En Aquel Día Glorioso

CORINTIOS 6:18

18 Huyan de la inmoralidad sexual. Todos los demás pecados que una persona comete quedan fuera de su cuerpo; pero el que comete inmoralidades sexuales peca contra su propio cuerpo.

EMPECEMOS EN ORACION

A mí me encantan los cuentos… especialmente los cuentos de hadas. ¿Y a ti? Como el de la cenicienta… La bella durmiente… La Bella y la Bestia. Y tantos otros cuentos lindos. Pero mi cuento favorito es el de la Cenicienta. Es tan romántico.

A grosso modo… ¿Te acuerdas del cuento de la Cenicienta? Había una vez, en un reino muy lejano… un gran rey. Y ese rey tenía un hijo, el príncipe del reino. El rey decide buscar novia para su hijo, así que da una gran fiesta, e invita a todas las chicas del reino.

Y aunque la madrastra de la Cenicienta no quería que ésta fuera la fiesta, el hada madrina la viste linda, y hasta carruaje le pone. El príncipe queda fascinado con la Cenicienta, y bailan juntos toda la noche.

Pero cuando el reloj de palacio da las doce campanadas, que era cuando el hechizo terminaba, la Cenicienta sale corriendo, y con el apuro, se le sale su zapatito de cristal. El príncipe, corre tras ella, encuentra el zapatito, y manda a un emisario a buscar a su dueña.

De todas las chicas del reino, el zapatito de cristal solo le queda bien a la Cenicienta. ¡Ella sería la novia del el príncipe del reino! El emisario la lleva a palacio…el príncipe se casa con ella. Y viven felices para siempre. Y colorín, colorado….

Toda chica sueña con tener su propio cuento de hadas. Se imagina ella ser la bella de las historias que ha escuchado – que ella ha sido creada con un propósito… buscada por su príncipe azul… e inmortalizada en un cuento que será pasado de generación a generación.

Ella quiere creer que es la protagonista de una historia de virtud -- de amor verdadero -- una historia de maravillas interminables. Desgraciadamente… la vida real es muy diferente. Muchas chicas o mujeres – o a lo mejor tú misma – has sido traicionada. Tu padre te ha abandonado, o hasta te ha abusado.

PERO DIOS está en una misión de búsqueda y rescate – cortejando, redimiendo, y transformando los corazones de las chicas… re-escribiendo sus historias, restaurando sus esperanzas, dándoles una razón de vivir… y una misión a cumplir.

PAUSA

Hubo un tiempo en que la virginidad de la mujer era considerada un tesoro de mucho valor. Que se protegía a como diera lugar. El chico que se ganaba el corazón de la chica también se ganaba su cuerpo. El sería el primero y el último que la conocería de una forma íntima, mientras ambos vivieran.

Hoy en día mucha gente se burla de la virginidad, como si fuera algo malo, porque dan a entender que la chica que es virgen, no es deseable, ya que supuestamente, nadie ha querido acostarse con ella.

La virginidad es considerada pasada de moda, porque desgraciadamente, la moralidad en la época en que vivimos, está casi extinta.

Yo me acuerdo de los antiguos programas de televisión. “Papá lo sabe todo,” “Yo amo a Lucy.” Estos programas exaltaban los valores de la familia e ilustraban moralidad y carácter, y manejaban los temas de la vida con integridad. ¡Qué diferencia a los programas de hoy en día!

Lo que vemos en la televisión de hoy, son otro tipo de programas – nos presentan la excitación, el deseo, la pasión, y el placer del acto sexual -- pero rara vez lo vemos dentro de los confines del matrimonio…

Al contrario, vemos cuan feo, sucio, desmoralizante y destructivo puede ser el acto sexual– cuando no se experimenta dentro de la belleza que Dios planeó. Dios creó las relaciones sexuales, entre hombre y mujer, para ser gozadas solo dentro del amor y la seguridad del matrimonio.

Y para remate, el mundo del cine y la televisión les mete cuento mostrándoles una vida, que aparenta ser placentera, pero que es, esencialmente, una vida vacía. Muy pocas mujeres encuentran “la vida” para la cual fueron creadas.

Tú deberías guardarte para tu futuro esposo. Dios tiene un plan para ti. El ya sabe exactamente quien va a ser tu futuro esposo. Te lo escogió desde antes de la fundación del mundo. Un esposo que te amará, te cuidará, y te protegerá. ¿Pero estás dispuesta a esperarlo?

Julia y Roberto tenían solo dieciséis años cuando perdieron la cabeza en una fiesta y tuvieron relaciones sexuales. Julia estaba tan enamorada de Roberto, (al menos eso era lo que ella creía) que a pesar de que quería decirle que NO, no se atrevía a decirle que parara.

Esa noche ambos comprometieron sus valores morales y espirituales, y perdieron su pureza.

Varias semanas después, Julia se enteró que estaba encinta. Cuando se lo dijo a Roberto, a él no le interesó para nada… no quiso apoyarla. Le dijo que ese era problema de ella. Julia se sintió sola… humillada… usada… abandonada.

Estudios recientes indican que la mayoría de las chicas y chicos, que tienen relaciones sexuales antes del matrimonio, quisieran haber esperado.

A pesar de que el acto sexual no termina, necesariamente, en un embarazo, mucha gente joven, por tener unos momentos de éxtasis con alguien, se están tomando el riesgo de un embarazo, con alguien con quien, probablemente, no se van a casar.

Un embarazo cambia radicalmente la vida de esas personas. De repente, la responsabilidad de criar a un hijo, decidir si se casarán o no, su situación económica, y muchas de las cuestiones que un embarazo conlleva, se convierten en el enfoque principal.

Cuando Dios dice, “Huyan de la inmoralidad sexual,” ¡El sabe exactamente por qué lo está diciendo! Cuantas veces habrás visto inmoralidad sexual en tu barrio, en tu comunidad, o en tu ciudad, y las consecuencias de esas malas decisiones.

Capaz la has visto en tu propia familia. Chicas o mujeres acostándose con los enamorados, pensando que las aman, y de la noche a la mañana, se encuentran embarazadas, y sin tener a quien recurrir.

Los enamorados las dejan y se quedan solas, y sus hijos nacen sin papá, sin apoyo económico, sin amor, luchando para sacar a sus hijos adelante. ¿Quieres que ese sea tu futuro?

Si las decisiones que las chicas del barrio han tomado hasta este momento, no han dado buenos resultados, ¿que te hace pensar que si tú sigues por el mismo camino, que tu vida va a ser diferente?

Por eso dicen que es una locura seguir haciendo la misma cosa, y esperar un resultado diferente. Ya es tiempo de que rompas el maleficio de tu pueblo, para que tu vida sea hermosa. Para que puedas vivir como Dios manda… Para que puedas encontrar a tu príncipe azul.

Para que te guardes como un tesoro para el chico que Dios tiene deparado para tí. Que lindo formar un hogar cristiano lleno del amor de Cristo.

A lo mejor tú has sido abusada. Puedes comenzar de nuevo. Puedes hacer un voto de pureza ante Dios ahora. Y en el día de tu matrimonio, te podrás casar blanca y radiante. Y tu príncipe azul te llevará orgullosamente del brazo.

Muchas de las adolescentes que le entregan su cuerpo y alma a un chico pensando que este amor va a durar para siempre, se dan cuenta muchas veces, que no es así. Que lo que ellas creían que era su príncipe azul, no era “tan príncipe” ni “tan azul” como creían.

“Por eso no te dejes engañar por la persuasión de tu enamorado o de un amigo. El chico que te quiera tentar… te hablará con palabras convincentes… persuasivas.

  • “Si haces esto, probarás que realmente me amas.”
  • “¿Quién se va a enterar? Estamos completamente solos, absolutamente

seguros.”

  • “Mi vida, si nos vamos a casar algún día. ¿Por qué tenemos que esperar?”
  • “Me siento tan solo. Dios entiende – por algo te ha puesto en mi camino.”
  • “Solo esta vez, mi amor. Te prometo que nunca, nunca más.”

Todo lo que te digan puede sonar muy romántico, pero es una mentira. Hay tantas historias de amores truncados… historias de corazones rotos que creyeron en un amor falso.

Todas tenemos nuestras propias ideas del amor. Y generalmente, esas ideas vienen de las películas que vemos y de los libros que leemos. Pero escuchen lo que Dios dice del verdadero amor en 1 Corintios 13:4-7

“El amor es paciente, es bondadoso. El amor no es envidioso ni jactancioso ni orgulloso. No se comporta con rudeza, no es egoísta, no se enoja fácilmente, no guarda rencor.

El amor no se deleita en la maldad sino que se regocija con la verdad. Todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor jamás se extingue.”

Además, no te olvides de que puedas contraer enfermedades venéreas acostándote con este chico o con aquel, antes del matrimonio. No juegues con la ruleta rusa. No solo te puedes contagiar físicamente, y pasarla bien mal, sino también tendrás que pagar las consecuencias emocionales.

Te voy a dar algunas de las emociones negativas que las chicas, y hasta los chicos, sienten cuando empiezan a tener relaciones sexuales prematuramente… antes de casarse. Sienten:

culpa desconfianza pena

pérdida de respeto rechazo depresión

soledad frustración preocupación

miedo

Cada decisión que tomas en esta vida trae buenas consecuencias o malas consecuencias. Cada cual cosecha lo que siembra. Cuando te mantienes pura hasta el día de tu matrimonio, las consecuencias siempre serán buenas. Y si no, estarás jugando con tu vida.

Ahora bien ¿Cómo puedes permanecer pura en el mundo en que vives? Hoy en día hay un gran movimiento de chicas y chicos de tu edad, que se están comprometiendo al Código de la Pureza.

¿Qué es el Código de la Pureza? La palabra pureza significa inocencia, virginidad, castidad física, virtud, honor, y moralidad. Y Código significa un sistema de valores.

Estas chicas están yendo contra todo lo que la sociedad considera “normal,” y se están comprometiendo con Dios, y con su futuro esposo, a esperar a casarse… a vivir una vida íntegra… una vida pura.

Es una de las mejores decisiones que puedes tomar, y los resultados serán maravillosos. La decisión que tomes hoy puede afectarte para el resto de tu vida.

Comprometerte a ser pura no es fácil. Las tentaciones a que rompas el Código de la Pureza están por todas partes. Pero con la ayuda de Dios, y tomando buenas decisiones, puedes vivir una buena vida.

Vivir bajo el Código de la Pureza requiere fe en Dios, y disciplina. El Código de la Pureza se tiene que convertir en tu estilo de vida. Todos sabemos que las cosas buenas de la vida requieren esfuerzo.

******************************************************************************

Si tú decides vivir bajo el Código de la Pureza necesitas entregarle a Dios 4 áreas de tu vida: tu cuerpo, tu mente, tus ojos, y tu corazón. El Código de la Pureza está muy vinculado con tu relación con Dios. Cuanto más amas a Dios, más querrás obedecerlo. Jesús dice, “Si me amas, obedecerás mis mandamientos.”

Una vez le preguntaron a Jesús que ¿cuál era el mandamiento más importante? Jesús dijo: “Amar al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma y con toda tu mente y con todas tus fuerzas.” ¿Y el segundo más importante? “Amar a tu prójimo como a ti misma.”

Estas instrucciones son definitivamente esenciales para entender, y poder vivir bajo el Código de la Pureza.

Cuando vives una vida pura, no solo estás honrando a Dios, y a tu futuro esposo, sino también estás honrando a otros que te mirarán como un buen ejemplo. Y también para que evites ser la causa del rompimiento de un noviazgo o un matrimonio.

Enfoquémonos ahora en las 4 áreas, a las que tienes que comprometerte, para cumplir con el Código de la Pureza:

1. Honra a Dios con tu cuerpo.

2. Renueva tu mente para bien.

3. Aparta tus ojos de las cosas sin valor.

4. Guarda tu corazón por encima de todo.

1. Honra a Dios con Tu Cuerpo

1 de Corintios 6:13 dice “El cuerpo no es para la inmoralidad sexual sino para el Señor, y el Señor para el cuerpo.” Si quieres que el Código de la Pureza se vuelva parte de tu vida, necesitas comprometerte a honrar a Dios con tu cuerpo.

Uno de los conceptos más increíbles de la Biblia está en 1 de Corintios 6:19 que dice ¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios?”

Esto significa que, si estás en Cristo, si lo has recibido como tu Señor y Salvador, El realmente vive en tu cuerpo de una manera mística. Así que es muy natural que querrámos honrar a Dios con nuestro cuerpo.

Y como tu cuerpo es el templo del Espíritu Santo, también significa que debes mantenerte saludable, comiendo bien, haciendo ejercicios, durmiendo lo suficiente, y manteniéndote pura sexualmente. Hasta la higiene personal es una señal de que estás cuidando el regalo que Dios te ha dado.

Honrar a Dios con tu cuerpo es el paso más importante para poder vivir bajo el Código de la Pureza.

2. Renueva tu Mente para Bien

Romanos 12:2 dice, “No se amolden al mundo actual, sino sean transformadas mediante la renovación de su mente. Así podrán comprobar cual es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta.”

Tu imaginación y tu habilidad de pensar, hacen que tu mente sea un órgano sexual muy poderoso. Lo que pones en tu mente determina la calidad y pureza de tu vida. Si pones cosas buenas en tu mente, cosas buenas van a salir.

Inclusive la Biblia recomienda en Filipenses 4:8-9 “Consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio…

Por eso, te aconsejo que leas tu Biblia todos los días, aunque sea por unos minutos. Escucha buena música, mantén tu mente enfocada en cosas positivas. También es importante que tengas buenas amigas, con las cuales puedas tener conversaciones sanas. Mantén tu mente ocupada en lo bueno.

Cuando enfocamos nuestra mente en lo malo, es ahí cuando nos metemos en problemas. Si miras, escuchas, o lees cosas que carecen de pureza, ¿adivina lo que va a pasar? Eventualmente, lo que estás poniendo en tu mente saldrá en tu comportamiento.

El otro día estaba conversando con una chica que es bastante vulgar… de lo más lisurera. Y me dijo que quería dejar de decir malas palabras. Pero que simplemente se le salían sin darse cuenta.

Así que le pregunté. ¿Has notado que cada vez que estás en el Internet o viendo la televisión siempre terminas viendo películas vulgares y groseras? Ahí está el problema.

Si ella realmente quiere cambiar, tiene que tomar la decisión de dejar de ver y de escuchar cosas groseras y vulgares.

Colosenses 3:2 dice, “Concentren su atención en las cosas de arriba, no en las de la tierra.”

Así que no menosprecies la influencia que la música, el cine, la televisión, las revistas y el Internet puedan tener en tu vida. Lo que pones en tu mente saldrá en tu vida. Si alimentas tu mente con cosas malas, lo malo saldrá.

Si la alimentas con cosas buenas, entonces lo bueno ganará. Es así de simple. Lo que entra, tiene que salir. Proverbios 23:7 dice: “Lo que el hombre piensa en su corazón, eso es.

Como tu mente es, en gran parte, la persona que eres, y en la te vas a convertir, te voy a hacer algunas sugerencias prácticas para que mejores tus pensamientos. (1) Lee y memoriza las Escrituras.

(2) Escoge bien a tus amistades. A aquellos que te edifiquen. Escucha buena música, y lee libros que te inspiren. Estate en oración. Convérsale a Dios.

Durante la historia, han habido grandes hombres y mujeres de fe que se caracterizaban por“tener algo” que los hacia diferentes y especiales. ¿Qué era ese algo? Ellos pasaban tiempo a solas con Dios todos los días.

Yo le dedico a Dios, por lo menos, una hora diaria. Me encanta leer la Biblia porque quiero conocer a Dios tal como El se ha revelado en Su Palabra ¡Su Palabra cambia vidas! Le converso, lo alabo, le canto, le cuento mis penas y alegrías, le pido ayuda, y más que nada, le doy gracias por todo lo que El me da, y por lo que ha hecho por mí.

Es una conversación íntima entre Dios y yo. ¿Qué tal privilegio, no? Yo le hablo por medio de la oración. El me habla a través de Su Palabra.

*****************************************************************************

Cuando Susana tenía 17 años, tuvo relaciones sexuales con uno de los chicos más guapos y populares del colegio. Sin embargo, para él, Susana era una chica más, alguien más con quien acostarse… para poder palanganear con los amigos.

Ella le entregó su cuerpo como un acto de amor, y él lo aceptó como un acto de lujuria. Susana contrajo una enfermedad venérea, de esas que no tienen cura, y encima, el guapo terminó dejándola.

Hoy en día Susana está casada con un buen chico, pero tiene que seguir tomando remedios contra esta enfermedad para el resto de su vida.

Ahora ella da charlas a grupos de gente joven, como ella, y les aconseja que no tengan relaciones sexuales antes del matrimonio. Que esperen. Ella sabe, por experiencia propia, las consecuencias físicas y emocionales de acostarse con chicos antes de casarse.

3. Aparta tus Ojos de Cosas Sin Valor

En Mateo 6:22 Jesús dice, “El ojo es la lámpara del cuerpo. Por tanto si tu visión es clara, todo tu ser disfrutará de la luz.” Estas palabras de Jesús puede que hayan sido la inspiración al dicho: “Tus ojos son la ventana de tu alma.”

¿Pero sabías que tus ojos también son la ventana de tu cerebro? Básicamente tu cerebro toma fotos de todo lo que ves y las guarda en tu mente. Así que el secreto está en proteger tus ojos de cosas malas.

Desafortunadamente, hay cosas malas en todas partes. Piensa no más en todo lo que has visto en la televisión, en el internet, en el cine, y hasta en persona.

Para poder vivir bajo el Código de la Pureza, vas a tener que aprender a apartar tu vista de cosas feas… de imágenes que se meten sigilosamente en tu mente – imágenes que te pueden llevar por el mal camino.

Es muy natural que te percates de las imágenes sexuales alrededor tuyo, pero te recomiendo que apenas las veas, que apartes tus ojos inmediatamente. No fijes tu vista en eso. Esto le dará menos tiempo a tu mente a tomar la foto – una foto que jamás se podrá borrar.

4. Guarda tu Corazón por Encima de Todo

Proverbios 4:23, “Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana tu vida.” Este proverbio es, prácticamente, un resumen de como vivir bajo el Código de la Pureza. Tienes que guardar tu corazón.

Quiero contarte algo que Teresita dijo, que te dará una buena idea de cómo se siente como persona. Dice así: Pienso que no soy una mala persona. No soy la chica más linda del mundo, pero tampoco la más fea. En los últimos dos años me he acostado con cinco enamorados diferentes.

No se por qué siempre los dejo salirse con la suya. Debe de ser que quiero que me amen, y tengo miedo, que si no tengo relaciones sexuales con ellos, no van a querer que sea su enamorada.

Realmente, la necesidad de esta chica es de caer bien… de gustar… pero no está tomando buenas decisiones. Su baja autoestima le está dando una visión equivocada de la sexualidad.

Además, la Influencia de las amigas es muy importante. Las amigas y amigos que escoges determinan, en gran parte, la clase de persona que eres, y la clase de persona que serás.

Cuando yo era chica mi mamá siempre decía, “Dime con quien andas y te diré quien eres.” Este dicho es muy cierto. Tú terminarás siendo como la gente con quien andas.

Para poder vivir bajo el Código de la Pureza, tendrás que escoger buenas amistades. Lo que toleras en una amiga hoy, terminarás imitando mañana.

Cuando yo estaba en el colegio, en quinto de media, me sentaba al lado de una chica en la clase que siempre se sacaba conejos. Sonaba horrible. Yo siempre le decía: “¡Deja de sacarte conejos!” Me desesperaba.

Al final del año escolar, ¿adivinen quién terminó sacándose conejos? ¡YO! De tanto verla hacerlo, terminé haciendo lo mismo. Terminé imitando la mala costumbre de esta amiga.

Ella no imitó mi buena conducta. ¿No es siempre más fácil imitar lo malo, que lo bueno? Desgraciadamente, esaes la naturaleza humana. Por eso Proverbios 13:20 dice: “El que con sabios anda, sabio se vuelve. El que con necios se junta, saldrá mal parado.”

Escoge a tus amigas y amigos con sabiduría. No te imaginas la influencia que pueden tener en tu vida. ¿Tus amigas te ayudan a ser una mejor persona o te traen abajo?

Yo me acuerdo que mis amigas del colegio, y las de mi barrio, eran realmente muy buenas amigas. Siempre me alentaban a ser mejor. En nuestro grupo nunca decíamos lisuras, ni mirábamos cosas malas o indecentes. No tomábamos trago ni hacíamos drogas.

¿Tus amigas te alentarán a cumplir con el Código de la Pureza? ¿O te influenciarán a no cumplir tu promesa? Si tus amigas te están trayendo abajo, si no están siendo buena influencia en tu vida, mi consejo es que cambies de amigas.

No menosprecies la influencia de tus amigas y amigos. Escógelos bien. Ellos influenciarán tu vida y tus decisiones, especialmente con respecto al Código de la Pureza.

Todos tenemos la necesidad de ser queridas y aceptadas por nuestras amigas y amigos, y por nuestras familias. Realmente el deseo de pertenecer al grupo, puede ser tan fuerte, que haríamos cualquier cosa por ser aceptadas.

¿Qué hace que Juanita, de 16 años, se acueste con un chico – cuando ella no fue criada de esa manera? ¿Qué hace que Pedro, que solo tiene 14 años, se tome unas cervezas con sus amigos, le robe el carro a su papá, y se salga manejando como un loco?

Por empezar, a él no le gustaba la cerveza. Segundo, estaba aterrado de pensar en lo que su papá le haría cuando se enterara que le había robado el carro. Y por último, a él ni siquiera le caían bien esos chicos con quienes estaba tomando.

Es increíble como la presión de la gente, puede forzar a uno a hacer cosas, que realmente no quiere hacer.

Si tus mejores amigas usan drogas, hay una buena posibilidad, que tú también termines usándolas. Si tus amigas son promiscuas, eventualmente terminarás yendo por el mismo camino.

Si tus íntimas amigas están mirando pornografía en el internet, eventualmente, terminarás mirando tú también. Nosotros nos volvemos como la gente con quien andamos.

La amistad es un regalo de Dios. Pocas cosas en la vida son tan importantes y bellas como una verdadera amistad. Una buena amiga es un tesoro inimaginable. Hacer amistades positivas y sanas debiera ser una prioridad en tu vida. La Biblia dice que si quieres tener buenas amigas, tú tienes que ser una buena amiga también.

¿Cuáles son las cualidades que una buena amiga debe de tener? Aquí te voy a dar, por lo menos, siete cualidades.

  1. Es atenta y está siempre disponible. No hay nada más importante que tu tiempo y afecto.
  2. Es alentadora. Cuando afirmas y apoyas a tu amiga, estas edificando su autoestima , demostrándole que ella es importante y que crees en ella.
  3. Está dispuesta a sacrificarse. Una verdadera amiga es aquella en la cual puedes confiar y depender, aún cuando sea inconveniente.
  4. Es paciente. Nadie es perfecto, pero una verdadera amiga permanecerá al lado de su amiga aún en los momentos difíciles.
  5. Es buena oyente. Escuchar es el lenguaje del amor.
  6. Es leal. La Biblia dice en 1 de Corintios 13:7 que el amor todo lo disculpa, todo lo cree, todo lo espera, y todo lo soporta. Si quieres a alguien, serás leal a ella, no importa lo que cueste.
  7. Es sincera. A veces decir la verdad con amor significa decirle a tu amiga las cosas como son, aún cuando duelan.

¿Son tus amigas así? ¿Eres tú esa clase de amiga? Si tú no eres esa clase de amiga, aprende a serlo. Escoge bien a tus amigas…

¿Sabías que el amor de Dios es incondicional? Cuando uno de mis nietos se cae y se raspa la rodilla, yo no lo grito, “Chico tonto, mira lo que haces.” No, lo cargo y le digo que voy a besarle su yaya para que se le vaya el dolor. Y bien lindo, me levanta su rodilla para que yo le bese su yayita.

Así te ama Dios. Incondicionalmente. Pase lo que pase. Aunque no nos merecemos Su amor, El igual nos ama. Romanos 5:8 dice: “Dios demuestra su amor por nosotros en esto: en que cuando todavía éramos pecadores, Cristo murió por nosotros.”

Si alguna vez has dudado del amor de Dios por ti, mira a la Cruz. Estoy convencida que si tú fueras la única chica de este mundo, Cristo igual hubiera sacrificado Su vida para que pudieras tener una relación con Dios.

A veces necesito recordar y pensar en todo lo que Jesús sufrió… en su humillación… en los maltratos recibidos en manos de gente que lo odiaban. Y como todas hemos pecado, ninguna de nosotros puede mirarse a sí misma honestamente, y sentirse realmente buena.

Sin embargo, la pureza está a nuestro alcance porque está basada en el amor sacrificado de Dios. Dios nos ama tanto que a pesar de que le volvimos la espalda, Jesús sufrió y murió en la cruz. Por ti… por mí. ¡Ese es verdadero amor!

La Biblia es realmente una historia de amor – un amor mucho más grande que el mejor cuento de hadas.

Desde el principio hasta el final, la Biblia es un romance divino. Comienza con un hombre y una mujer fundiéndose en un solo ser, y termina con El Espíritu Santo y la Novia de Cristo invitando a otros a unirse a la familia de Dios para siempre.

Podríamos decir que la Biblia es como un cuento de hadas celestial. Pienso que el cuento de la Cenicienta debe haber sido inspirado por la Biblia. Aquí vemos que Dios, el Rey de ese reino lejano, decide mandar a Su Hijo, al Príncipe, a Jesús, en busca de una Novia para casarse con ella. ¡Y nosotras somos como la Cenicienta!

Y el Príncipe, para conseguirla, deja las glorias del cielo, la compañía de Su Padre, la adoración de los ángeles para ir a la tierra a redimir a Su novia. Redimir significa: pagar el precio. ¡Y sí que pagó el precio!

¿Te imaginas? Dejar un palacio para nacer en un establo… dejar de gobernar los cielos y la tierra, para trabajar como carpintero. Dejar su trono glorioso, para ser coronado con espinas. Dejar las alabanzas de los santos para ser escupido, pateado, y azotado por la gente.

Dejar las maravillas del cielo para venir a la tierra a morir en tu lugar y en el mío. La pena del pecado es muerte. El pecado es tan horrible ante Dios que la condena solo podía ser derramamiento de sangre.

Por eso vino Jesús al mundo. ¡A derramar Su sangre! El nombre de Jesús significa “Dios es nuestra salvación,” porque iba ser El, el que salvaría a Su pueblo del pecado. Y el voto de matrimonio se haría en el Monte Calvario.

Jesús quiere que seas Su novia. Eres como un gran tesoro para El. Cuando la cenicienta perdió el zapatito de cristal, el príncipe mandó a sus emisarios para que buscaran a la chica que había perdido el zapatito y casarse con ella. El no tuvo que entregar su propia vida para conseguirla.

En cambio, Jesús vino El mismo a la tierra a buscarte y a rescatarte de tu pecado, a ser tu verdadero Príncipe Azul, y a ofrecerte Su Reino. El quiere que seas feliz con El para siempre.

¿Quieres mantenerte pura para Dios? ¿Quieres honrar a Jesús y a tu futuro esposo, guardando tu pureza sexual hasta el día en que te cases? Y si acaso ya no eres virgen, puedes comenzar de nuevo. Pídele perdón a Dios.

El es fiel y justo para perdonar tus pecados y limpiarte de toda maldad. Puedes vivir una vida limpia y pura de ahora en adelante.

Si decides aceptar el código de la pureza, órale a Dios: “Señor Jesús: En honor a ti, mi Dios, y a mi futuro esposo, me comprometo a vivir una vida de pureza sexual. Dame las fuerzas para hacerlo. Quiero ser una chica conforme a tu corazón.”

Recuerda que le estás haciendo esta promesa a Dios. No hagas la promesa si no piensas cumplirla.

OREMOSLE AL SEÑOR

Gracias, Señor, que tantas chicas y chicos de hoy se están entregando a Jesús. Queriendo ser diferentes. Queriendo vivir vidas puras y limpias. Queriendo dedicarte las cuatro áreas de sus vidas: su cuerpo, su mente, sus ojos, y su corazón.

Dales las fuerzas para que ellos sean la luz que ilumine las vidas de otras chicas, y chicos -- para que éstos imiten su ejemplo. Y para que ellos también quieran vivir vidas que valgan la pena.

Que las chicas se guarden puras para sus futuros esposos, y que los chicos, también se guarden y puedan convertirse en los esposos y padres que Dios los ha creado a ser. En el nombre de Jesús. Amén.


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema

----------------------------------------------->