¿TIENES MIEDO? – 1 Juan 4: 17-18

1 Juan 4:17-18 dice, En esto se perfecciona el amor en nosotros: para que tengamos confianza en el día del juicio, pues como Él es, así somos nosotros en este mundo. 18 En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, PORQUE EL TEMOR LLEVA EN SÍ CASTIGO. Por lo tanto, el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.

Dudo mucho, QUE EXISTA UNA PERSONA que no sepa, en lo más profundo de su ser, que al final de su vida, tendrá que rendir cuentas. Tendremos que presentarnos ante el Señor, ANTE NUESTRO CREADOR. Por eso Romanos 14:12 dice, “Así que… cada uno de nosotros tendrá QUE RENDIR CUENTAS A DIOS DE SÍ MISMO.”

Dios evaluará ¡CUÁN BIEN SERVISTE A OTROS EN TU VIDA! Piensa en todo lo que esto implica. Algún día Dios comparará cuanto tiempo y energía gastaste en ti misma, y cuánto tiempo invertiste en servir a otros.

En ese momento, todas nuestras EXCUSAS EGOÍSTAS sonarán vacías: “Ay, estaba muy ocupada” o “tenía mis propias metas” o “andaba muy involucrada en mi trabajo” o preparándome para retirarme.”

A todas estas excusas, Dios responderá . “Lo siento, esa es la respuesta equivocada. Yo te creé, te salvé, te llamé y te mandé a que vivieras una vida de servicio.”

Nosotras “vivimos vidas VERDADERAMENTE LLENAS” cuando estamos ayudando a otros. Jesús dijo en Marcos 8:35, “Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá, y todo el que pierda su vida por causa de Mí y del evangelio, la salvará.”

Esta verdad es tan importante, que es repetida cinco veces en los evangelios. Si tú no estás sirviendo,SOLO ESTÁS EXISTIENDO, porque la vida debe de ser vivida para el ministerio. Dios quiere que aprendas A AMAR Y A SERVIR A OTROS abnegadamente.

En este pasaje, el tema principal es el juicio de Dios. Su punto es… que aquellos que se sienten seguros en el amor perfecto de Dios… no tienen ninguna razón para tenerle miedo a Su juicio.

Aquí JUAN introduce dos palabras: temor y castigo. ¿Es posible que las creyentes puedan vivir realmente en temor y castigo? ¡SÍ! Desafortunadamente, muchas cristianas experimentan el temor y el castigo, “día tras día”. Y la razón es que no están creciendo en el amor de Dios.

La palabra “CONFIANZA” significa: SEGURIDAD o ESPERANZA FIRME, QUE ALGUIEN TIENE DE OTRA PERSONA, O DE ALGO.” Cuando el amor de la cristiana se está perfeccionando en el amor de Dios, su confianza en Dios crece.

Tiene un temor reverente de Dios, y no, miedo al castigo. Es una hija que respeta al Padre…no es una prisionera que tiembla ante un juez. Tú puedes tener miedo, ya sea, a algo de tu pasado que te persigue, o a algo del presente que te molesta, o a algo del futuro que te amenaza. O tal vez sea una combinación de estas tres cosas.

Pero la creyente en Jesucristo no tiene que tener temor del pasado… ni del presente… ni del futuro, porque ella ha experimentado el amor de Dios, y este amor se está perfeccionando en ella día tras día.

Hebreos 9:27 dice, “Está establecido que los hombres mueran una sola vez, y después venga el juicio”. Pero una creyente no le teme al juicio futuro, porque Cristo ya sufrió el juicio POR ELLA en la cruz.

Jesús dijo en Juan 5:24, “De cierto, de cierto les digo: El que oye Mi palabra, Y CREE AL QUE ME ENVIÓ, tiene vida eterna; y no será condenado, sino que ha pasado de muerte a vida.”

No tenemos que tenerle miedo al futuro… porque nuestros pecados YA fueron juzgados en Cristo, CUANDO ÉL MURIÓ EN LA CRUZ. El Padre no puede volver a juzgar esos pecados, sin tener que juzgar a Su Hijo de nuevo, porque “como Él es, así somos nosotros en este mundo”.

Romanos 5:10 dice, “Porque, si cuando éramos enemigos de Dios FUIMOS RECONCILIADOS CON Él mediante la muerte de Su Hijo, MUCHO MAS AHORA QUE ESTAMOS RECONCILIADOS, seremos salvados por Su vida.”

Si Dios nos amó, aun cuando estábamos fuera de Su familia, Y DESOBEDECIÉNDOLO, ¡cuánto más ahora que somos Sus hijas! No hay necesidad de tenerle miedo al presente, porque “el perfecto amor echa fuera el temor.”

Por eso Romanos 8:15 dice, “Pues ustedes no han recibido un espíritu, que los esclavice nuevamente al miedo, sino que han recibido el espíritu de adopción, el cual clamamos: ¡Abba, Padre!” El temor es, en realidad, el principio del castigo. Nos atormentamos pensando en lo que nos espera más adelante.

Dios quiere que Sus hijas vivan en una atmósfera de amor y confianza, no de temor y castigo. No hay necesidadque le temamos a la vida o a la muerte, porque estamos siendo perfeccionadas en el amor de Dios. “¿Quién nos separará del amor de Cristo? ¿Las pruebas, las angustias, el hambre, el peligro?

¡Nada! ¡Ninguna cosa en toda la creación—PRESENTE O FUTURA—puede interponerse entre nosotras y el amor de Dios!

¿Y de qué otra forma podemos aplicar esta verdad? Piensa en todos aquellos momentos en que estás tentada a tener miedo: ¡Tienes miedo al futuro! Pero el amor de Dios te rodea, lo mismo que a tu futuro.

¡Tienes miedo de amar a alguien que te ha hecho daño! Pero el amor de Dios te da la seguridad de Su bendición, CUANDO LO OBEDECES. ¡Tienes miedo de encontrar “tu lugar” en esta vida! Pero el amor de Dios te asegura, que fuiste creada y llamada, de acuerdo a Sus propósitos.

Cuanto más descanses en el conocimiento del amor de Dios, menos miedo tendrás en cualquier área de la vida. Si estás sintiendo miedoDE CUALQUIER TIPO, pídele a Dios que te muestre como Su amor puede quitarte el miedo . ¡LAS CADENAS DEL AMOR SON MAS FUERTES QUE LAS CADENAS DEL MIEDO!


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema

----------------------------------------------->