OBEDECER ES AMAR– 1 Juan 2:5

¡Hola, Hola! ¿ Cómo están? Mi nombre es Carmen Camino – Llevando Su luz a tu camino.

1 Juan 2:5 dice, El amor de Dios se ha perfeccionado verdaderamente en el que obedece Su Palabra, y por esto sabemos que estamos en El.

PREGUNTA ¿Eres obediente porque tienes miedo a la ira y el juicio de Dios? ¿Sientes que Él te va a romper una pierna, o te va a quemar la casa, si no lo obedeces? ¿Sientes que el cristianismo es solo un conjunto de reglas que se tienen que obedecer? ¿Y que nuestra satisfacción viene de cumplir todas esas reglas? ¡NO!

Debemos de obedecer a Dios porque lo amamos. Obedecemos porque Él ha hecho tanto por nosotras, y nosotras, hemos hecho tan poco por El. Obedecemos porque el amor nunca está contento con solo recibir. ¡El amor siempre quiere dar! Jesús dijo en Juan 14:15, “Si me aman, obedezcan Mis mandamientos.”

NUESTRA DESOBEDIENCIA, no solo rompe las leyes de Dios, sino también rompe el corazón de Dios. ************************************************************************************

Por eso, “BUSCA CONOCER A DIOS MÁS”, y te encontrarás obedeciéndolo por amor. No solo se volverá tu amor más completo y más profundo, sino que se volverá más dulce, conforme pasen los años.”

Jesús dijo en Juan 14:21, “El que tiene Mis mandamientos, y los obedece, ese es el que me ama; y el que me ama, será amado por Mi Padre, y Yo lo amaré, y me manifestaré a él.” La obediencia a la Palabra de Dios viene de tu corazón.

CUANDO OBEDECER A DIOS, se convierta en una lucha para ti, esa es una señal bien clara de que tu corazón se ha alejado de Él. Algunos dicen: “ ¡Yo amo a Dios!” Pero estoy teniendo problemas obedeciéndolo en ciertas áreas de mi vida.” ¡ESO ES ESPIRITUALMENTE IMPOSIBLE!

Si yo te preguntara, “¿Amas a Dios? Probablemente me contestarías muy fácilmente, “¡SI!”¡CLARO! ¡YO AMO A DIOS! Sin embargo, si yo te preguntara, “¿Estás obedeciendo a Dios?” ¿Me contestarías “SI” tan rápidamente?

¿PERO HAS NOTADO, QUE REALMENTE ¿TE HE HECHO LA MISMA PREGUNTA?

Así como Jesús vivió una vida de obediencia al Padre, nosotras también necesitamos obediencia para vivir una vida en el amor de Dios.

¡Qué reacias somos al no querer relacionar el amor con la obediencia! Vemos el amor y la obediencia como dos entidades totalmente separadas. Ya sea si se trata de un asunto matrimonial, o de amistad, o del discipulado. Decimos que amamos a Jesús aun cuando no tenemos ninguna intención DE OBEDECERLO.

La obediencia muestra lo que hay en el corazón. Si lo obedecemos, significa que lo amamos. Y SI NO LO OBEDECEMOS, quiere decir que realmente no lo amamos – o por lo menos – no lo amamos tanto COMO A OTROS AMORES.

Por eso Jesús dice en Mateo 6:21: “Donde esté tu tesoro, allí estará también tu corazón.” Si nuestros corazones no están dedicados a Sus enseñanzas, ¡NO LO SEGUIREMOS! -- no importa cuánto tratemos de “convencernos a nosotras mismas” de que somos discípulos de Jesús.

Nuestro amor y nuestra obediencia están intrínsecamente unidos. Nuestras acciones y nuestros corazones están entrelazados. Eso no quiere decir , QUE A VECES, no podamos actuar superficialmente o hipócritamente, como lo hicieron los fariseos.

Un corazón que ama a Jesús, “ES FERVOROSO” con respecto a Sus enseñanzas. Pero un corazón, que no lo ama, solo sigue Sus enseñanzas superficialmente -- ¡CUANDO MUCHO! Definitivamente, QUE EL AMOR Y LA OBEDIENCIA VAN MANO A MANO.

PAUSA

¿Cómo es tu obediencia? ¿Obedeces solo de vez en cuando? Entonces, ¡ASÍ ES TU AMOR! ¿Es tu obediencia poco entusiasta? Entonces, ¡ASÍ ES TU AMOR! No pienses que tu amor por Él, ES TODO LO QUE CUENTA, y que tus acciones no cuentan.

Tú no puedes ganarte Su favor con tu obediencia, pero tú realmente “NO PUEDES AMARLO”, sin tu obediencia. Así como un esposo y esposa se deben de demostrar amor, uno al otro, ASI IGUAL“EL DISCÍPULO Y SU MAESTRO”. Jesús ya ha demostrado Su amor. ¡Muéstrale ahora el tuyo! ¡Obedece Sus enseñanzas!

En Juan 14:23, Jesús dice: “El que me ama, obedecerá Mi Palabra.” Daniel Emmons dijo “La obediencia a Dios es la evidencia infalible de un amor supremo y sincero por Él.” La obediencia, sin amor, es legalismo. Muchas cristianas escrupulosas de conciencia buscan cultivar disciplinas en sus vidas, para poder ser más obedientes a Cristo.

Por muy útiles que las “disciplinas espirituales” puedan ser , nunca podrán reemplazar tu amor por Dios. ¡PORQUE EL AMOR ES LA DISCIPLINA! Dios mira más allá de tus hábitos piadosos , más allá de tu vida moral, y más allá de tu participación en la iglesia. ¡JESUS EXAMINA TU CORAZON!

¿Se ha convertido tu alabanza en algo vacío y rutinario? ¿Has perdido tu motivación de leer la Palabra de Dios? ¿Estás experimentando un letargo espiritual? ¿Se ha convertido tu vida de oración en un rito?

Estos son los síntomas de un corazón que se ha alejado de Dios. ¡ASI QUE! ¡REGRESA A TU PRIMER AMOR! El amor es la gran motivación para tener una relación íntima con Dios, Y PARA SERVIRLO.

¡QUE SEA TU VIDA UNA VIDA DE OBEDIENCIA! Ten cuidado con la desobediencia, aun en las cosas más pequeñas. La desobediencia adormece la conciencia, oscurece el alma, y sofoca nuestras energías espirituales.

Cuando nos alejamos de Dios, cuando rompemos Su ley, y lo desobedecemos, Jesús todavía quiere poner Sus brazos alrededor nuestro, y decirnos, “Te amo.” Desde la cruz, Dios nos está diciendo, “Te amo.”

¡ASÍ QUE! ¡Guarda los mandamientos de Cristo CON OBEDIENCIA ABSOLUTA!¡Sé un soldado QUE NO PIDE NADA sino las órdenes de su Jefe Supremo! Dios le da Su Espíritu AL DISCIPULO OBEDIENTE.

¿Y qué le dice Cristo al discípulo obediente en Mateo 28:20? “Yo estaré contigo todos los días hasta el fin del mundo.”


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema

----------------------------------------------->