RUT – UNA MUJER LEAL – RUT 3 - PARTE II - ACTO 3

La última vez que nos vimos, Rut le había propuesto matrimonio a Booz. ¡Uy! ¡Y ÉSTE SE HABÍA PUESTO FELIZ! Obviamente, Booz había aceptado la propuesta sin chistar. ¡Estaba emocionado! ¡No lo podía creer! Con tanto muchacho joven, RUT LO HABÍA ESCOGIDO A ÉL -- un hombre mucho mayor.

ASÍ QUE COMENCEMOS…

Booz le dice a Rut en Rut 3:10-14, ¡Que Dios te bendiga, hija mía, por esto que has hecho! Al final, tu bondad ha sido mayor que al principio, pues no has ido a buscar a otros más jóvenes que yo, pobres o ricos. 11 No te preocupes, hija mía. Yo haré contigo lo que tú me digas, pues toda la gente de mi pueblo sabe que eres una mujer ejemplar.

12 Pero toma en cuenta que, aunque es verdad que yo soy uno de tus parientes cercanos, hay otro aún más cercano que yo. 13 Duerme aquí esta noche; y mañana, cuando sea de día, si él te rescata, está bien; que te rescate. Pero si no te quiere rescatar, yo lo haré. Pongo al Señor como testigo. Ahora descansa, y hasta mañana.

El “pariente cercano” debía casarse con la viuda para proveerle un heredero que continuaría el nombre del difunto marido. También actuaría como su protector, y cuidaría de sus intereses… en cuanto a la propiedad, los derechos y privilegios. El redentor debía comprar de nuevo la propiedad que había caído en manos de otros.

En vez de voltearle la espalda a las dificultades que Noemí y Rut estaban teniendo, Booz hace todo lo posible para aliviar el sufrimiento de sus parientas viudas. Cuando Dios nos muestra una necesidad en la vida de alguien, nosotras también debemos ofrecer apoyo práctico, y espiritual.

Parece fácil, pero en realidad, puede ser más difícil cuando se trata de nuestra propia familia.

A pesar de los inconvenientes que podamos tener cuando cuidamos a alguien de nuestra familia, debemos recordar siempre las palabras del apóstol Pablo a Timoteo en 1 Timoteo 5:8, que dice, Porque si alguno no provee para los suyos, y especialmente para los de su casa, niega la fe y es peor que un incrédulo.

En las respuestas que Booz le da a Rut, vemos como el Señor nos responde a nosotras… cuando lo buscamos para tener una comunión más profunda con Él. ASÍ COMO BOOZ LE HABLA A RUT… ¡ASÍ DIOS NOS HABLA POR MEDIO DE SU PALABRA!

Nuestro Padre celestial y nuestro Redentor están buscando tener una relación más íntima con nosotras. Y nosotras no debemos tener miedo de acercarnos… ¡Y COMPARTIR SU AMOR! Por eso, Santiago 4:8 dice, Acérquense a Dios, y Él se acercará a ustedes.

Si solo nos diéramos cuenta del gran amor… QUE NUESTRO REDENTOR TIENE POR NOSOTRAS… DEJARÍAMOS TODO, y gozaríamos completamente de Su compañía. ֎ ¡BOOZ LE DA SEGURIDAD A RUT! En la oscuridad de la medianoche, Rut no podía ver la cara de Booz.

Pero ella podía escuchar su voz, y esa voz le hablaba palabras gentiles y cariñosas dándole seguridad: “NO TENGAS MIEDO.” Nuestra seguridad no está en nuestros sentimientos, o en nuestras circunstancias… ¡SINO EN LA PALABRA DE DIOS!

¡NO TEMAS! Esta es la palabra de seguridad que el Señor le dio a muchos de Sus siervos en el Antiguo Testamento, como Abrahán, Isaac, Jacob, Moisés, los profetas, y Daniel. Y en el Nuevo Testamento, a José, a Zacarías, a María, los pastores, Pablo y al apóstol Juan.

Tú y yo podemos decir, juntamente con estos gigantes espirituales, en Hebreos 13:6, El Señor es quien me ayuda; no temeré lo que pueda hacerme el hombre. Booz, no solo calma los miedos que Rut tenía, sino que también le hace una promesa con respecto al futuro. Le dice, Yo haré lo que tú me digas. Lo que Dios comienza… ¡ÉL LO TERMINA! Y lo que Él hace… ¡LO HACE BIEN!

Es por eso que Pablo nos dice en Filipenses 1:6, Estoy persuadido de que el que comenzó en ustedes la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo. Definitivamente, que no era la obligación de Rut, DE HACER POR SÍ MISMA, lo que solo Booz podía hacer.

12 Booz le dice, Pero toma en cuenta que, aunque es verdad que yo soy uno de tus parientes cercanos, hay otro aún más cercano que yo. Lo que Noemí había pensado que sería un proceso bastante simple, se había vuelto AHORA en algo mucho más complicado. ¡HABÍA UN HOMBRE EN BELÉN QUE ERA UN PARIENTE MÁS CERCANO TODAVÍA!

Booz no le oculta este problema a Rut– PORQUE NO QUERÍA QUE ELLA REGRESARA A CASA “CON FALSAS ESPERANZAS EN SU CORAZÓN”. La alegría y la paz, que están basadas en la ignorancia de los verdaderos hechos, son solo ilusiones que llevan al desaliento.

La preocupación más importante de Booz era la redención de Rut -- aun si el otro “pariente cercano” la tuviera que redimir. 13 Duerme aquí esta noche; y mañana, cuando sea de día, si él te rescata, está bien; que te rescate. Pero si no te quiere rescatar, yo lo haré. Pongo al Señor como testigo. Ahora descansa, y hasta mañana.

Cuando Dios está en la situación… ¡TODO FLUYE DE MARAVILLA! Si tú tienes que forzar la situación, de seguro que Dios no está en ella. ¡TÚ PUEDES ENCONTRARTE EN UNA SITUACIÓN COMO ESTA! Tu corazón está puesto en un hombre. Crees estar enamorada. Y estás lista para comenzar una relación con él. ¡Y DE REPENTE LA PUERTA SE CIERRA!

¡NO TRATES DE ABRIRLA! Dios no tiene ningún problema en mandarte el hombre perfecto para ti. ¡DIOS NO TIENE LIMITACIONES DE TIEMPO! ¡ÉL SABE LO QUE ESTÁ HACIENDO!

15-17 Pero antes le dijo: Quítate el manto, y sujétalo. Ella lo extendió, y él echó allí seis medidas de cebada, luego se las echó al hombro, y Rut se fue a la ciudad. 16 Cuando llegó con su suegra, ésta le preguntó:

¿Qué pasó, hija mía? Y Rut le contó todo lo que había sucedido con Booz. Y añadió: Me dio estas seis medidas de cebada y me dijo: “Éstas son para que no regreses con las manos vacías.”

Noemí había estado ansiosa por saber el resultado de la aventura de Rut. Ella tenía la seguridad de que Booz resolvería la situación rapidito. Sea cual fuere el resultado… ¡ESTE SERÍA EL DÍA DE LA REDENCIÓN DE RUT!

Rut le enseña a Noemí el obsequio “tan generoso” que Booz les había hecho. Un hombre, que le manda un obsequio “tan espléndido” a su futura suegra… ¡ES CIERTAMENTE UN BUEN PARTIDO! ¡UNA BUENA ELECCIÓN COMO ESPOSO! Simbólicamente, Noemí ya no podía decir que sus manos estaban vacías.

Ahora estaban llenas de la gracia del pariente cercano. ¡NOEMÍ HABÍA HECHO ‘UNA BUENA LABOR’ COMO CASAMENTERA! ¡Y ahora recibiría su recompensa! La anciana viuda podía descansar sabiendo que ella no sería olvidada en el futuro.

18 Entonces Noemí dijo: Espera un poco, hija mía, hasta ver cómo se resuelve este asunto, porque Booz no descansará, hasta dejarlo arreglado. Como Noemí y Rut… “ESTABAN SEGURAS” de que Booz llevaría a cabo lo que él había dicho que haría, “esperaron pacientemente” hasta recibir la buena noticia de que Rut sería una novia.

“Hay un tiempo para actuar, y hay un tiempo para esperar”. Cuando hemos hecho todo lo que debíamos de hacer, debemos esperar a ver lo que Dios va a hacer. Booz tenía la reputación de cumplir con su palabra. ÉL no descansaría hasta terminar este asunto. ¡PERSONAS ASÍ DE CONFIABLES SOBRESALEN EN CUALQUIER ÉPOCA O CULTURA!

¿Eres considerada como alguien que hace lo que promete? Cumplir su palabra y terminar sus obligaciones deben de ocupar “los primeros lugares” en la lista de prioridades de una persona. Sin embargo, desarrollar una “reputación de integridad” se hace paso a paso… acción tras acción

¡ASÍ QUÉ! ¡EL MOMENTO HABÍA LLEGADO! ¡EL ASUNTO SE IBA A RESOLVER! ¡LA BODA SE CELEBRARÍA! ¡EL FUTURO DE LAS DOS VIUDAS ESTABA POR CAMBIAR… DE NO TENER NADA… ¡A TENERLO TODO! ¡HASTA UN BEBÉ! NO SE PIERDAN EL CUARTO Y ÚLTIMO ACTO DE RUT – UNA MUJER LEAL. ¡LAS ESPERO!”


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema