Mi libro favorito en toda la Escritura, es el Evangelio de Juan. Me encanta como la vida divina de Cristo es presentada. No se imaginan como me impresiona la maravilla de la vida de Cristo en la tierra: “SU TOTAL DEPENDENCIA DEL PADRE.”

Más de doce veces, EN ESTE EVANGELIO, Jesús usa las frases “ NADA POR MÍ MISMO. NO MI VOLUNTAD. NO MIS PALABRAS. NO MI HONOR, NO MI PROPIA GLORIA. NO PUEDO HACER NADA POR MÍ MISMO.”

PIENSEN POR UN MOMENTO… Que significa lo que Jesús dice ACERCA DE SU VIDA EN EL PADRE, en Juan 5:26, “Porque así como el Padre tiene vida en sí mismo, así también le ha dado al Hijo el tener vida en sí mismo.” Pero inmediatamente Jesús añade en el versículo 30, “NO PUEDO HACER NADA POR MÍ MISMO.”

Yo hubiera pensado, QUE CON ESTA VIDA EN SÍ MISMO, Jesús podría haber tenido EL MISMO PODER de actuar independientemente, como lo hace el Padre. ¡PERO NO! Juan 5:19 dice, “El Hijo no puede hacer nada por Sí mismo, sino lo que ve que el Padre hace, porque todo lo que el Padre hace, eso mismo lo hace el Hijo.”

¿Se imaginan? JESUS, el Creador del Universo. Aquel que es igual al Padre y al Espíritu Santo EN TODO, la Segunda Persona de la Trinidad, se entregó completamente a la voluntad del Padre.

¡Así que! La marca principal de la vida divina que Jesús tiene en Sí mismo, es esa dependencia constante – recibiendo del Padre,momento a momento, lo que Él debía de hablar o hacer. ¡Ambos obraban en total armonía! Por eso, ES QUE COMO HOMBRE, Jesús hizo ¡tantas maravillas!

¡NADA POR MÍ MISMO! es tan verdadero en Jesús, como lo puede ser en cada una de nosotras. La vida del Padre estaba en Cristo, y Cristo en el Padre, significa que Jesús permitía que Dios hiciera TODO en Él.

El solo recibía y realizaba lo que Dios realizaba en Él. Toda Su actitud era de tener oídos abiertos, Y EL ESPÍRITU DE UN SIERVO. Y como Jesús entendía que Su rol era la de un siervo, nunca buscó iniciar ninguna actividad fuera del Padre. El siervo nunca establece el programa – ¡ÉL AMO LO HACE!

El siervo tiene que estar, TAN ALERTA A LO QUE SU AMO ESTÁ HACIENDO, que cuando el amo comienza a moverse en cierta dirección, el siervo se le une inmediatamente. Hasta el Hijo de Dios NO ASUMIÓ que Él sabía qué hacer en una situación. El miraba lo que hacía el Padre, y luego, se unía a Él.

Jesús conocía a Su Padre TAN INTIMAMENTE, que Él era súper sensible a la actividad divina alrededor Suyo,QUE RECONOCÍA DE INMEDIATO a Su Padre obrando. Debemos vivir cada día CON GRAN EXPECTATIVA, para ver a dónde está obrando Dios alrededor nuestro.

La vida QUE CRISTO VIVIÓ EN EL PADRE es la vida que Él imparte en nosotras. Debemos de permanecer en Jesús, y Él en nosotras, TAL COMO ÉL, EN EL PADRE, Y ÉL PADRE, EN EL.

PAUSA

Y si el secreto de permanencia en el Padre es esta renuncia y sacrificio constante - ¡NO PUEDO HACER NADA POR MÍ MISMO!, “ESTA VIDA DE DEPENDENCIA ENTERA Y ABSOLUTA,” Y ESPERANDO EN DIOS, ¿no debería ser la característica más marcada de nuestra vida cristiana? ¿La disposición que más queremos tener? 

Es de vital importancia QUE NOSOTRAS ESTEMOS DISPUESTAS “A MORIR AL YO para dar nacimiento al amor divino EN NUESTRAS ALMAS, y que nos pongamos de rodillas en humildad, en mansedumbre, paciencia, y sumisión a Dios.

¡HAGAMOS NUESTRAS! LAS PALABRAS DE CRISTO. “NO PUEDO HACER NADA POR MÍ MISMA.” Levanta los ojos, y ve al Dios infinito esperando a hacer TODO… apenas estés lista A ENTREGARLE TODO, y recibir TODO de Él.

Inclínate humildemente en adoración, y espera por el Espíritu Santo, a que ÉSTE forme de alguna manera la mente de Cristo en ti.

No te desconciertes si no aprendes la lección a la primera. Ahí está el Dios de amor esperando para hacer TODO EN LA MUJER U HOMBRE que está dispuesto a HACERSE NADA. Hay momentos en que esta enseñanza parece bien incierta, y en otros momentos, terriblemente difícil. ¡Pero el bendito Hijo de Dios nos las enseña!

Esta fue toda Su vida: “NO PUEDO HACER NADA POR MÍ MISMO.” Jesús es nuestra vida, y El producirá SU VIDA en nosotras. Y cuando, CÓMO CORDERO DE DIOS, El produzca este carácter en nosotras, estaremos preparadas para QUE JESUS CREZCA Y BRILLE EN NOSOTRAS, con Su gloria celestial.

NADA POR MÍ MISMO. Fueron las palabras, que hace dos mil años, salieron de lo más profundo del corazón del Hijo de Dios.ES AQUELLA SEMILLA, en la cual el poder de la vida eterna, está escondida. Tómala directamente del corazón de Jesús, ¡y guárdala en tu corazón!

Medita en ella hasta que se revele la belleza de la mansedumbre, y la humildad divina. Y para que comprendas, como todo el poder y la gloria de Dios, obró en Jesús. ¡CREE EN ESO! ¡CREE EN CRISTO! cuyo Espíritu vive en la semilla, ¡PARA HACERLA VERDAD EN TI!

Comienza con pequeños actos de sacrificio y renuncia, ofreciéndoselos a Dios como el único deseo de tu corazón. CUENTA CON DIOS, que Él los aceptará y los recibirá por Su gracia para convertir estos actos EN HÁBITOS… y estos hábitos EN CARÁCTER.

No hay nada que te pueda acercar más a Dios, ¡QUE ESO! No hay nada QUE TE UNA MÁS A CRISTO,¡QUE ESO! No hay nada, QUE TE PREPARE MÁS PARA LA PERMANENCIA DE LA PRESENCIA Y EL PODER DE DIOS,OBRANDO EN TÍ, COMO “LA MUERTE AL YO,” que se encuentra en las simples palabras. ¡NADA POR MÍ MISMA!

A lo que estoy dispuesta a aprender de Cristo, por medio de Su Espíritu Santo, a decir de todo corazón¡NADA POR MÍ MISMA! , tendré la verdadera preparación para recibir TODO lo que Dios se ha comprometido a obrar en mí, ¡ Y ESPERAR POR SU PODER CONFIADAMENTE.

Y terminemos con Ezequiel 24:14, que dice, “Yo el Señor, he hablado. ¡No voy a cambiar de parecer! ¿AMEN? ¡AMEN!


Sintonízanos todos los domingos a las 7 PM
(hora Lima)
Escucha aqui

© Fotografía por Nancy Galligan

Archivos Por Tema

----------------------------------------------->