LA SUPERIORIDAD DE CRISTO– Hebreos 1:2-3

Hebreos 1:2-3 dice, 2 En estos días finales [Dios] nos ha hablado por medio del Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y mediante el cual, hizo el universo. 3 Él es el resplandor de la gloria de Dios. Es la imagen misma de lo que Dios es.

Él es quien sustenta todas las cosas con la palabra de Su poder. Después de llevar a cabo la purificación de nuestros pecados, POR MEDIO DE SÍ MISMO, se sentó a la derecha de la Majestad, en las alturas.

La verdadera cristiana NO DEBE DAR POR HECHO la historia del nacimiento de Cristo. Aun cuando RELEAMOS la narración de la venida de Cristo a este mundo, desde la perspectiva humana, esta historia debiera permanecer siempre fresca, fascinante, y extraordinaria. Hechos… COMO LA APARICIÓN DEL ÁNGEL GABRIEL A MARÍA para anunciarle que daría a luz al Hijo de Dios.

El ángel, que se le apareció a José, y le dijo que no tuviera miedo… que le fuera fiel a María. También tenemos el maravilloso relato de los ángeles apareciéndose a los pastores… CUANDO JESÚS NACIÓ. Todos esos eventos, POR MUY INSPIRADORES QUE FUERON, vienen solo de la perspectiva humana.

Pero hay otra perspectiva ABSOLUTAMENTE ESENCIAL DEL NACIMIENTO DE CRISTO, QUE NO DEBEMOS OMITIR. ESA ES LA PERSPECTIVA DE DIOS. ¡Y esa perspectiva la encontramos en las Epístolas del Nuevo Testamento!

Cuando los escritores inspirados de esas cartas MIRARON AL PASADO, “AL NACIMIENTO DE JESUCRISTO”, concentraron toda su atención EN LA PERSONA DE CRISTO, ¿Por qué? Porque las narraciones de los evangelios NO TIENEN UNA DESCRIPCIÓN PROFUNDA, ni una explicación del Niño en sí.

Ni siquiera hay una descripción de Su apariencia física, que lo podría distinguir COMO DIVINO, en vez de humano. Pero las Epístolas MIRAN al nacimiento y a la vida de Cristo DE LA PERSPECTIVA DE DIOS. VAN DE LA PERSPECTIVA HUMANA DE UN BEBÉ EN EL PESEBRE… A LA PERSPECTIVA DIVINA DE SU PERSONA Y SU OBRA.

Y a pesar de que muchas de las EPÍSTOLAS exaltan la Preeminencia de Jesucristo, ¡Y CON TODA RAZÓN!, hoy nos vamos a concentrar en la EPÍSTOLA A LOS HEBREOS. El escritor de Hebreos AFIRMA que Cristo es la revelación completa de Dios. Cristo reveló a Dios completamente… SIENDO ÉL… COMPLETAMENTE DIOS.

Cuando el autor de Hebreos presenta a Jesús, COMO EL HIJO DE DIOS, Él nos da siete aspectos de la Preeminencia de Jesucristo, en Hebreos 1:2-3:

1. CRISTO ES EL HEREDERO DE TODO.

El primer aspecto de la Preeminencia de Jesucristo trata con Su herencia. Hebreos 1:2 dice, A quien constituyó heredero de todo”. Esta es una declaración de que Dios ha planeado que Jesús herede eventualmente todo. En el Salmo 2:7-8, Dios dice, Tú eres Mi Hijo… Pídeme que te dé las naciones, como herencia, y tuyos serán los confines de la tierra.

2. CRISTO ES EL REPRESENTANTE DE LA CREACIÓN.

La Preeminencia de Cristo, presentada en este pasaje, es Su poder en la creación. Hebreos 1:2 dice: “Y mediante EL CUAL hizo el universo. Esta declaración afirma lo que Juan 1:3, también dice, 3 Por Jesús fueron hechas todas las cosas. Sin Jesús, nada fue hecho de lo que ha sido hecho.

3. CRISTO ES EL REPLANDOR DE LA GLORIA DE DIOS.

Hebreos 1:3 declara que Jesucristo es la brillantez de lo que Dios es, y Jesús lo afirmó durante Su ministerio en la tierra. Él dijo en Juan 8:12, Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida. Cristo puede trasmitir la luz a nuestras vidas, para que nosotras IRRADIEMOS LA GLORIA DE DIOS a otros.

4. CRISTO ES LA ESENCIA DE DIOS.

Hebreos 1:3 reafirma otro gran elemento de la Preeminencia de Cristo, que Jesús es LA IMAGEN MISMA de lo que Dios es. Jesús posee la naturaleza esencial de Dios Padre. Él tiene todos los atributos que le pertenecen a Dios. Es decir, QUE Él NO CAMBIA, que es omnisciente, omnipotente, y omnipresente.

Jesús tiene el poder de hacer milagros, la habilidad de curar a los enfermos, resucitar a los muertos, tiene compasión por los pecadores, y un gran deseo a favor de la justicia y la santidad. Cuando la gente habla acerca del BEBÉ EN EL PESEBRE, está hablando, realmente, DE DIOS.

5. CRISTO ES LA AUTORIDAD MÁXIMA.

Hebreos 1:3 nos da OTRA DE LAS CUALIDADES DE LA PREEMINENCIA DE CRISTO, que dice, que Jesús es quien sustenta todas las cosas con la Palabra de su Poder. Ya vimos que Jesús es el Creador de todo el universo… de todo lo material y no-material. Pero la autoridad de Cristo no termina ahí. El sostiene y mantiene todo lo que Él ha creado.

Jesús, infaliblemente, se asegura de que el universo opere de forma ordenada, y no de forma errática e impredecible. Todo el universo depende de Su brazo poderoso.

6. CRISTO QUITA NUESTROS PECADOS.

Este aspecto de la Preeminencia de Cristo TRATA DIRECTAMENTE con nuestra salvación. Hebreos 1:3 dice, Después de llevar a cabo la purificación de nuestros pecados POR MEDIO DE SÍ MISMO, JESÚS, por Su muerte expiatoria, limpió nuestros pecados.

Así que, una de las glorias de la Preeminencia de Cristo, es que, COMO DIOS Y HOMBRE, Él vino a morir por los pecadores. Él murió en la cruz para lograr nuestra redención. Al momento de Su muerte, Jesús exclamó en Juan 19:30, ¡CONSUMADO ES! Jesús pagó el precio que nosotras no podíamos pagar… El precio por los pecados del mundo ¡ DE UNA VEZ POR TODAS!

7. CRISTO ES GLORIFICADO EN EL CIELO.

Hebreos termina ESTA MARAVILLOSA RESEÑA DE LA “PREEMINENCIA DE CRISTO”, afirmando Su glorificación en el cielo en Hebreos 1:3, Cristo se sentó a la derecha de la Majestad, en las alturas. El ministerio de Cristo en la tierra TERMINÓ CUARENTA DÍAS DESPUÉS DE SU RESURRECCIÓN – cuando ascendió al cielo.

Cuando Jesús regresó al cielo, Dios lo sentó a Su mano derecha, que simboliza, poder, autoridad, prominencia y preeminencia.

Cuando Jesús fue al cielo, Él hizo lo que ningún otro sacerdote del Antiguo Testamento había hecho – ¡EL SE SENTÓ! Los sacerdotes nunca se sentaban mientras ministraban… porque Su trabajo nunca terminaba. ¡PERO LA OBRA DE CRISTO FUE TERMINADA!

Jesús logró la redención del mundo en la Cruz. Y por lo tanto, ERA JUSTO QUE ÉL SE SENTARA. Jesús permanece a la mano derecha del trono de Dios… ¡COMO EL GRAN SACERDOTE E INTERCESOR DE LOS CREYENTES!

Este análisis de Hebreos 1:2-3 ¡ES EL TOQUE FINAL DEL NACIMIENTO DE CRISTO! Nos garantiza, QUE CUANDO TÚ CONSIDERES AL BEBÉ EN EL ESTABLO DE BELÉN, NO VERÁS SIMPLEMENTE A UN NIÑO ADORABLE, que creció y se convirtió en un buen maestro y curandero compasivo. ¡NO! Este pasaje NOS DA UN ENTENDIMIENTO EXACTO de la PERSONA Y OBRA DE JESUCRISTO.

El autor de Hebreos, A TRAVÉS DE SU CUIDADOSO ESTUDIO, e inspirado por el Espíritu Santo, declara irrefutablemente, que el Niño nacido de María. fue ciertamente DIOS EN EL PESEBRE. Jesús es realmente EL HIJO DE DIOS, concebido milagrosamente por el Espíritu Santo, y a la vez, NACIDO DE FORMA NATURAL, a una mujer en Israel.

¡En conclusión! JESÚS ES EL SEÑOR Y EL SALVADOR,que vivió una vida perfecta, Y MURIÓ, COMO EL SACRIFICIO PERFECTO, para que todos aquellos que creyeran en Él, ¡TUVIERAN VIDA ETERNA! ¿AMÉN?


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema