¿CUÁN CERCA ESTÁ DIOS? – Salmo 139:13-16

Lo que nosotras pensamos acerca de Dios, Y NUESTRA RELACIÓN CON ÉL, determina lo que piensas tú ACERCA DE TODO LO QUE CONSTITUYE NUESTRO MUNDO TAN OCUPADO-- otra gente, el universo, la Palabra de Dios, el pecado, la fe, y la obediencia.

A LA LARGA, ideas erróneas acerca de Dios te llevarán a ideas erróneas acerca de quién eres tú, y lo que debes de hacer. Y éstas te llevarán a una vida equivocada, por un camino equivocado, y hacia un destino equivocado. LA TEOLOGIA -- EL CONOCIMIENTO CORRECTO DE DIOS – es esencial PARA UNA VIDA PLENA en este mundo.

David contemplaba a Dios… ¡Y ESCRIBIÓ EL SALMO 139 PARA NOSOTRAS! Su mensaje nos puede alentar a tener una buena relación con Dios. El Salmo 139 es un bellísimo retrato de como Dios está involucrado EN CADA DETALLE de la vida de cada persona. No solo examina el milagro del cuerpo humano, sino también la majestad DEL AMOR DE DIOS por la humanidad.

Por eso, David dice en el Salmo 139:13-16, Tú, Señor, diste forma a mis entrañas; ¡tú me formaste en el vientre de mi madre! 14 Te alabo porque tus obras son formidables, porque todo lo que haces es maravilloso. ¡De esto estoy plenamente convencido!

15 AUNQUE EN LO ÍNTIMO ME DISTE FORMA, y en lo más secreto me fui desarrollando, nada de mi cuerpo te fue desconocido. 16 Con tus propios ojos viste mi embrión; todos los días de mi vida ya estaban en tu libro; antes de que me formaras, los anotaste, y no faltó uno solo de ellos.

Tenemos la tendencia A SENTIRNOS DISTANCIADAS DE DIOS, especialmente cuando hemos hecho algo que no le complace. Pero el Salmo 139 nos recuerda cuan unidas estamos a nuestro Padre –A NUESTRO DIOS -- desde antes de nuestro nacimiento… y a través de toda la eternidad. ANTES DE NACER, fuimos hechas por Dios.

Nuestra estatura, figura, y estructura fueron todas diseñadas por Dios. Él te hizo exactamente de la forma como Él te quería. Y todo comenzó antes de que nacieras.

Cuando nace un ser humano, no hay sorpresas ni accidentes a los ojos de Dios. Esa es una idea, QUE A VECES PUEDE SER DIFÍCIL DE ACEPTAR, si tú o alguien en tu familia, está luchando con un defecto congénito. Pero a los ojos de Dios, no hay una sola persona defectuosa o imperfecta.

Dios le dice a Moisés en Éxodo 4:11, ¿Y quién le dio la boca al hombre? ¿O quién hizo al mudo y al sordo, o al que ve y al que no ve? ¿Acaso no soy Yo el Señor? Sé lo que debes de estar pensando. ¿Cómo puede UN DIOS JUSTO Y SANTO Y MISERICORDIOSO permitir que alguna persona nazca muda, sorda, ciega, o con alguna otra discapacidad?

La verdad es que no lo sé. Yo solo sé lo que la Escritura dice. ¡Y DIOS SE HACE RESPONSABLE! La respuesta normal del ser humano A ESTAS COSAS es de asumir, que de alguna forma, somos culpables. Decimos, ¿QUÉ HE HECHO YO PARA MERECERME ESTO?

La respuesta es la misma que Jesús les dio a Sus discípulos, cuando le preguntaron acerca del hombre, que había nacido ciego, en Juan 9:3: No pecó él, ni tampoco sus padres. Más bien, fue para que las obras de Dios se manifiesten en él. ¡ESE ES EL PUNTO! Este hombre nació ciego, PARA QUE AQUELLO QUE LLAMABAN DEFECTO, pudiera mostrar la gloria de Dios.

PAUSA

ANA MARÍA CONTEMPLABA A SU BEBÉ… con ojos amorosos, mientras lo cargaba tiernamente en sus brazos. Toñito, de 5 meses, tenía Síndrome Down. Ana María dijo, “Yo no creo que el nacimiento de nuestro hijo haya sido un accidente genético. Nosotros sentimos que el Señor tiene un plan perfecto”.

Muchas mamás, COMO ANA MARÍA, hablan con esta misma seguridad porque ellas aceptan y acogen la belleza del Salmo 139. Ana María había aprendido que Dios es el MAESTRO ARTESANO de todos los seres humanos.

En lo personal, yo tengo una amiga muy linda, cuya hija, Hassy, nació con Síndrome Down. Hassy no solo era una chiquita hermosa, sino que fue el amor y deleite de toda la familia. ¡Tenía un encanto inigualable! Muchos años después, cuando Hassy murió a los 39 años, su mamá habló bellísimas y emotivas palabras acerca de ella durante su entierro.

¡Sus palabras fueron un elogio y celebración de la vida de Hassy! Ella dejó una marca indeleble en los corazones de mucha gente. ¡El Señor tenía un plan perfecto para Hassy! ¡Y Hassy lo cumplió! ¡Y ella ha dejado un gran legado también! Gracias a ella, su mamá está totalmente dedicada a ayudar a las familias… ¡CON HIJOS CON SÍNDROME DOWN!

Esto es, EN PARTE, el “por qué” este salmo es tan amado por tantos, que escogen enfocarse en todo lo que Dios ha creado en ellos, ¡Y EN SUS PRECIOSOS HIJOS! Por eso los versículos 13-14 dicen, Tú, Señor, diste forma a mis entrañas; ¡Tú me formaste en el vientre de mi madre!

14 Te alabo porque tus obras son formidables, porque todo lo que haces es maravilloso. ¡De esto estoy plenamente convencido!

Este es uno de los grandes pasajes DE LA ESCRITURA acerca del milagro de la concepción y el nacimiento del ser humano. David declara que Dios está presente en la concepción y en el nacimiento porque nosotras somos creadas a la imagen de Dios, Y DIOS TIENE UN PROPÓSITO ESPECIAL para cada persona que nace.

Nosotras vivimos en nuestros cuerpos, y sabemos cuan increíbles son nuestros cuerpos. Dios nos formó exactamente como Él quería que fuéramos, y debemos de aceptar Su voluntad. Cada criatura es hecha excepcionalmente. Es un bebé divinamente escogido, puesto en el vientre para crecer y desarrollar, para nacer, y para descubrir.

Dios trabaja por nueve meses PONIENDO TODO JUNTO de una manera maravillosa. A lo que los huesos y los músculos, Y LA ESTRUCTURA DEL CUERPO DEL BEBÉ ESTÁN SIENDO TEJIDOS ENTRE SÍ, así también la personalidad, las cualidades de carácter, y los talentos únicos de cada persona individualmente.

La mano de Dios ESTÁ SOBRE NOSOTRAS desde el momento que somos concebidas. Somos el producto de Sus manos. Estos versículos contienen algunas de las más grandes palabras ACERCA DEL BEBÉ QUE TODAVÍA NO HA NACIDO. El embrión, que se convierte en el feto, y que se convierte en un bebé en el vientre… ¡ES VIDA! ante nuestros propios ojos.

En muchos casos, la concepción es vista como un accidente desafortunado. Pero no hay razón… ¡DE SENTIRSE ASÍ! acerca de cualquier embarazo y nacimiento. DIOS ES EL QUE FORMA CADA VIDA HUMANA. Aun si tus padres no planeaban tenerte a ti, tú no eres ningún accidente. Dios te planeó, y tú eres un ser humano hecho a la imagen de Dios.

Tú tienes dignidad y capacidad y propósito y una razón de vivir. Pero Dios hizo mucho más que diseñar nuestros cuerpos. El también planeó y determinó nuestros días. La vida no es una prisión… ¡ES UN VIAJE EMOCIONANTE! Y el Señor nos ha preparado para lo que Él tiene para nosotras.

Nuestra responsabilidad es de entregarnos a Él diariamente, ponderar Sus pensamientos que se encuentran en Su Palabra, y caminar en el Espíritu. ¡Dios piensa en nosotras! ¿No deberíamos nosotras pensar en Él?


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema