SI LOS OLIVOS PUDIERAN LLORAR - Juan 18:1-2

Juan 18:1-2 dice, Luego de haber dicho estas cosas [en el Aposento Alto], Jesús salió con sus discípulos hacia el otro lado del torrente de Cedrón, donde había un huerto [el huerto de Getsemaní], y entró en él con Sus discípulos. 2 También Judas, el que lo entregaba, conocía aquel lugar, porque muchas veces Jesús se había reunido allí con Sus discípulos.

Getsemaní significa “prensa de oliva”. Era un lugar al pie del Monte de los Olivos donde las aceitunas eran exprimidas y trituradas para hacer aceite de oliva. ¡Los olivos han florecido en Getsemaní por siglos! Aun en la época de Jesús había árboles que tenían cientos de años de antigüedad.

La entrada de Jesús al Huerto o Jardín de Getsemaní, me hace pensar en el gran contraste que hubo entre el Jardín de Getsemaní y el Jardín del Edén. El contraste entre ambos, ES DE VERDAD, ¡IMPRESIONATE! En Getsemaní, Cristo claramente triunfó. En el Edén, el padre de la raza humana, cayó dolorosamente.

En el Edén, todo era encantador. En Getsemaní todo era terrible. En el Edén, Adán y Eva conversaban con Satanás. En Getsemaní, JESÚS, EL ÚLTIMO ADÁN, buscó el rostro de Su Padre. En el Edén, Adán pecó. En Getsemaní, el Salvador sufrió. En el Edén, Adán cayó. En Getsemaní, el Redentor conquistó.

El conflicto EN EL EDÉN sucedió durante el día. En Getsemaní la batalla se libró de noche. En el uno, Adán cayó ante Satanás. En el otro, los soldados cayeron ante Cristo. En el Edén, la raza se perdió. En Getsemaní, Cristo dijo en Juan 18:9, De los que me diste, no perdí a ninguno.

En el Edén, Adán tomó la fruta de la mano de Eva. En Getsemaní, Cristo recibió la copa de la mano de Su Padre. La copa representa el sufrimiento, aislamiento, y muerte QUE JESÚS TENÍA QUE PADECER para expiar por los pecados del mundo.

En el Edén, Adán se escondió. En Getsemaní, Cristo se presentó valientemente. En el Edén, Dios buscó a Adán. En Getsemaní, ¡EL ÚLTIMO ADÁN BUSCÓ A DIOS! Del Edén, Adán fue arrojado. De Getsemaní, Cristo fue guiado.

PAUSA

En aquella noche, EN GETSEMANÍ, el panorama era bello y sereno. El refugio ideal para que Jesús revitalizara SU ESPÍRITU APESADUMBRADO, y pudiera tener comunión EN PAZ con Su Padre. Getsemaní tenía una vista espectacular del Valle de Cedrón, y de la ciudad de Jerusalén.

Los discípulos se refugiaban ahí muy a menudo, y probablemente se sentaban a reflexionar acerca del reino de Dios, y seguro que se preguntarían lo que el futuro traería. Si los olivos pudieran haber escuchado, SIN DUDA ALGUNA, hubieran escuchado de las esperanzas y los sueños de muchos.

Pero en la noche en que Jesús fue traicionado, la tranquilidad del jardín FUE HECHA AÑICOS POR LA ENTRADA DE LOS SOLDADOS. Jesús fue arrestado ahí mismo A MANOS DE UNO DE LOS SUYOS. ¡DE JUDAS!

Si los Olivos pudieran llorar, ELLOS DEFINITIVAMENTE, hubieran llorado en aquella noche aterradora– NO SOLO POR JESÚS, sino también por todos aquellos que estuvieron cerca de Él, Y SIN EMBARGO, no se percataron de quién era Él.

Definitivamente que Judas Iscariote NOS RECUERDA DE LAS POSIBILIDADES “HORRIBLES” QUE SE ESCONDEN DENTRO DEL CORAZÓN HUMANO. Aunque Judas llamó a Jesús “Maestro” o “Rabí”, no se registra en las Escrituras que haya usado el término “Señor”.

Desgraciadamente, Judas nos muestra QUE PODEMOS AFIRMAR LEALTAD A CRISTO… SIN CREER VERDADERAMENTE EN ÉL -- COMO SEÑOR Y SALVADOR.

Por eso Mateo 7:22-23 dice, En aquel día, muchos me dirán: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu Nombre, y en tu Nombre echamos fuera demonios, y en tu Nombre hicimos muchos milagros?” 23 Pero yo les diré claramente: ¡NUNCA LOS CONOCÍ! ¡APÁRTENSE DE MÍ, obreros de la maldad!”

¡ESTE ES EL CASO DE LOS QUE CREEN QUE JESÚS FUE SOLO UN BUEN MAESTRO! Pero niegan que Él es el único camino al Padre. Jesús dijo en Juan 14:6: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino es por Mí. O DE AQUELLOS QUE PROFESAN CONOCERLO, pero solamente para su propia ganancia.

Sea cual haya sido su razón para entregar al Señor Jesús, sabemos que su pecado lo encegueció, EN TAL MEDIDA, que Judas no pudo ver el Camino, la Verdad y la Vida. En su orgullo decidió tomar el asunto en sus propias manos, Y LUEGO CAYÓ PRESA DEL REMORDIMIENTO POR SUS ACCIONES.

Mateo 27:3-5 dice, Cuando Judas, el que lo había traicionado, vio que Jesús había sido condenado, SE ARREPINTIÓ, y devolvió las treinta monedas de plata a los principales sacerdotes y a los ancianos.

Les dijo: He pecado al entregar sangre inocente. Pero ellos le dijeron: ¿A NOSOTROS QUÉ NOS IMPORTA? ¡ALLÁ TÚ! 5 Entonces Judas arrojó en el templo las monedas de plata, Y DESPUÉS DE ESO, salió y se ahorcó.

La historia de la traición de Judas sigue haciendo eco, NO SÓLO A CAUSA DE SU BESO INFAME, sino también porque nos recuerda DE LA MALIGNIDAD de nuestra propia carne. ¿Cuántas de nosotras asistimos a la iglesia, con frecuencia, Y ASENTIMOS CON NUESTRO INTELECTO A JESÚS, pero no con nuestros corazones?

¿CUÁNTAS LO LLAMAMOS REY, pero sólo como una manera SOLAPADA de levantar nuestros propios tronos? ¿QUÉ CLASE DE BESO LE DAMOS AL SEÑOR?

Vivir la vida cristiana ES PERMITIRLE “AL SEÑOR JESÚS” VIVIR SU VIDA EN NOSOTRAS, Y A TRAVÉS DE NOSOTRAS. Muchas cristianas DE HOY EN DÍA parecen contentarse con vivir lo que ellas consideran UNA VIDA CRISTIANA ADECUADA.

Creen que si van a la iglesia, leen su Biblia ocasionalmente, Y ELEVAN SUS ORACIONES DE VEZ EN CUANDO, habrán hecho más que suficiente para complacer a Dios. ¡NO! Hasta en ciertas ocasiones pueden sentirse inspiradas A IR MÁS ALLÁ DE SU RUTINA NORMAL, y ofrecerse de voluntarias para servir a los demás -- BIEN SEA COMO UJIERES -- como parte de un comité en la iglesia, o hasta yéndose en viaje misionero a corto plazo.

Aunque siguen la formalidad de todas las acciones propias de “UNA BUENA CRISTIANA”, no disfrutan DEL PODER, LA PAZ, Y EL GOZO que deberían acompañar la vida abundante que Jesús prometió. TARDE O TEMPRANO, esa vida cristiana FALSIFICADA se convierte en una carga para ellas, QUE NO LAS RECONFORTA cuando crecen las tempestades de la adversidad.

¡TÚ NO FUISTE CREADA PARA VIVIR DE ESA MANERA! Dios no te llama A UNA VIDA CRISTIANA MARGINAL, y caracterizada por tareas y rituales. Él quiere tener una relación diaria contigo “ÍNTIMA Y PERSONAL”, PARA QUE EXPERIMENTES SU PRESENCIA, y confíes en Él para recibir sabiduría


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema