A SOLAS CON DIOS – Lucas 9:18, Juan 6:15

Lucas 9:18 dice, Un día Jesús se apartó para orar. Y Juan 6:15 dice, Jesús se retiró AL MONTE, Él solo.

EL HOMBRE O MUJER NECESITA ESTAR A SOLAS CON DIOS. El hombre cayó cuando, LLEVADO POR LOS DESEOS DE SU CARNE, fue puesto bajo el control de las cosas visibles y terrenales. Su restauración tiene la intención de llevarlo de vuelta a la casa del Padre, y a la presencia y comunión con el Padre. La salvación significa REGRESAR A DIOS para deleitarnos en Su Presencia.

EL HOMBRE O MUJER NECESITA ESTAR A SOLAS CON DIOS. Sin esto, Dios no puede brillar en su corazón, no puede transformar su naturaleza, TOMAR POSESIÓN DE ÉL, O ELLA, y llenarlo de la plenitud de Dios. EL HOMBRE O MUJER NECESITA ESTAR A SOLAS CON DIOS, para poder entregarse a la presencia y el poder de Su santidad, de Su vida, y de Su amor.

¡CRISTO EN LA TIERRA LO NECESITABA! ÉL NO PODÍA VIVIR LA VIDA DEL HIJO -- AQUÍ EN LA CARNE – SIN A VECES tenerse que separar completamente de Sus alrededores, Y ESTAR A SOLAS CON DIOS. ¡Y CON MAYOR RAZÓN NOSOTRAS!

Cuando Jesús nos dio el mandato de que cuando oráramos… entráramos en nuestro aposento, Y CON LA PUERTA CERRADA, le oráramos a nuestro Padre, Él nos dio la promesa DE QUE EL PADRE ESCUCHARÍA ESAS ORACIONES, y las contestaría poderosamente.

A SOLAS CON DIOS – ese es el secreto de la verdadera oración, del verdadero poder en la oración, DEL VERDADERO VIVIR, de tener comunión cara-a-cara con Dios, Y DE TENER PODER PARA SERVIRLO.

No hay verdadera conversión profunda… No hay verdadera santidad profunda... No hay cobertura del Espíritu Santo y Su poder... No hay paz y gozo permanente SIN ESTAR A SOLAS CON DIOS TODOS LOS DÍAS. Como alguien dijo, “No hay camino a la santidad sin pasar largo tiempo con Dios.”

Tener oración diaria, Y A SOLAS CON DIOS, ¡ES UN PRIVILEGIO EXTRAORDINARIO! QUE SEA ESTA LA COSA MÁS IMPORTANTE QUE NUESTROS CORAZONES QUIERAN HACER: de buscar, encontrar y reunirse con Dios. ¡TÓMATE EL TIEMPO PARA ESTAR A SOLAS CON ÉL!

Éxodo 33: 8, 10-11 dice, Cada vez que Moisés iba al tabernáculo, todo el pueblo se levantaba y se quedaba de pie, A LA ENTRADA DE SU TIENDA, y seguían a Moisés con la mirada, hasta que él entraba en el tabernáculo.

10 Y cuando todo el pueblo veía la columna de nube a la entrada del tabernáculo, SE LEVANTABA CADA UNO E IBA A LA ENTRADA DE SU TIENDA PARA ADORAR. 11 Y el Señor hablaba con Moisés cara a cara, como habla cualquiera con su amigo.

Ellos sabían -- QUE EL ETERNO DIOS ESTABA TENIENDO COMUNIÓN CON UN HOMBRE QUE TENÍA UN LLAMADO EXTRAORDINARIO. Esta Escritura hace una declaración increíble acerca de Dios: Que el Señor hablaba con Moisés cara a cara, como habla cualquiera con su amigo.

Sin querer comprometer la majestad, O LA SANTIDAD DE DIOS, la Escritura humaniza la relación de Dios con una persona. No hace ningún comentario acerca del deshonor de Moisés, COMO SER HUMANO CAÍDO, o de la naturaleza incomparable de Dios.

No da detalles de rituales o confesiones QUE MOISÉS HUBIERA TENIDO QUE HACER, antes de conversar con Dios. ¡SIMPLEMENTE DICE QUE ELLOS SE REUNÍAN COMO AMIGOS!

¡ESE ES NUESTRO OBJETIVO! De encontrarnos con Dios… ¡COMO AMIGO! Queremos escucharlo hablarnos con palabras que podamos entender, como si estuviéramos tomando un tecito o cafecito con alguien, y gozando de una conversación transparente. Anhelamos la intimidad y familiaridad con Dios… ¡QUE MOISÉS TENÍA!

¿Cómo podemos tenerla? Si respondemos a Dios como Moisés lo hizo... Si estamos dispuestas a seguirlo a cualquier lugar… tomar grandes riesgos por Él… Y SUPERAR EL DRAMA Y LAS PRUEBAS DE ALGUIEN QUE ESCUCHA LA VOZ DE DIOS -- podremos reunirnos con Él, ¡COMO MOISÉS LO HIZO!

PUEDE QUE NOSOTROS VEAMOS -- O NO VEAMOS -- UNA NUBE DE GLORIA, o no escuchemos una voz audible, ¡COMO MOISÉS LA ESCUCHÓ! Pero nosotras podremos conocerlo confiadamente y profundamente – ¡COMO AMIGO.

Y el Salmo 73:25 dice, ¿A quién tengo en los cielos? ¡SÓLO A TI! ¡Sin ti, no quiero nada aquí en la tierra!

¡A SOLAS CON DIOS! ¡ESTA ES UNA LECCIÓN DE PROFUNDA IMPORTANCIA! Busquemos la gracia de Dios para alcanzar sus profundidades. Entonces aprenderemos que hay otra lección DE UN SIGNIFICADO IGUALMENTE PROFUNDO: ¡QUE DEBEMOS DE SER ENTERAMENTE DE DIOS!

A lo que nos damos cuenta de QUE NO ES FÁCIL PERSEVERAR CUANDO ESTAMOS A SOLAS CON DIOS, comenzamos a ver QUE ES PORQUE NOS FALTA ALGO MUY IMPORTANTE. ¡QUE “NO SOMOS” ENTERAMENTE DE DIOS! Como Él es el único Dios, Él tiene el derecho de demandar QUE SEAMOS ENTERAMENTE SUYAS.

SIN ESTA ENTREGA, ¡ÉL NO PUEDE HACER CONOCER SU PODER!

Leemos en el Antiguo Testamento que Sus siervos Abrahán, Moisés, Elías y David estaban entregados completamente -- Y SIN RESERVAS -- a Dios para que Él llevara a cabo Sus planes a través de ellos. Solo un corazón entregado completamente a Dios PUEDE CONFIAR EN ÉL en todo lo que Dios ha prometido.

El mundo enseña QUE SI ALGUIEN QUIERE HACER UNA GRAN OBRA, él o ella se tiene que entregar completamente a esa obra. Este principio ES ESPECIALMENTE VERDADERO EN EL AMOR DE UNA MADRE POR SU BEBÉ. Ella se entrega completamente a su pequeño. ¿No es lógico, QUE EL GRAN DIOS DE AMOR, nos quiera completamente para Él?

¿Y no deberíamos tomar las palabras “ENTERAMENTE PARA DIOS” como la base o el cimiento de nuestras devociones cada mañana… cuando nos levantamos? Así como Dios se entrega completamente a nosotros, ASÍ MISMO ES SU DESEO de que nosotras nos entreguemos completamente a Él.

Padre, queremos conocerte ¡CÓMO MOISÉS TE CONOCIÓ! Queremos seguirte como él lo hizo. ¡QUEREMOS ESTAR A SOLAS CONTIGO TODOS LOS DIAS, ¡Y SER ENTERAMENTE TUYAS! ¡GRACIAS, SEÑOR, POR SER NUESTRO AMIGO!


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema