LA HUMILDAD BRILLA– Mateo 2:7-8; 16-18

La mayoría de los actores del drama de Navidad son una inspiración para nosotras. María fue valiente. José, fue obediente. Los pastores, fueron inmediatamente a adorar Jesús… DE BUENA GANA. Los reyes magos viajaron desde muy lejos, y dieron generosamente. La mayoría de los caracteres de la historia de Belén actuaron como héroes. Pero hubo UNO que hizo el papel de villano.

Mateo 2:7-8 dice, “Luego, Herodes llamó en secreto a los sabios para saber de ellos el tiempo preciso en que había aparecido la estrella. 8 Los envió a Belén, y les dijo, ‘Vayan y averigüen con sumo cuidado acerca del niño, y cuando lo encuentren, avísenme, para que yo también vaya a adorarle…

16 Cuando Herodes vio que los sabios lo habían engañado, se enojó mucho y, calculando el tiempo indicado por los sabios, mandó matar a todos los niños menores de dos años que vivían en Belén y en sus alrededores.

17 Se cumplió así lo dicho por el profeta Jeremías: 18 Se oye una voz en Ramá; gran llanto y gemido: es Raquel, que llora a sus hijos, y no quiere ser consolada, porque ya no existen”.

Herodes y los reyes magos comparten el mismo capítulo, pero ellos no comparten el mismo corazón. Los reyes magos viajaron grandes distancias para ver a Jesús. Herodes se negó a dejar su propia ciudad.

Los magos presentaron sus tesoros para honrar al Niño. Herodes trató de matarlo. Los magos vieron a Jesús. ¿Pero qué vio Herodes? ¡ÉL SOLO SE VIO A SÍ MISMO! Y como resultado, Herodes fue LA PRIMERA PERSONA en rechazar a Jesucristo.

Dean Farrar, un erudito ingles del siglo diecinueve, hizo esta evaluación del rey: “Toda su carrera estuvo roja por la sangre de asesinatos… Muertes por estrangulación, muertes en la hoguera, muertes por asesinatos secretos, torturas, actos de insolencia, y lujuria inhumana.

Herodes mató a tres de sus propios hijos. César Augusto declaró una vez, “Es mejor ser el cerdo de Herodes, QUE SU HIJO”. ¿Qué le pasó a este rey? ¿Qué hizo que cometiera TALES ATROCIDADES? ¡EL ORGULLO! Herodes estaba pervertido por su propia importancia. Su arrogancia cegó SU VISTA DE CRISTO.

SU YO fue amenazado en el momento que escuchó la pregunta de los reyes en Mateo 2:2, “¿Dónde está el rey de los judíos, que ha nacido? Porque hemos visto su estrella en el oriente, y venimos a adorarlo. Cuando el rey Herodes oyó esto, se turbó. PENSÓ… ¿REY DE LOS JUDÍOS? ¡ESE ES MI TÍTULO!

Pretendiendo estar interesado, Herodes les preguntó a los sacerdotes del templo, y a los eruditos, a dónde SE SUPONÍA que nacería el Mesías.

Cuando Herodes supo la respuesta, les dijo a los reyes magos en el versículo 8, “Vayan y averigüen con sumo cuidado acerca del Niño, y cuando lo encuentren, avísenme, para que yo también vaya a adorarlo”.

Herodes no tuvo NI SIQUIERA EL VALOR DE DECIR, “Busquen al rey”. Solo pudo decir, “Busquen al Niño.” Él no tuvo la hombría de hacer el viaje de tres horas por sí mismo. O de mandar a un agente de su corte. ¡NO! Más bien, él dependió DE UNOS ASTRÓNOMOS para encontrar al Niño.

Los magos encontraron a Cristo, PERO FUERON ADVERTIDOS EN UN SUE ÑO, que se fueran a su casa por otro camino. Ellos puentearon a Herodes en su viaje de regreso. Este desvío DEJÓ A ESTE EGÓLATRA, lívido y sediento de sangre, que resultó en el holocausto de Belén.

Herodes sabía, LO SUFICIENTE, para darse cuenta lo que la estrella y las escrituras pronosticaban -- LA LLEGADA DEL MESÍAS. Pero él usó este conocimiento para llevar a cabo un infanticidio. CREER NO ES OBEDIENCIA, Y EL ORGULLO ENTURBIA NUESTRAS BUENAS DECISIONES, aun cuando sepamos la verdad.

Dicen que el amor es ciego, ¡SI! PERO EL ORGULLO es mucho más ciego todavía. El orgullo de Herodes hirió a otra gente. ¿Y no es así siempre? ¿Cuántas disculpas la auto-importancia ha silenciado?

¿Cuántos elogios la arrogancia ha apagado? ¿Cuántos corazones quebrados pueden determinar que sus heridas se deben a la terquedad de alguien inflexible… a una actitud de “A MI MANERA… ¡O NADA!” ¡LA ALTIVEZ HIERE A LA GENTE!

Si tú quieres ser reina, o rey, alguien tiene que sufrir. LA PEDANTERÍA NO CAUSARÁ LA MASACRE DE BELÉN, pero puede causar la ruptura de un matrimonio, una amistad distanciada, o una oficina dividida. ¡EL ORGULLO SALE CARO!

Considera el consejo del apóstol Pablo en Romanos 12:3, “DIGO A CADA UNO DE USTEDES que no tenga más alto concepto DE SÍ que el que debe tener”.

¡LA HUMILDAD! En el momento en que piensas que la tienes, ya no la tienes. ¡PERO BÚSCALA DE TODAS FORMAS! Un mensaje que se repite en las escrituras es que Dios ama al corazón humilde. Jesús dijo en Mateo 11:29, “Soy manso y humilde de corazón”.

En el Salmo 138:6 David dice, “Tú, Señor estás en las alturas, pero te dignas atender a los humildes; en cambio, te mantienes alejado de los orgullosos”.

Dios dice en Isaías 66:2, “Yo pongo la mirada en los pobres y humildes de espíritu”. Y a los humildes, Dios les da grandes tesoros. Y Proverbios 15:33 dice, “Antes que honra, humildad.” VALORA TUS LOGROS MENOS, Y VALORA A CRISTO MÁS.

Pasa menos tiempo en tu trono, y más tiempo en Su cruz. Alardea de Su obra, no de la tuya. Tú eres valiosa, pero no eres invaluable. Es Cristo el que importa. ¡NO, NOSOTRAS! Aprende la lección de la triste vida de Herodes. Es preferible bajarte del pedestal, a que alguien te baje de él.

Como el hostelero, Herodes perdió la oportunidad de ver a Jesús. Dios hizo todo lo necesario para llamar su atención. Él le mandó mensajeros del Oriente y un mensaje del Tora. Él mandó maravillas del cielo… Palabras de las Escrituras. Le mandó el testimonio de los cielos y las enseñanzas de los profetas. ¡PERO HERODES NO QUISO ESCUCHAR!

El prefirió su pobre dinastía ¡A CRISTO! El murió como un viejo desgraciado. Su vida probó ser una vida vacía, vana, y absurda. ¡ASÍ QUÉ! ¡TOMA UNA BUENA DECISIÓN! El camino MARCADO POR EL ORGULLO te llevará a un precipicio. ¡EL CAMINO MARCADO POR LA HUMILDAD, ¡TE LLEVARÁ AL PESEBRE DE JESÚS! ¡AL MESÍAS!


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema