES! La razón que estamos confundidas es que ambas imágenes son correctas. Nosotras somos débiles. Pero también somos fuertes. No tenemos ningún poder en nosotras mismas. ¡PERO NOSOTRAS NO ESTAMOS EN NOSOTRAS MISMAS!… ¡ESTAMOS EN CRISTO!

 

Como Pablo, nosotras podemos hacer todas las cosas en Cristo que nos fortalece (Filipenses 4:13). Y como Pablo, nos deleitamos en nuestras debilidades (2 Corintios 12:10). TENEMOS UN ESTATUS EXTRAORDINARIO… ¡PERO NO NOS LO HEMOS GANADO!

 

NOSOTRAS PODEMOS SER INCREIBLEMENTE INFLUYENTES EN ASUNTOS DE LA ETERNIDAD, PERO SOLO POR MEDIO DEL ESPIRITU, QUE OBRA DENTRO DE NOSOTRAS.

 

La mente debe de estar disciplinada a entender los dos extremos: NUESTRA FALTA DE PODER POR UN LADO… Y NUESTRA POSICION INDESTRUCTIBLE EN CRISTO… POR EL OTRO.

 

Cuando nos enfocamos en lo primero, nos volvemos indefensas e impotentes. Sin embargo, cuando nos enfocamos en lo segundo… ¡NOS VOLVEMOS ORGULLOSAS! Pero un balance de estos dos nos mantendrá humildes, y cambiará nuestras vidas dramáticamente. Nuestra debilidad le da a Dios la oportunidad de hacernos fuertes.

 

16 Desde lo alto el Señor me tendió la mano y me rescató de las aguas tumultuosas, 17 ¡me libró de los poderosos enemigos que me odiaban y eran más fuertes que yo! 18 Me atacaron en el día de mi desgracia, pero el Señor me dio Su apoyo. Dios intervino y libró a David de las aguas tumultuosas.

 

El rescató a David de sus enemigos que eran demasiado poderosos para él… ¡PERO NO PARA DIOS! ¡DAVID TESTIFICO QUE EL SEÑOR ERA SU APOYO! ¿Sientes que te estás ahogando en tus problemas como en “aguas tumultuosas”? Aunque David se sentía débil y desamparado, él sabía que Dios lo había rescatado de sus enemigos… cuando no había podido defenderse.

Cuando tú quieras que Dios te rescate de tus dificultades “en un dos por tres”, recuerda que Dios puede decidir librarte de ellas… ¡O GUIARTE A TRAVES DE ELLAS! Cualquiera que sea la manera en que Dios decida protegerte… ¡ESA SERA LA MEJOR PARA TI!

 

Cuando te sientas que te estas asfixiando por tus dificultades… ¡PIDELE A DIOS QUE AYUDE, que te sostenga firmemente, y que te proteja. ¡BAJO SU CUIDADO, TU NUNCA ESTARAS DESAMPARADA!

 

32 Dios es quien me infunde fuerzas. ¡DIOS NO PROMETE ELIMINAR LAS DESGRACIAS DE LA VIDA! ¡PERO SI PROMETE “DARNOS” LAS FUERZAS NECESARIAS PARA ENFRENTARLAS! Si Dios no nos diera senderos difíciles para caminar, ni montañas para escalar, ni batallas para pelear…  ¡N0 SE DESARROLLARIA NUESTRO CARÁCTER!

 

Debemos de recordar que El no nos abandona en medio de los desafíos -- SINO QUE SE QUEDA A NUESTRO LADO… ¡NOS ENSEÑA Y NOS DA LAS FUERZAS PARA SUPERARLOS!

 

En la Biblia, la palabra “FUERZA” habla de lo físico. La fuerza era el tema de los salmos y las canciones cuando Israel derrotaba a sus enemigos. Era el genio de Josué, la bendición de Sansón, y la provisión de David. ¡DAVID DEMARCÓ LAS FRONTERAS DE ISRAEL… Y SUPERO LOS OBSTACULOS! ¡TODO ESTO VINO DE DIOS!

 

En la Biblia, la “FUERZA” es también, muchas veces interna. Era la fortaleza DE AQUELLOS que lidiaron con los enormes filisteos o reyes corruptos. Se vio en el celo de Elías, en la audacia de Daniel, y en la perseverancia de Jeremías.

 

Era una señal de la confianza en el poder y la gloria de Dios… ¡Y EL RESULTADO DESEADO DEL MANDATO DE LA BIBLIA DE NO TENER MIEDO! ¡ES LA VALENTIA QUE CRECE DE CONOCER AL TODOPODEROSO! ¡ESTO TAMBIEN VIENE DE DIOS!

 

Cuando Dios le dice a Su gente que lo amen con todas sus fuerzas, El quiere decir que lo debemos amar físicamente y con valentía. Cada pizca de energía que tengamos debe de ser dirigida – DE UNA MANERA U OTRA -- HACIA JESUS… A SU REINO Y SUS CAMINOS. Así como un amor sin entusiasmo por un esposo o un hijo… no es mucho amor que digamos.

 

Así mismo, un amor sin entusiasmo HACIA DIOS es una sombra de la realidad. Amar a Dios a medias, o un poquito… NO ES AMARLO EN ABSOLUTO. La devoción no viene de a poquitos… ¡O ESTA AHÍ O NO ESTA! ¡Y DIOS NOS PIDE QUE ESE AMOR ESTE AHÍ!

 

¡EVALUA TU AMOR POR DIOS!  Si tu amor por El es frio o distante… ¡CORRIGE LA SITUACION! Obviamente, que no podemos fabricar el amor. Pero podemos pedirle al Espíritu Santo… ¡QUE ENCIENDA SU CELO EN NOSOTRAS! QUE CONSUMA TODO NUESTRO SER– Y QUE SEA TAN PROFUNDO… ¡COMO DIOS LO QUIERE!


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema