LA GRAN ESPERANZA – 1 Pedro 1:3-4

1 Pedro 1:3 dice, “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que por su gran misericordia, y mediante la resurrección de Jesucristo, nos ha hecho nacer de nuevo a una esperanza viva.

El corazón del evangelio es que Jesús resucitó de entre los muertos. En 1 Corintios 15:3,4, Pablo dice que el evangelio, que él predica, es que Jesucristo murió por nuestros pecados, fue sepultado, y resucitó al tercer día, de acuerdo a las Escrituras.

Cuando miramos, lo que la iglesia “en sus comienzos” predicaba en el Libro de Hechos, podemos ver que estaba centrada en la resurrección de Cristo. El primer mensaje predicado por Pedro, después de Pentecostés, fue un sermón acerca de la resurrección de Jesucristo. Ese es siempre el corazón del mensaje de la iglesia.

Nuestra esperanza es mucho más, que una simple esperanza. ES UNA ESPERANZA VIVA… gracias a la resurrección de Jesucristo. A lo mejor hoy día, te estás enfrentando al estrés, la ansiedad, o a un sentido de derrota y desesperación.

Y si estos sentimientos te hacen querer darte por vencida, o querer canjear tu vida por una nueva, QUIERO QUE SEPAS ESTO: TÚ NO NECESITAS UN NUEVO COMIENZO. ¡Lo que tú necesitas es un nuevo corazón!”

Jesús vino a la tierra para liberarnos, a ti y a mí, de nuestros pecados. ¡El murió y resucitó de nuevo para darnos una nueva vida!

¡El poder y la pasión de Jesucristo es tu esperanza! ¡Tú puedes tener un comienzo fresco… y un nuevo día… ¡gracias a Jesús!

Yo no dejo de asombrarme por la cantidad de ofertas que recibo todos los días en mi buzón. Hace poco, sumé todas las ofertas de dinero gratis, que me vienen cada semana… Y LO QUE SUPUESTAMENTE RECIBIRÍA… serían $26 millones de dólares.

Pero todas estas ofertas son un fraude. Desde un premio de un millón de dólares, a una oferta de $7 millones – son engaños de gente inescrupulosa. ¡Gente que quiere sacarme la plata! Todas nosotras somos vulnerables a estas estafas. Nos ofrecen una esperanza falsa, que termina en sueños frustrados.

Sin embargo, ¡hay una oferta que es genuina! ¡Qué es verdadera! ¡QUE ES INCREÍBLE! Es la oferta que Dios nos hace – la salvación por medio de la fe en la obra terminada de Jesús en la cruz. Hechos 16:31 dice, “Cree en el Señor Jesucristo, y se salvarán tú y tu familia.” Es una oferta que le costó a Jesús cualquier cantidad – ¡le costó Su vida! ¡Y NOSOTRAS RECIBIMOS LOS BENEFICIOS!

Al aceptar Su salvación, podemos tener esperanza, paz, perdón, riquezas incomparables, y redención. Esta es la OFERTA REAL. Nuestra salvación le costó a Dios “infinitamente”, pero es absolutamente gratis para nosotras.

En Juan 3:7, JESÚS DICE, que debemos de nacer de nuevo, para comenzar a vivir en esta nueva esperanza. La vida en Cristo es una transformación tan radical, que es como nacer de nuevo. Ir a la cruz… es más que un nuevo comienzo… ¡es una nueva vida!

Jesucristo, el Salvador Vivo, puede tomar a hombres y mujeres desalentados, y darles no solo una esperanza nueva, sino una esperanza para siempre. ¡Una esperanza en los corazones de todos aquellos que han nacido de nuevo!

¡Así qué! Si has nacido de nuevo… Si has aceptado a Jesús, como tu Señor y Salvador… ¡Descansa en tu redención! Tu pasado ha quedado atrás. ¡Tu futuro es brillante! ¡La Palabra de Dios es segura! ¡Su obra ha sido terminada! ¡Y una nueva era te espera!

4 para que recibamos una herencia incorruptible, incontaminada e imperecedera. Esta herencia les está reservada en los cielos.

PAUSA

Cuando yo le pregunté a mi amiga Laura,que estaba a punto de retirarse, cuál era su peor miedo acerca de la próxima etapa de su vida, ella me dijo, “Quiero asegurarme de no quedarme sin plata.” Por supuesto que todas queremos estar seguras de que tendremos suficiente dinero para el resto de nuestras vidas.

Ningún plan financiero nos puede dar una seguridad absoluta en esta tierra. Pero hay un plan que se extiende mucho más allá de esta vida.

Cuando confiamos en Jesucristo para que nos perdone nuestros pecados… recibimos una herencia eterna, por medio del poder de Dios. Gracias a esta herencia, viviremos para siempre, ¡Y NUNCA NOS FALTARÁ NADA!

Planear para el retiro es una buena idea, si es que podemos hacerlo. Pero más importante todavía es tener una herencia eterna que nunca se acaba – y que está disponible solo por fe en Jesucristo. ¡La promesa del cielo es nuestra esperanza eterna!

En tiempos difíciles, ¿te has preguntado si realmente puedes tener esperanza acerca del futuro? Te quiero asegurar que es posible vivir con esperanza… a pesar de lo que pueda estar pasando a tu alrededor. Aunque la esperanza es, fundamentalmente, ACERCA DEL FUTURO, es también acerca del presente.

Por medio de la resurrección de Jesucristo tenemos esperanza. Si eres cristiana, ¡ÉL VIVE ESA ESPERANZA EN TI! Y por eso no tienes que tenerle miedo al futuro.

Si eres una hija de Dios, tú has sido escogida… has sido llamada por Él. Tú no eres un accidente, ni un error, ni una ocurrencia de último minuto.

Tú has estado en el corazón y mente de Dios desde toda la eternidad, y Él ha estado planeando y preparando tu futuro. Dios conoce el fin desde el principio… y todo lo demás en tu vida. Es reconfortante saber esto, cuándo te enfrentas a momentos difíciles, y cuando estas tentada a darte por vencida.

¡Así que! Si hoy estás tentada a darte por vencida en tu matrimonio, ¡NO LO HAGAS! Si estás pensando darte por vencida con respecto a tus hijos, ¡no lo hagas! Si quieres darte por vencida de tus sueños… o hasta de la vida misma… ¡no lo hagas!

Recuerda que tienes una esperanza viva, que está obrando en tu pasado, en tu presente, y en tu futuro. Y como la Escritura nos enseña en Romanos 5, ¡la esperanza no defrauda!

¡DALE GRACIAS A DIOS POR TENER TU FUTURO EN SUS MANOS!


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema

----------------------------------------------->