DIOS TE RECUERDA SIEMPRE – Jeremías 2:2,6

Jeremías 2:2 dice, La palabra del Señor vino a mí, y me dijo: 2 Ve y proclama a oídos de Jerusalén lo siguiente: “Así dice el Señor: ‘Me acuerdo de ti, Y DE TU FIDELIDAD CUANDO ERAS JOVEN; de tu amor de novia, cuando me seguías por el desierto, en terrenos no sembrados.”

Aun cuando nuestros corazones se vuelvan fríos hacia Dios, y nuestra devoción por Él se debilite… ¡SU AMOR PERMANECE FIRME! Nosotras podemos olvidar a Dios… ¡PERO DIOS NOS RECUERDA SIEMPRE!

Dios estaba dolido porque la gente de Judá había permitido que sus corazones se distanciaran de Él. Decepcionado, Él compartió Su corazón con Su gente, recordándoles lo bello que había sido cuando comenzaron a amarlo por primera vez. Él se acordaba de como lo habían amado -- COMO UNA NOVIA AMA A SU ESPOSO -- con emoción y alegría.

Él recordaba la bondad, que ellos habían demostrado hacia Él, A LO QUE LO SEGUÍAN VOLUNTARIAMENTE a dondequiera que Él los guiaba. Dios les recordaba del amor que ellos habían sentido por Él -- para que su recuerdo reviviera sentimientos de devoción -- y sus corazones pudieran regresar a Él.

Esto me hace acordar a las palabras -- QUE JESUS LE DIJO -- a la iglesia de Éfeso, en Apocalipsis 2:2-4, “Yo conozco tus obras, tu arduo trabajo y tu paciencia. Sé que no soportas a los malvados.

3 POR CAUSA DE MI NOMBRE HAS RESISTIDO, has sufrido y trabajado arduamente, sin rendirte. 4 ¡PERO TENGO “CONTRA TI” QUE HAS ABANDONADO TU PRIMER AMOR!

¿Te acuerdas de aquellos tiempos en que amabas al Señor “más” de lo que lo amas ahora? ¿Te acuerdas de los momentos cuando tu amor por Él era real y fresco y vital? ¿Han cambiado las cosas? ¿Se te hacen pesados tus momentos de oración ahora? ¿Se te hace la iglesia aburrida? ¿Se han vuelto “LAS COSAS DE DIOS” en una carga para ti?

¿Te acuerdas?... diría Dios… ¿Cómo era cuando realmente me buscabas? ¡SI! Yo sé que han habido momentos difíciles… ¿PERO TÚ ME AMABAS Y ESTABAS TOTALMENTE DEDICADA A MÍ? ¿QUÉ HA PASADO?

Dios se sentía olvidado… abandonado… rechazado por Su gente. De la misma forma, cada una de nosotras ha sentido el dolor y la punzada del rechazo. El rechazo es siempre difícil de digerir, y muchas veces, difícil de entender.

PERO EN REALIDAD, ningún rechazo que experimentemos… SE PUEDE COMPARAR CON LA OSADÍA “DE LA TENDENCIA HUMANA” A RECHAZAR A AQUEL QUE NOS CREÓ. Que no solo se preocupa por nosotras… ¡SINO QUE DIO SU VIDA POR NOSOTRAS! ¡Que atrevimiento la de rechazar a Dios continuamente!

No tiene sentido – QUE NOSOTRAS SIENDO POBRES – tengamos el descaro de rechazar a AQUEL que desea hacernos ricas. Me parece increíble – QUE NOSOTRAS “SU PROPIA GENTE” -- podamos rechazar al Dios que es tan bueno. No solo somos culpables de rechazar a Dios… ¡SINO QUE CADA UNA DE NOSOTRAS SERÁ RECHAZADA TAMBIÉN!

Jesús dijo, El siervo no es mayor que Su Señor. Si a Mí me han perseguido, también a ustedes los perseguirán. ¡Cada una de nosotras será perseguida y rechazada por seguir a Cristo!

Hasta Pablo dijo en 2 Timoteo 4:16-17, En mi primera defensa nadie estuvo a mi lado; todos me desampararon... 17 Pero el Señor sí estuvo a mi lado, Y ME DIO FUERZAS, para que por mí se cumpliera la predicación y todas las naciones la oyeran.

AQUÍ VEMOS A PABLO… A UN HOMBRE TOTALMENTE ENTREGADO AL MINISTERIO DE CUIDAR Y SERVIR A LA GENTE DE DIOS.

Sin embargo, al final de su vida, Pablo dijo… “TODOS ME HAN ABANDONADO”. Si el apóstol Pablo experimentó el abandono en su ministerio… SI JESÚS LO EXPERIMENTÓ AL PUNTO DE CLAMAR EN LA CRUZ… DIOS MÍO, DIOS MÍO, ¿POR QUÉ ME HAS DESAMPARADO?

Definitivamente que debemos de estar conscientes de que el rechazo es una parte vital del plan de Dios. ¿POR QUÉ ES EL RECHAZO PARTE DEL PLAN DE DIOS PARA TI Y PARA MÍ? ¡ÉL RECHAZO NOS PERMITE VER LA FIDELIDAD DE DIOS!

Cuando las cosas te están yendo bien… cuando tus amigas están de tu lado, cuando tu familia te da palmaditas en la espalda… Y TODO ES MARAVILLOSO… ¡TENEMOS LA TENDENCIA A OLVIDARNOS DEL SEÑOR!

Pero cuando tu esposo te pide el divorcio, o tu novio te dice, “Hemos terminado”, o las amigas, en quien confiabas, te dan la espalda… ¡DE REPENTE, DIGAS COMO PABLO … “Aunque todos me abandonaron, el Señor estuvo a mi lado”. En Hebreos 13:5, Jesús nos promete, NO TE DESAMPARARÉ, NI TE ABANDONARÉ.

Y Su fidelidad BRILLA GRANDEMENTE en comparación a la fragilidad de las relaciones humanas, y la debilidad del corazón humano. Por eso Juan 2:24 dice… Qué Jesús mismo no se fiaba de ellos, porque los conocía a todos.

En otras palabras, JESÚS SABÍA, que la misma multitud que decía, ¡Hosanna! ¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! Unos días después, clamaría, “¡CRUCIFÍQUENLO!” “¡CRUCIFÍQUENLO!” ¡Que tal diferencia entre la vacilación del hombre, y la fidelidad de Jesús!

Además… ¡EL RECHAZO NOS HACE MÁS COMO JESÚS! Nosotras cantamos, “Hazme como Tú, Señor”. Si realmente vamos a ser hechas a la imagen de Jesús… ¡EL RECHAZO ES NECESARIO! El verdadero amor… “ES DE DAR” sin esperar nada a cambio. ¡El verdadero amor solo se aprende y se desarrolla en la escuela del rechazo! ¡NO HAY DE OTRA!

SI VAS A SER COMO JESÚS… SERÁS RECHAZADA TAL COMO JESÚS LO FUE – PARA QUE APRENDAS A AMAR… ¡COMO JESÚS AMA! Cuando me rechazan, puedo hacer una de estas tres cosas: (1) Puedo aislarme de la gente porque pienso que no me aprecian o no me entienden. ¡El aislamiento no es una opción! El aislamiento es una transgresión a la Palabra de Dios. Por eso, Hebreos 10:25 dice, No dejemos de congregarnos.

(2) Puedes quejarte y protestar por haber sido rechazada, diciendo, “Si tengo que estar con esta gente… les voy a decir un par de cosas. ¡Van a saber que conmigo nadie se mete! Si tú escoges quejarte, refunfuñar, y hasta vengarte estarás en mala compañía… EN LA COMPAÑÍA DE SATANÁS MISMO.

(3) ¡TÚ PUEDES ESCOGER LO MEJOR! ¡SI! ¡ACEPTA EL RECHAZO DE LA GENTE EN TU VIDA. ¡Y MÁS IMPORTANTE TODAVÍA!... ¡NO RECHACES A DIOS! Si te has pasado días sin hablarle a Dios… O CAMINADO CON ÉL… ¡HOY ES EL DÍA DE REGRESAR A ÉL! ¡ÉL ESTÁ ANSIOSO DE RECIBIRTE CON LOS BRAZOS ABIERTOS!


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema