No hace mucho, mientras veía un video del culto de una iglesia cristiana, noté algo que no había visto antes en una iglesia. Mientras el pastor llamaba a su rebaño, todo emocionado, a que se entregaran totalmente a Jesús, uno de los congregantes sacó un pañuelo blanco de su bolsillo, y comenzó a agitarlo en el aire.

LUEGO OTRO, Y OTRO, Y OTRO. Con lágrimas en sus mejillas, se estaban rindiendo totalmente a Cristo...

Lucas 14:25-27 dice, “Como grandes multitudes lo seguían, Jesús se volvió a ellos y les dijo: 26 ‘Si alguno viene a Mí, y no renuncia a su padre y a su madre, ni a su mujer y sus hijos, ni a sus hermanos y hermanas, y ni siquiera a su propia vida, no puede ser mi discípulo.’”

Cuando les dijo que renunciaran a su familia, JESÚS ESTABA RECALCANDO, que el amor por Él tenía que ser más grande que todos los otros amores de su vida. Lo que Jesús les estaba diciendo era intensamente personal…. Él no hablaba en generalidades.

El identificó claramente las cosas que debían entregarse. Nuestras relaciones, nuestros afectos, nuestros cuerpos físicos, nuestros derechos, y nuestras posesiones. Ningún lazo familiar debe desviarnos del camino DE TOTAL OBEDIENCIA AL SEÑOR.

¿Qué pasa cuando TU ENTREGA A CRISTO es probada? Cuando pierdes tu trabajo, y las cuentas siguen viniendo.

Cuando estás esperando tu quinto hijo en siete años… Cuando tu esposo es diagnosticado con una enfermedad incurable. Nuestra entrega a Cristo es probada. Es demostrada a diario… CON ELECCIONES Y RESPUESTAS… momento a momento… a lo que te rindes a la soberanía y voluntad de Dios.

¿Qué se necesita PARA VIVIR una vida entregada a Dios? Primero, Dios demanda ENTREGA TOTAL DE NOSOTRAS. Segundo. Dios no solo demanda NUESTRA ENTREGA TOTAL, sino que Él mismo la lleva a cabo.

Dios no nos pide una ENTREGA por nuestras propias fuerzas, o por el poder de nuestra voluntad. ¡NO!¡DIOS ES QUIEN HACE LA OBRA EN NOSOTRAS! Tercero. Dios no solo lo demanda,¡Y LO HACE! sino que Dios también ACEPTA NUESTRA ENTREGA.

Dios obra en lo más profundo de nuestro corazón. Dios nos motiva, por el poder de Su Espíritu, a que nos entreguemos totalmente a Él. Y Cuarto. TU ENTREGA TOTAL A DIOS te va a bendecir de una forma increíble.

Gary Thomas dijo, “Llegará el momento en nuestra vida cristiana que, COMO JACOB, lucharemos toda la noche con Dios… pero al final terminaremos diciendo, “Mi Dios, ¡Tú ganas! No mi voluntad sino la Tuya. Me rindo, Señor. Saco la bandera blanca. ¡Me entrego totalmente a Ti.”

27 Y el que NO TOMA SU CRUZ y me sigue, no puede ser mi discípulo. Una amiga, muy querida, que sufría de una enfermedad crónica, siempre me decía QUE SU ENFERMEDAD ERA SU CRUZ. Hay un gran malentendido con respecto a lo que significa tomar Su cruz. Un vecino gritón no es tu cruz. La artritis no es tu cruz. La presión económica no es tu cruz.

Los vecinos, las enfermedades, y las finanzas no son tu cruz. ¡SON PARTE DE LA VIDA! Son las cosas comunes que les pasan a los cristianos, y a los no cristianos. JESÚS NOS DEMOSTRÓ LO QUE LA CRUZ SIGNIFICA, al entregar Su vida por nosotras.

La cruz es la forma, como nosotras morimos a nosotras mismas, para que otros puedan ser salvados, ayudados, redimidos y restaurados. Tomar la cruz significa sacrificio totalEN TODO. Estas son las palabras de ENTREGA TOTAL, con las cuales toda hija de Dios, debiera de rendirse a su Padre celestial. La condición de la bendición de Dios es ¡ENTREGA TOTAL!

En Génesis 22:16-18, Dios le dijo a Abrahán, “Por eso que has hecho, DE NO NEGARME A TU ÚNICO HIJO… multiplicaré tu descendencia como las estrellas del cielo… por cuanto atendiste a mi voz”.

Desde los tiempos de Abrahán, todo el mundo ha sabido, que cuando obedecen la voz de Dios, y le entregan lo que es más preciado para ellos, Dios lo multiplica miles de veces más. Abrahán entregó a su único hijo, a Isaac, cuando Dios se lo pidió.

Y al hacer eso, todos los deseos y sueños para la vida de Isaac, y hasta su propia esperanza de un patrimonio importante, desaparecieron. Sin embargo, Dios no solo le devolvió a Abrahán a su hijo Isaac, sino que la familia de Abrahán, se volvió tan numerosa como las estrellas del cielo y como la arena de la orilla del mar.

Y COMO SI ÉSTO FUERA POCO, Gálatas 4:4 dice que, “Cuando se cumplió el tiempo señalado, DIOS ENVIÓ A SU HIJO”. Esta es exactamente la forma como Dios lidia con cada una de Sus hijas – contigo y conmigo -- cuando nosotras realmente nos sacrificamos.

Entregamos todo lo que poseemos, y aceptamos la pobreza ENTONCES Jesús nos manda riqueza. Dejamos un ministerio boyante -- porque Dios nos lo pide – ENTONCES Él nos da otro mucho mejor. Nosotras le entregamos nuestras esperanzas al negarnos a nosotras mismas – ENTONCES Él nos manda alegría.

Y EL REGALO MÁS GRANDE DE TODOS es nuestro Señor Jesucristo mismo . ¡Nunca podremos comprender completamente la enormidad de Su Sacrificio! Abrahán, como el padre de la familia terrenal de Cristo, se entregó a sí mismo, y a su único hijo, de la misma forma como nuestro Padre Celestial sacrificó a Su único Hijo, A JESÚS.

Si quieres vivir una vida de amor y victoria, de valentía y poder, únete a mí en oración. Así que, coge un pañuelo blanco, Y SI NO TIENS UNO A MANO , levanta tus manos al cielo y agítalas en el aire como demostración de tu ENTREGA TOTAL A JESÚS.

REPITE ESTA ORACIÓN DESPUÉS DE MÍ… “Señor Jesús, ¡Me rindo! ¡Me rindo totalmente a ti! Agito el pañuelo blanco de ENTREGA TOTAL A TI. Tú eres mi Señor y mi Rey. Toma control de mi vida. Quiero negarme a mí misma. Quiero que seas mi Señor de “todo”.

El Señor de mi familia, de mi futuro, de mi corazón, de mis pensamientos, de mis sueños, y mis planes. El Señor de mi matrimonio. De mis relaciones. De mis finanzas. En el nombre de Jesús, Amén.


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema