¡NO TE DES POR VENCIDA! – Efesios 6:18

Efesios 6:18 dice, 18 Oren en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y manténganse atentos, siempre orando por todos los santos.

La oración es la energía que le permite al soldado cristiano ponerse la armadura y esgrimir la espada. No podemos pelear la batalla por nuestras propias fuerzas, por muy fuertes o talentosas que seamos.

Cuando Amalec atacó a Israel, Moisés se fue a la cumbre de la montaña A ORAR mientras que Josué, espada en mano, peleaba la batalla en el valle. Se necesitó el esfuerzo de ambos hombres para ganar la batalla. Josué usó la espada para vencer al enemigo, mientras que Moisés usó la oración para interceder por Josué.

La oración es el poder que nos da la victoria; pero no es simplemente cualquier tipo de oración. Pablo nos dice como orar para poder derrotar a Satanás. ¡LA ORACIÓN LO CAMBIA TODO!

Pero recuerda que, si estás enferma, la oración no es el substituto a la medicina. Si necesitas tu pan de cada día, la oración no es el substituto al trabajo. Y si quieres salvación para las almas perdidas, la oración no es el substituto al evangelio. Sin embargo, ninguna de estas cosas es el substituto a la oración.

Y como los cristianos oran, algunos que están sanos hoy día, podrían estar enfermos. Algunos que están vivos, podrían estar muertos, y almas que son salvas hoy, podrían estar perdidas. Y las puertas de la oportunidad se abren, cuándo podrían estar cerradas.

CON LA ORACION, muchísimas cosas son POSIBLES. Y muchas más serían posibles, si oráramos más. Santiago 4:2 dice, “No tienes lo que deseas, porque no pides.”

¡Así que! ¿CÓMO DEBEMOS DE ORAR?

1, Oren en todo Tiempo – Obviamente esto no significa “estar repitiendo oraciones” como cotorras… sin parar. Dios no nos escucha, solo por el hecho de hablar continuamente. Primero de Tesalonicenses 5:17 dice: 17 Oren sin cesar. Esto significa estar en comunión constante con nuestro Señor Jesucristo..

La cristiana debe de orar, en todo momento, porque siempre está sujeta a tentaciones y ataques del diablo. Los ataques sorpresivos han llegado a derrotar, a más de una cristiana, porque se olvidó de 17orar sin cesar.

2. Oren con toda OraciónHay varias formas de orar: Oración, súplica, intercesión, y de acción de gracias. La creyente que SOLO ORA para pedir cosas, se está perdiendo la bendición que viene cuando intercedemos por otros, y cuando damos gracias. En realidad, ser agradecida es una gran arma para derrotar a Satanás.

La alabanza cambia las cosas. La oración también cambia las cosas. Y la intercesión por otros PUEDE TRAER VICTORIA a nuestras propias vidas. Escuchen lo que Job 42:10 dice, 10 Después de que Job rogó por sus amigos, el Señor sanó también la aflicción de Job y aumentó al doble todo lo que Job había tenido.

3. Oren con toda Súplica en el EspírituLa fórmula de la oración, que la Biblia nos da, ES: “Que le oremos al Padre, por medio del Hijo, y en el poder del Espíritu Santo.” Cuando oramos en el poder del Espíritu Santo estamos orando en la voluntad de Dios. SI NO, nuestras oraciones pueden convertirse en oraciones egoístas, y no estar dentro de la voluntad de Dios.

4. Manténganse Atentas Atentas significa orar estando alerta. La frase “Orar estando alerta” ocurre muchas veces en la Biblia. Cuando Nehemías estaba reparando los muros de Jerusalén y el enemigo estaba tratando de impedir su trabajo, Nehemías derrotó al enemigo “orando y estando alerta.”

Por eso Nehemías 4:9 dice, 9 Entonces oramos a nuestro Dios, pero también pusimos guardias de día y de noche.

Orando y estando atento es el secreto de la victoria sobre el mundo, la carne, y el diablo. Pedro se durmió en Getsemaní, cuando debía haber estado orando y estando atento, y como resultado, la victoria fue de Satanás.

Dios espera que usemos los sentidos que Él nos ha dado,guiadas por el Espíritu Santo, para detectar cuando Satanás comienza a obrar.

5. Siempre Orando Significa simplemente “que NO debemos de darnos por vencidas… que debemos de perseverar”. Ser perseverantes no significa que estamos tratando de forzar a Dios a que haga lo que queremos, sino más bien, QUE NOS SENTIMOS TAN AGOBIADAS, que no podemos descansar hasta no recibir respuesta de Dios.

Por eso Jesús contó la parábola del juez injusto. Una viuda le pedía justicia al juez, TODO EL TIEMPO, pero él no le hacía caso. La viuda tanto agotó su paciencia, que finalmente, este dictó un fallo a su favor, porque estaba simplemente cansado de los ruegos constantes de la viuda.

JESUS CONTÓ ESTA HISTORIA PARA ENSEÑARNOS “ de que debemos de orar, y no darnos por vencidas.” Aunque Dios no es como ese juez injusto y altanero, Él nos dice que debemos de ser persistentes, como la viuda. Dios nunca se cansa de nuestras peticiones, aun cuando nos parezca, que no nos está escuchando.

Dios nos invita a ORAR, y promete escucharnos... ¡Grandes cosas suceden cuando oramos! El que nos ama, Jesucristo, nos manda a orar, y nosotras le mostramos amor, cuando obedecemos Sus mandatos, Y ORAMOS.

Hebreos 4:16 dice: 16 Por tanto, acerquémonos confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia y hallar gracia para cuando necesitemos ayuda. ¡Qué promesa tan maravillosa! Y sin embargo, ¡muchas de nosotras oramos muy poco!

Roberto Law dijo, “La oración no es hacer la voluntad del hombre en el cielo, sino hacer la voluntad de Dios en la tierra.”

Muchas de nosotras dejamos de orar… cuando Dios está punto de darnos la victoria. Seamos sinceras, ¿quién puede orar toda la noche? No mucha gente, ¿no es cierto? Pero todas podemos perseverar en oración… un poquito más.

¡Así qué! Sigue orando hasta que, el Espíritu Santo te diga que pares, O EL PADRE te conteste. Cuando estés a punto de darte por vencida, Dios te dará la respuesta.


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema

----------------------------------------------->